Tribuna
i

México: entre dos fuegos

Cabe preguntarse si el actual Gobierno no hubiera podido hacer más y mejor frente a una quiebra que está arrasando con el trabajo y la trayectoria existencial de miles de personas

Un niño toma una clase en línea por el cierre de los colegios, el 24 de agosto.
Un niño toma una clase en línea por el cierre de los colegios, el 24 de agosto.Nayeli Cruz / El País

Fue mi amigo Sergio quien por primera vez me habló del lugar: “Es una escuela sencilla”, me dijo frunciendo el ceño, “ya verás, pero mi hijo fue muy feliz allí”. Y así fue, seguí su consejo y, primero mi hija mayor y luego el menor, fueron a esta escuelita de la colonia Nápoles de la Ciudad de México. Como había preanunciado Sergio, en esta escuela mis hijos fueron felices y lo fueron de forma sencilla, una gran virtud en una ciudad donde las escuelas compiten para atraer a los hijos de nosotros, los privilegiados, ofreciendo clases de cross fit, enseñanza exclusivamente en inglé...