Reelegidos los líderes sindicales del petróleo y de los maestros mexicanos

Carlos Romero Deschamps y Elba Esther Gordillo renuevan por unanimidad hasta 2018

Elba Esther Gordillo, en la inauguración del Congreso antes de su reelección.
Elba Esther Gordillo, en la inauguración del Congreso antes de su reelección.EFE

La perversión del principio de la Revolución Mexicana de “sufragio efectivo, no reelección” alcanzó este sábado un nuevo clímax con la renovación de sus mandatos por seis años más de los líderes de los dos sindicatos más poderosos del país: Elba Esther Gordillo, al frente del de los maestros, el más grande de América Latina con casi millón y medio de afiliados, y Carlos Romero Deschamps, a la cabeza del de Pemex, que integran 140.000 trabajadores de la petrolera.

Ambos líderes y sindicatos han sido acusados durante décadas de corrupción y de ser factores del atraso económico de México. Su reelección coincide con la rocambolesca tramitación parlamentaria de la reforma laboral consensuada por el Partido Revolucionario Institucional (PRI) y Acción Nacional (PAN), una reforma que de momento flexibiliza la contratación y el despido de los trabajadores sin tocar los espinosos asuntos de la transparencia económica y democratización interna de los sindicatos.

Además, la reelección se produce en vísperas de la llegada a la presidencia del país de Enrique Peña Nieto, del PRI, partido del que tanto el sindicato petrolero como el de maestros han sido tradicionales aliados. Peña Nieto prometió durante la campaña electoral y lo ha reiterado durante sus recientes viajes por Suramérica y Europa que llevará a cabo durante su sexenio reformas estructurales como la laboral, la de Pemex o la de la educación, pero sus compromisos con los jefes de los sindicatos ponen en duda para gran parte de la opinión pública mexicana el que realmente lo haga.

Elba Esther Gordillo (Chiapas, 1945), conocida popularmente como La Maestra por su gran influencia política, resultó elegida máxima dirigente del Sindicato Nacional de Trabajadores de la Educación (SNTE) hasta 2018 con 3.205 votos a favor, 25 nulos y ninguno en contra. La Maestra lideraba la única candidatura que se presentaba, bautizada con el nombre de “Innovación” pese a los 22 años que lleva al frente del gremio. Dado que los estatutos del sindicato prohíben la reelección para el mismo puesto, el viernes se aprobó la creación de un Consejo General Sindical de Fortalecimiento de la Educación Pública como máximo órgano de gobierno integrado por tres personas, el cual presidirá y le permitirá seguir al mando. De la directiva del sindicato también formarán parte un yerno y un nieto de Gordillo.

Entre vítores y lágrimas, la Maestra calificó al SNTE de “organización transparente que rinde cuentas” e “innovador en todos los sentidos”. Días atrás, durante el congreso del sindicato, celebrado en un complejo hotelero de Cancún, Gordillo afirmó: “No busco puestos, que nadie se preocupe. Nunca he pensado en ser secretaria de Educación ni sirvienta de nadie, salvo del SNTE”. Sus declaraciones causaron cierta polémica y posteriormente pidió disculpas por si había ofendido a los funcionarios por el uso de la palabra “sirvienta”. “También afirmó que en el SNTE “no caben los líderes vitalicios”, adjetivo que, según ella, le han colgado sus adversarios, y ofreció a Peña Nieto “un compromiso de amor a la patria, sin rubores para el buen gobierno”. Asimismo, advirtió que defenderá la autonomía sindical frente a cualquier reforma laboral y que la actual que se debate en el Congreso “no logrará confrontar a trabajadores con patrones”. “Que sepa bien el Gobierno, sea del color que sea, que los maestros no nos arrodillamos, a los maestros no nos vencerán”, añadió.

Elba Esther Gordillo fue expulsada del PRI en 2003 por apoyar la reforma fiscal del entonces presidente Vicente Fox y fundó su propio grupo, Nueva Alianza, un engrasado vehículo para el mercadeo político. Nueva Alianza, que el pasado enero rompió un pacto electoral con el PRI, obtuvo el 3,7% de los votos en las elecciones presidenciales de julio.

Únete ahora a EL PAÍS para seguir toda la actualidad y leer sin límites

Suscríbete aquí

El SNTE ha sido criticado por la opacidad de sus cuentas. Cada mes, la Secretaría de Hacienda retiene cuotas a sus más de 1,3 millones de afiliados y deposita ese dinero en la cuenta del sindicato. Cada uno de los delegados asistentes al Congreso recibió este sábado un ordenador de regalo. En México era hasta hace poco moneda corriente la compra-venta de plazas de maestros y el país ocupa el último lugar de la OCDE en el Informe Pisa.

Por otra parte, Carlos Romero Deschamps, senador del PRI y considerado próximo a Peña Nieto, fue reelegido por unanimidad líder del sindicato petrolero por seis años más en la convención celebrada a puerta cerrada este sábado en Ciudad de México. Deschamps dirige el sindicato desde 1997.

En 2003 fue acusado de desviar 1.500 millones de pesos del sindicato de Pemex a la campaña presidencial del candidato del PRI Francisco Labastida en las elecciones del año 2000. El dirigente sindical evitó la cárcel tras pagar una fianza. El año pasado se le retiraron los cargos.

El pasado mayo su hija Paulina protagonizó una fuerte polémica al publicar fotos de sus viajes por el mundo en aviones privados, paseos en yates y comidas en restaurantes de lujo en su perfil de Facebook.

Archivado En:

Te puede interesar

Lo más visto en...

Top 50