Soy cliente de Citibanamex, ¿qué hago con mis créditos, cuentas y Afore?

Los clientes y usuarios de servicios financieros muestran incertidumbre sobre el futuro de la firma

Un empleado de Citibanamex detalla un plan de retiro a un cliente, en Ciudad de México, en julio de 2022.
Un empleado de Citibanamex detalla un plan de retiro a un cliente, en Ciudad de México, en julio de 2022.Daniel Augusto (Cuartoscuro)

Ante la salida a Bolsa de Banamex tras la cancelación de su venta por parte de Citigroup, los usuarios de la firma Citibanamex en México han mostrado dudas e incertidumbre. La marca, que otorga varios servicios financieros, entre los que se incluyen cuentas corrientes de débito, crédito, ahorro, inversiones y de ahorro para el retiro, aún sigue en espera tras la oferta pública de venta (OPV) de acciones que realizará Citi en el mercado accionario.

“Sí se siente miedo, por si el nuevo dueño quiere cambiar los lineamientos de pago o quizás subir más los intereses por uso de las tarjetas”, dice Lucila, usuaria de dos tarjetas de crédito y una cuenta de débito en Citibanamex desde hace más de cinco años.

No son pocos los usuarios de esta institución en el país, que ha sido operada por Citigroup desde 2001. Según las cifras más recientes de la Comisión Nacional Bancaria y de Valores (CNBV), Banamex es el cuarto banco con más relevancia en el país, con más de 12,7 millones de usuarios en su banca de consumo (que incluye cuentas de débito y crédito) y casi 10 millones de cuentas bajo su Administradora de Fondos de Ahorro para el Retiro (Afore). Por sí solo, este banco concentra el 11,4% de los activos de la banca múltiple en México, de los 50 bancos que la CNBV ha autorizado a operar.

“Banamex mantendrá las tarjetas de crédito, la banca minorista, crédito al consumo, hipotecario, seguros, pensiones, Afore, y una oferta completa de productos de Banca Empresarial. Los aproximadamente 38.000 empleados que contribuyen al negocio, así como la colección de arte y los edificios históricos, permanecerán como parte de Banamex”, explicó Citigroup en un comunicado.

Usuarios de crédito y débito de Banamex

Los usuarios con una cuenta de crédito al consumo o empresarial seguirán operando regularmente bajo la operación de Citibanamex. Ni las tasas de interés, comisiones o cargos adicionales van a variar hasta el momento en que se designe un nuevo accionista mayoritario.

Sin embargo, la venta del banco no supone la cancelación de los créditos o el cambio de sus condiciones. Wolfgang Erhardt, vocero de Buró de Crédito, explica en entrevista que todos los compromisos crediticios que se tienen con las entidades financieras se deben de pagar adecuadamente para mantener un historial crediticio positivo. “El otorgante de crédito, independientemente de quién sea el dueño, sigue reportando el comportamiento de los usuarios a las sociedades de información crediticia, en este caso, al Buró de Crédito”, explica.

Los clientes con cuentas de débito o de ahorro, están totalmente protegidos ante cualquier operación financiera que se realice. El Instituto para la Protección al Ahorro Bancario (IPAB), es el organismo que el Gobierno de México ha designado para garantizar los depósitos bancarios de los pequeños y medianos ahorradores. “En caso de que algún banco llegara a presentar problemas financieros y pusiera en riesgo los ahorros de las personas, dicho instituto establecerá los mecanismos que sean necesarios para que los ahorradores recuperen rápidamente su dinero”, explica la institución.

Adicionalmente, la Comisión Nacional para la Protección y Defensa de los Usuarios de Servicios Financieros (Condusef), puede asesorar y guiar a los clientes de la institución en caso de que este, o cualquier otro banco, presente algún inconveniente en la prestación del servicio, garantizando que no se hagan cobros indebidos y se mantenga la solidez de los recursos de los clientes.

Afore Citibanamex: no hay motivo para cambiarse

El ahorro que los trabajadores hacen para su jubilación no están sujetos a su Administradora de Fondos para el Retiro (Afore). Moisés Pérez Peñaloza, director de retiro para Latinoamérica de la firma financiera AON, indica en entrevista que la decisión de los usuarios de cambiar de Afore no debe depender de quién es el dueño o tenedor de la administradora. Yo no creo que sea un buen momento (para cambiar de Afore) por esa razón”, detalla. “Los usuarios deben de verificar sus niveles de ahorro y sus aportaciones”, dice.

La estructura, el control y la operación de la Afore Citibanamex, además de las comisiones que cobra a los ahorradores, así como los vehículos de inversión de cada uno de los clientes, están regulados por la Comisión Nacional de Ahorro para el Retiro (Consar), independientemente de quién sea el propietario de la administradora.

El cambio de accionistas de Citibanamex no afectará directamente al ahorro que hacen los trabajadores para su jubilación. “Posiblemente, a nivel de servicios, sí puede haber un cambio, pero no en la manera en que se manejan los activos o los ahorros de los trabajadores”, indica. De acuerdo con la Consar, la administradora a cargo de Citibanamex seguirá operando con los estándares de calidad en cuanto a administración y en la inversión de los recursos. “No debe o tiene porque haber cambio alguno, por lo que los trabajadores no deben preocuparse por su cuenta Afore”, responde la institución vía correo electrónico. “La Consar vigilará en todo momento que se respete la normatividad y sus derechos”, añade.

Por número de usuarios, Citibanamex es la tercera Afore más importante en México.

Suscríbase aquí a la newsletter de EL PAÍS México y reciba todas las claves informativas de la actualidad de este país

Sobre la firma

Darinka Rodríguez

Periodista nacida en Iztapalapa, en Ciudad de México. Es licenciada en Comunicación y Periodismo por la Universidad Nacional Autónoma de México (2006-2010). Formó parte del equipo de Verne México desde julio de 2017 y en 2021 se sumó a la redacción de EL PAÍS México. Le apasiona andar en bicicleta.

Normas

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS