El PRD sigue esperando su fiesta

El candidato de la izquierda decide "esperar" al conteo final y descarta admitir la derrota

Los seguidores de López Obrador, tras conocer los sondeos.
Los seguidores de López Obrador, tras conocer los sondeos.HENRY ROMERO (REUTERS)

La tarde fue poniéndose gris para los seguidores de la izquierda mexicana pero las palabras de AMLO hicieron que no terminara de apagarse la llama de la esperanza. A pesar de que los resultados a pie de urna y de que el conteo rápido del Instituto Federal Electoral (IFE) dieran una ventaja de unos ocho puntos al candidato Peña Nieto, el candidato de la izquierda lanzó el mensaje que muchos querían escuchar y que otros temían: "Vamos a esperar".

"Es un honor estar con Obrador", corearon los simpatizantes, compañeros de equipo e incluso periodistas para recibirlo. El candidato de la izquierda comparecía ante los medios en un céntrico hotel de la capital mexicana, convertido este domingo en cuartel general. Habló tranquilo, solo sobre el escenario aunque acompañado por su equipo, durante poco más de cinco minutos, suficientes para dejar claro que estaba lejos de admitir la victoria que ya celebraban en la sede del PRI de Peña Nieto.

Sus palabras daban alas a una esperanza que había ido desvaneciéndose poco a poco a lo largo de la tarde. Los seguidores y miembros del equipo que se congregaban en el hotel habían tomado la prudencia por bandera y apelaban a los resultados finales para no dar por buena una victoria del PRI, igual que haría López Obrador horas más tarde. "No son finales, no hay que hacerles caso", era la respuesta más frecuente entre los seguidores de López Obrador que se repartían por el hotel.

Media hora después de las ocho de la tarde aparecieron los primeros datos oficiales del Instituto Federal Electoral (IFE): cerca del 40% de votos para el candidato del PRI y un 30% para el PRD. "Es una muestra muy pequeña de votos, como del 1% de ochenta millones, aún queda mucho y tenemos que ganar", decía Luis, uno de los jóvenes con polo blanco con las siglas AMLO en la pechera.

"Si hay imposición habrá revolución" gritaban los seguidores del PRD en la puerta del hotel

"La noche va a ser larga", aseguraban desde la organización. Pero las caras eran serias en la sala y la mayoría de los presentes consultaban compulsivamente sus teléfonos móviles para obtener más información. A nadie parecía importarle que en esos momentos la candidata del PAN, Josefina Vázquez Mota, apareciera en las pantallas aceptando su derrota pese a que los primeros resultados fueran mejores que los de López Obrador.

Únete a EL PAÍS para seguir toda la actualidad y leer sin límites.
Suscríbete

A pesar de los primeros resultados y de la lluvia, cientos de personas esperaban en la calle a que su candidato apareciera y les dijera qué camino tenían que tomar. "La gente está dispuesta a salir a la calle mucho más que hace seis años porque esta vez no vamos a dejar que nos lo impongan", aseguraba Maribel, una treinteañera, licenciada en Pedagogía. Como ella, los varios cientos de personas que aseguraban que tomarían las calles si López Obrador se lo pedía. El recuerdo de las elecciones de 2006 y la palabra "fraude" estaban muy presentes. "El IFE es una institución creada para mantener el poder que existe pero no nos vamos a dejar engañar otra vez", aseguraba Vladimir, abogado de 25 años.

La llegada de un grupo que se había concentrado en el Zócalo hizo revivir durante unos momentos la euforia entre los que esperaban a la puerta del hotel. "Es hora de adelantar el reloj 84 años", gritaba un joven encaramado a una valla a través de un megáfono. Entre los cánticos que se corearon estaban algunos que ya se escucharon en las marchas de #Yosoy132: "Si hay imposición habrá revolución" o "Toma la calle". Pero la concentración - entorno a la que se montó un auténtico mercadillo ambulante que vendía comida y souvenirs- estaba muy lejos de iniciar, al menos esta noche, una gran marcha: en su punto álgido no llegó al millar de manifestantes.

A pesar de todo, las palabras de López Obrador dejan encendida una llama que se resiste a apagarse. "¿Y cuánto tiempo están dispuestos a esperar?" Gabriela Valencia, ama de casa, lo tiene claro: "Pues llevamos esperando desde 2006, así que imagínate".

Sobre la firma

Mari Luz Peinado

Forma parte del equipo de Estrategia Digital. Ha sido directora de Verne, por lo que recibió el Premio de Periodismo Digital José Manuel Porquet junto a Lucía González. Antes, fue redactora de El País en México y trabajó en Smoda, MSN y Soitu.es. Intenta seguir escribiendo sobre feminismo y cultura digital.

Normas

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS