Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Fallece la encuestadora mexicana María de las Heras

Demotecnia, su empresa, presentó la encuesta más acertada en la elección del 1 de julio

Anticipó en solitario el triunfo de Vicente Fox y el de Rodríguez Zapatero

La encuestadora mexicana María de las Heras. Ampliar foto
La encuestadora mexicana María de las Heras.

María de las Heras de Polanco, una de las encuestadoras más respetadas y singulares de México, ha fallecido este martes por complicaciones de un tumor en el pulmón. El deceso ocurre pocas semanas después de haber sido reconocida como la que mejor calculó el resultado electoral de la elección presidencial mexicana.

Nacida en España, migró con su familia en el inicio de la década de los sesenta. Dueña de un sentido del humor inconfundible, contaba cómo desde muy niña se dedicó a quitarse el acento y los modismos españoles porque desde el primer momento quiso ser mexicana.

“Los primeros seis años de mi vida los pasé en otro país, y cuando llegué a México me di cuenta de que era mexicana, y de que nadie me lo reconocía, eso era horrible: yo hablaba distinto, traía un acento que no era de aquí, era una época en la que la gente no quería mucho a los españoles, éramos ‘los gachupines’ y a mí me urgía que se me quitara el acento, los modismos y todo porque yo era mexicana”, dijo la encuestadora a Carlos Puig en W Radio en 2010. “En primero de primaria en historia nos enseñaban que los españoles eran los villanos, entonces yo no podía ser española porque eran los malísimos, tenía un problema existencial fuerte porque era hija de los malísimos, fue duro, ahí fue donde yo me agarré a ser mexicana y me aferré a ello”.

Realizó encuestas en siete elecciones federales y en el proceso de 2004 en España

María, como mucha gente le llamaba, se definió así en su cuenta de Twitter: “Encuestadora de oficio, comentarista de radio por afición y tequilera por diversión”. Fue colaboradora de W Radio y de EL PAÍS, donde publicaba una encuesta semanal, que solo quedó interrumpida cuando en junio se presentaron los síntomas de la enfermedad que le costaría la vida. También colaboraba en el diario 24 Horas y en UnoTV. Y eran frecuentes sus apariciones en los más diversos medios.

Realizó encuestas en siete elecciones federales y en el proceso de 2004 en España. Su empresa Demotecnia publicó el 27 de junio que eran solo siete puntos porcentuales los que distanciaban al candidato del partido Revolucionario Institucional Enrique Peña Nieto y al candidato de la izquierda Andrés Manuel López Obrador. Otras empresas encuestadoras señalaban que habría 11 o incluso 18 puntos de diferencia entre ambos. La elección se dirimió a favor del primero por 6,6% de votos.

En marzo de 2006, previo a la elección presidencial mexicana de ese año, María de las Heras publicó el libro Por quién vamos a votar y por qué (editorial Aguilar). En el prólogo de ese volumen, Antonio Navalón destacó: “María es de las pocas encuestadoras en el mundo que puede presumir de haber descubierto, a través de su sistema de auscultación social, dos grandes cambios antes que el común de los mortales”. Navalón recuerda entonces que Demotecnia fue la única empresa que adelantó el triunfo del PAN en 2000, lo que supuso el fin de la primera era priista en la presidencia mexicana. “El segundo acierto fue en marzo de 2004, con las elecciones que llevaron al poder a José Luis Rodríguez Zapatero en España: desde enero María venía insistiendo en que, contra lo que todos –incluido este prologuista—creíamos y lo que las encuestas indicaban, la victoria del Partido Popular no solamente no sería rotunda, sino que podía estar en peligro; nadie lo creyó”.

De las Heras realizó estudios de Actuaría en la Universidad Nacional Autónoma de México. Inició su camino en la demoscopia luego de que el PRI perdiera Baja California en 1989, la primera derrota reconocida por los priistas en una elección para una gubernatura en su historia. María contaba que Luis Donaldo Colosio, entonces presidente priista, se sintió engañado por todos los operadores priístas que nunca le reportaron la probabilidad de la derrota. “A ver qué haces, pero a mí no me vuelven a engañar”, relataba María que le ordenó quien años más tarde (1994) fue asesinado cuando era candidato presidencial.

Demotecnia fue la única empresa que adelantó el triunfo del PAN en 2000, lo que supuso el fin de la primera era priista en la presidencia mexicana

“Tuve la suerte de que Colosio, desde el PRI, patrocinara estudios buscando una fórmula que nos permitiera distinguir quiénes de los que decían que iban a votar en verdad lo harían, quiénes se abstendrían y, a partir de esta distinción, encontrar las causas por las que algunos votaban y otros no. Después de varios intentos elaboré un modelo de investigación que permitía acotar bastante bien el número de votos que podría obtener cada partido. Al calcular las estimaciones en votos y no solo en porcentajes de votación, podíamos fijar metas electorales concretas y evaluar de manera más certera el avance de quienes trabajaban en la estrategia electoral”, escribió María en Por quién vamos a votar y por qué.

Tras la muerte del candidato del PRI, María dejó la coordinación del Sistema de opinión pública del PRI para perfeccionar en diferentes elecciones su sistema de encuestas: “me propuse elaborar un modelo de investigación que, más allá de corregir el sesgo de los escenarios para pronóstico electoral, me permitiera diseñar una propuesta de estrategias electorales que retomara esos motivos (del voto, que según ella no tenían nada qué ver con variables sociodemográficas) y explicara las preferencias electorales”, según escribe en el libro ya citado.

Con ese modelo, explicado originalmente en abril de 1999 en el texto Uso y abuso de las encuestas, María toma datos de una encuesta de 1998 y perfila tres probables resultados de los comicios del 2000, dos de ellos favorables al PAN. “Llegamos a 2000 con la consabida sobrestimación para el PRI en las encuestas. Yo sólo pude publicar una vez, quince días antes de la elección, en The Dallas Morning News. Según mi escenario, la presidencia de la República la ganaría el PAN y su candidato Vicente Fox, escenario que nadie más previó, por lo menos entre quienes hicieron públicas sus predicciones electorales”.

Sin perder el humor, María reprochaba que nunca hubo una discusión seria de por qué fallaron sus colegas. A lo más que llegaron algunos, decía, fue a concederle “la medalla a la puntería”. En 2006 su pronóstico no fue acertado, pero en 2012 fue de nuevo certera.

Joven madre y joven abuela, casada con el político César Augusto Santiago, impecablemente vestida en cualquier circunstancia y lugar, de voz inconfundible por su ronquera y vehemencia, guapa y alegre al punto de grabar un disco con sus propias composiciones –cuando eso no lo hacía uno con un simple ordenador--, hace tres años festejó sus 50 años en una animada fiesta que coincidió con el inicio de la pandemia mundial de Gripe A. Esa noche, entre abrazos y baile, nadie temía contagiarse de gripe porcina, lo que nunca pudo nadie imaginar es que apenas tres años después no podríamos escuchar más a una de las mejores amigas de sus amigos.