Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El último Grito de Calderón

El presidente pide a los mexicanos que antepongan los intereses nacionales a los particulares

El grupo Yosoy132 reprocha al mandatario durante el desfile su guerra contra el narcotráfico

Calderón pasa revista a las tropas.
Calderón pasa revista a las tropas. REUTERS

Felipe Calderón encabezó este domingo su último desfile militar como presidente de México, cargo que abandonará el próximo mes de diciembre para ceder el testigo a Enrique Peña Nieto. La parada, que forma parte de las habituales celebraciones por la fiesta de la independencia, de cuya fecha se cumplen 202 años, se prolongó durante más de dos horas y transcurrió entre el Zócalo, la plaza central de la capital mexicana, y el Auditorio Nacional.

Antes del desfile, en un discurso bajo la emblemática estatua del Ángel de la Independencia, ubicado en el Paseo de la Reforma, Calderón hizo un llamamiento a los mexicanos a anteponer los intereses nacionales a los particulares. “En México puede y debe haber diferencias políticas y de opiniones, porque todo eso es parte de nuestra democracia, pero siempre debe imperar el interés superior de la Nación y de todos los mexicanos”, dijo.

En el desfile participaron elementos de la Marina Armada de México, el Ejército y de la Policía Federal. Al frente del contingente estuvo el general Augusto Moisés Ochoa, director general de administración de la Secretaría de la Defensa Nacional. Aunque el sexenio de Calderón ha estado marcado por la lucha contra el narcotráfico, que ha dejado 50.000 muertos, algunos medios, como Proceso, recordaban hoy que el general que presidió en 2007 el primer desfile del presidente fue Tomás Ángeles Dauahare, hoy retirado y preso acusado de proteger al cártel de los Beltrán Leyva.

Integrantes del colectivo Yosoy132, que se distinguió durante la campaña electoral por su oposición al candidato del PRI Peña Nieto, se manifestaron frente al Palacio Presidencial durante el desfile y repartieron sus reproches entre el mandatario saliente y el presidente electo con gritos de “asesinos” y “no más sangre”. Según cuenta el diario La Jornada en su página web, los jóvenes portaban pancartas que decían: “¿Qué festejan, los miles de muertos de la guerra inútil de Calderón o la imposición de Peña Nieto?” o “Militares, defiendan al pueblo, no a un narcopresidente”.

Más información