Una nueva encuesta le da ventaja a Rodolfo Hernández (52,5%) sobre Petro (44,8%)

Según el sondeo, a 18 días de la segunda vuelta, el voto en blanco está en el 2, 7%

Gustavo Petro (izquierda) compite contra Rodolfo Hernández (derecha).
Gustavo Petro (izquierda) compite contra Rodolfo Hernández (derecha).YURI CORTEZ JUAN BARRETO (AFP)

Aunque los colombianos aún están digiriendo los resultados electorales del pasado domingo, cuando ocurrió la primera vuelta presidencial, en menos de dos días la encuestadora Centro Nacional de Consultoría reveló un primer panorama para la segunda vuelta que ocurrirá en tres semanas: Rodolfo Hernández lidera con el 41% la intención de voto; y Gustavo Petro obtiene un 39%. La diferencia porcentual, teniendo en cuenta el margen de error del 2,8%, implicaría un empate entre los dos candidatos y augura una pelea política si el resultado se mantiene estrecho para la segunda vuelta. Más interesante, sin embargo, es el alto número de votantes aún indecisos o que piensan votar en blanco: un 20%. El 14% son los indecisos, el 5% dijo que votaría en blanco, y solo el 1% dijo que no votaría por ninguno de los dos candidatos.

La cifra de indecisos es interesante porque se esperaba que todos los votos del candidato que quedó en el tercer puesto, el líder de derecha Federico Gutiérrez, se fueran directo a la campaña de Hernández por ser votos contra el petrismo. Gutiérrez obtuvo en la primera vuelta casi 24% de los votos, que sumados a los de Hernández (el 28% de los votos), podrían darle la victoria a este último con un 52% . De acuerdo a esta primera encuesta, entonces, no todos los votos de Gutiérrez salieron corriendo hacia la campaña de Rodolfo Hernández, y ninguno de los dos candidatos ganaría con más de la mitad de los votantes.

Petro, por su lado, se mantiene en intención de voto en un porcentaje parecido a los resultados que obtuvo en primera vuelta: 40% de los votos. Como lo han explicado diversos analistas, el talón de Aquiles de Petro en estas elecciones es que ya es muy conocido, la gran mayoría de los ciudadanos ya tienen una opinión a favor o en contra de él, y por ende no tiene muchos votantes más que convencer a su favor. Su mejor estrategia, dicen algunos, es apuntarle a los abstencionistas o al voto el blanco, además de intentar convencer a algunos de los del centro (4,20% de los votos) a irse con él.

Las encuestas estaban prohibidas por ley durante la semana antes de la primera vuelta, por lo que las encuestadoras apenas lograron mostrar cómo iba montando Rodolfo Hernández en intención de voto para ganar el segundo puesto en la primera vuelta. La nueva encuesta del Centro Nacional de Consultoría, sin embargo, vuelve a pronosticar un empate entre los dos candidatos como lo hizo la misma encuestadora el 19 de mayo, una semana y media antes de la primera vuelta: le daba entonces a Petro y a Hernández el 40,5% de intención de voto, un empate perfecto. En ese entonces, además, 19% de los encuestados se dividieron entre voto en blanco (3,7%), ninguno de los dos candidatos (9,3%) y No sabe (6%). El voto en blanco, en la primera vuelta, en realidad fue un poco menor: 1,73%.

La nueva encuesta fue hecha entre el 30 y 31 de mayo. En estos dos días ha habido un sin número de apoyos a cada una de las campañas que pueden influenciar la decisión de muchos votantes para la segunda vuelta el 19 de junio. Varios miembros de la campaña del centro, liderada por Sergio Fajardo, ya anunciaron su apoyo a Petro, como el exministro de Medio Ambiente Luis Gilberto Murillo, ex fórmula vicepresidencial de Sergio Fajardo (también el exsenador Guillermo Rivera y la periodista Mabel Lara).

Más llamativos han sido los apoyos que ha recibido el candidato Rodolfo Hernández desde el uribismo, como el de los senadores del Centro Democrático José Obdulio Gaviria, Paloma Valencia y María Fernanda Cabal. Un apoyo agridulce, porque si bien esto puede ayudar a que algunos votantes de la derecha dudosos apoyen a Hernández, también esto ha obligado a Hernández –quien se dice opositor a las maquinarias tradicionales políticas– a desmarcarse del uribismo. En la noche del lunes publicó un hilo en Twitter que arrancaba “Aquí les dejo 20 diferencias que tengo con el Uribismo”. En la mañana del martes también estuvo en varias estaciones de radio diciendo que no ha pactado ningún tipo de acuerdo con ese grupo político de la derecha.

El uribismo que odia o teme a Petro es, por un lado, la posibilidad de Hernández de subir rápido en intención de voto. Pero tener el apoyo del uribismo puede ser al mismo es un freno para Hernández, porque muchos de los que votaron por él votaron contra el establecimiento. Este martes, por ejemplo, el senador más votado del partido de centro Alianza Verde, un influencer conocido como Jota Pe Hernández, retiró su apoyo a la candidatura de Hernández.

“Ver hoy cómo las casas de la campaña de Fico, el títere del uribismo, se visten con pancartas rodolfistas, me causa una profunda indignación”, dice Jota Pe en su video del día. “Colombia se mamó del uribismo y el uribismo hoy está aterrizando en su campaña”, le dice al excaldalde de Bucaramanga. “Donde ellos están, yo y mucha de mi gente, no va a estar”.

Suscríbase aquí a la newsletter de EL PAÍS sobre Colombia y reciba todas las claves informativas de la actualidad del país.


Normas

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS