Elecciones México

Iztapalapa, el bastión de la izquierda en la capital que Morena busca retener en las próximas elecciones

La alcaldía más poblada de Ciudad de México y con mayores índices de pobreza e inseguridad representa una pieza clave en el tablero político con más de 1,4 millones de votantes

La candidata de Morena a la alcaldía de Iztapalapa, Clara Brugada, durante su cierre de campaña el pasado 30 de mayo.
La candidata de Morena a la alcaldía de Iztapalapa, Clara Brugada, durante su cierre de campaña el pasado 30 de mayo.Aurea Del Rosario / El País

Con una población que roza los dos millones de personas, Iztapalapa es uno de los sitios más inseguros y pobres de Ciudad de México. El laberinto de sus callejones y viviendas hacinadas no aparece en ninguna postal, sin embargo, en las próximas elecciones del 6 de junio la demarcación supone para los partidos políticos “la joya de la corona” con más de 1,4 millones de votos. La mayoría de los sondeos sitúa a la candidata de Morena, Clara Brugada con una cómoda ventaja respecto al resto de contendientes. La aspirante busca su tercer mandato al frente de Iztapalapa, primero fue jefa delegacional en 2009 y ganó la alcaldía en 2018, y así retener para Morena uno de los bastiones de la izquierda en la capital del país.

En la recta final de su campaña, la aspirante por Morena visitó el pasado domingo a los vecinos del Desarrollo Urbano Quetzalcóatl, una de las zonas más marginadas al sur de la ciudad. Unas 300 simpatizantes de esta colonia plagada de baches, altares a la virgen de Guadalupe y puestos ambulantes recibieron entre gritos de apoyo y aplausos a Brugada. “Estos próximos tres años serán los mejores de Iztapalapa, serán los mejores de este país, serán los mejores de la Ciudad de México porque hoy la pandemia ya está sentenciada, ya tiene fecha de vuelta esta pandemia”, proclamó la más reciente alcaldesa al unísono de los sonidos de matracas durante el acto. Esa tarde, las medidas de distanciamiento flaquearon y dieron paso a las porras y a los corazones hechos con cartulinas de colores fluorescentes y flores y corazones de papel para subrayar el lema de su campaña: “Arriba corazones de Iztapalapa”.

Durante 45 minutos, la aspirante por Morena enumeró las principales acciones que realizará si resulta vencedora en los próximos comicios: más vigilancia policial, más iluminación en las colonias, garantía en el abasto de agua, más talleres culturales para los jóvenes y apoyos a pequeños empresarios. Desde la audiencia, muchos de los simpatizantes con las mascarillas con el nombre de la candidata impreso escuchaban en momentos atentos y otros con la mirada perdida las promesas que por años han sido pronunciadas para Iztapalapa, una de las demarcaciones más violentas y con mayor rezago de servicios e infraestructura de la Ciudad de México.

Habitantes de Iztapalapa en uno de los cierres de campaña de Carla Brugada.
Habitantes de Iztapalapa en uno de los cierres de campaña de Carla Brugada.Aurea Del Rosario / El País

Brugada atribuye a la crisis del coronavirus y a la falta de presupuesto [unos 6.000 millones de pesos anuales] las asignaturas pendientes de los últimos tres años, pero asegura que de ser elegida como candidata podrá consolidar su proyecto de Gobierno. “El presupuesto más bajo per cápita es el de Iztapalapa, pero aun así Iztapalapa siendo la alcaldía con más habitantes de la ciudad, con más rezagos, con más pobreza, la verdad, hemos hecho un trabajo increíble”, menciona.

Más información

La carrera por la alcaldía más poblada de Ciudad de México y la que más recursos del erario recibe no ha estado exenta de sorpresas. A último minuto, el partido Fuerza por México registró como su contendiente a un viejo conocido: Rafael Acosta, conocido como Juanito, el mismo que en 2009, contendió por el Partido del Trabajo en alianza con Brugada y Andrés Manuel López Obrador. Ese año, cuando aún militaba en el PRD, Brugada protagonizó un conflicto interno por la candidatura a la jefatura delegacional de Iztapalapa. En respuesta, López Obrador aupó la candidatura del entonces comerciante Acosta Ángeles bajo la promesa de que una vez en el puesto cedería el cargo a Brugada.

La maniobra culminó con el triunfo de Acosta, quien tras 71 días en el cargo y luego de un intenso jaleo de declaraciones cedió y dejó el puesto para que Brugada pudiera tomar el control de Iztapalapa. Ahora, a 12 años de este polémico episodio, Juanito asegura que esta será su “revancha” contra López Obrador y la candidata de Morena. “Tengo 62 años con seis balazos, tres infartos, dos puñaladas, tres operaciones, pero no es por delincuente, es por la lucha social, siempre ha estado en pro de las madres solteras, obreros campesinos”, declaró.

Con su característica banda tricolor en la frente, el candidato de Fuerza por México, que ha sido también actor, mesero, cargador de la Merced, arremetió contra el último Gobierno de Iztapalapa. “La gente está en contra de ella [Clara Brugada] por la inseguridad, violencia, no tenemos agua en Iztapalapa, la chelería, las calles llenas de baches, entonces la gente está muy molesta”, añadió.

A días de que se defina el futuro político de la demarcación para los próximos tres años, el profesor e investigador del Departamento de Antropología de la UAM Iztapalapa Héctor Tejera Gaona explicó que en las zonas más populares de la alcaldía están controladas por organizaciones político-territoriales, que no están necesariamente asociadas a un partido político en particular, sino que negocian sus apoyos dependiendo de los acuerdos que se hagan. “Hay un control importante de Clara [Brugada] sobre la dinámica delegacional en acuerdo con los líderes territoriales que ha funcionado”, señaló.

Aunque una de las apuestas de campaña que se repite entre todos los contendientes por Iztapalapa es la de mayor seguridad y bienestar, estos son dos de los rubros en los que aún no llega luz. De acuerdo con el más reciente informe de la Secretaría del Bienestar, más de 632.000 personas viven una pobreza moderada y unas 32.741 habitantes reportan una pobreza extrema en la alcaldía.

En materia de seguridad, en la nota roja de homicidios, riñas y cateos de armas sigue presente la demarcación. Al cierre del año pasado se concluyó con una media mensual de 548 delitos. Además, fue la alcaldía de la capital del país con más feminicidios en 2020 con 12 casos, seguida de Cuauhtémoc y Tlalpan con 11 registros, según la Comisión Nacional para Prevenir y Erradicar la Violencia Contra las Mujeres (Conavim). Con estas cifras, la percepción de inseguridad rebasó el 82%, mientras que a nivel nacional la sensación de vulnerabilidad respecto a la delincuencia se ubicó en un 68%, de acuerdo con las estadísticas del Instituto Nacional de Estadística y Geografía (Inegi).

Para Ernesto Aguilar, de 72 años y vecino de toda la vida, la prioridad del siguiente Gobierno debe ser el recuperar los valores de Iztapalapa. “Si algo me duele es que hablen de Iztapalapa no como una delegación de historia, sino que hablen con desprecio y de forma despectiva como Iztapalacra, porque tuvimos un gran problema por los crecimientos de urbanidad, el crecimiento del metro, cuando se afectaron las zonas céntricas donde había mucho barrio, mucho ladroncillo”, concluyó.

Suscríbase aquí a la newsletter de EL PAÍS México y reciba todas las claves informativas de la actualidad de este país

Archivado En:

Más información

Te puede interesar

Lo más visto en...

Top 50