Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
CARTAS AL DIRECTOR

Las balanzas fiscales y Cataluña

Me parece bien que se publiquen las balanzas fiscales de las diferentes autonomías; aunque los impuestos los pagan los ciudadanos, los servicios y las inversiones del Estado en las mismas se hacen en los territorios correspondientes.

Pero con dos condiciones: la primera, que vayan acompañadas de las balanzas comerciales, pues pasa lo que en las grandes ciudades, que los impuestos que pagan los comercios del centro revierten proporcionalmente en mayor cuantía en las obras y servicios de la periferia, que lo necesita más; lo cual es equitativo, ya que las compras que hacen los ciudadanos de estos barrios en los comercios del centro proporcionan a los mismos sus beneficios.

Así, si Cataluña, por ejemplo, paga más al Estado de lo que recibe del mismo, lo cual es muy probable, seguramente que también las otras autonomías le compran más de lo que le venden, contribuyendo con ello a su mayor riqueza.

Y la segunda condición es que esa publicación de las balanzas fiscales y comerciales no contribuya a que se gaste más en los que más tienen, repercutiendo negativamente en la necesaria solidaridad que debe existir entre todas las tierras de España.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 10 de abril de 2008