_
_
_
_
_

Biden da luz verde para reforzar el muro en la frontera con México en plena crisis migratoria

La Administración demócrata deja sin efecto 26 leyes federales, lo que permitirá al Gobierno construir 32 kilómetros de valla en el sur de Texas para contener el flujo migratorio

Migrantes detenidos luego de cruzar el río Bravo en Eagle Pass (Texas), el 29 de septiembre.Foto: Reuters | Vídeo: EPV

El muro con México, una de las obras más polémicas de Donald Trump, ha ganado nueva vida en la era de Joe Biden. El Departamento de Seguridad Interior ha informado este miércoles de que el Ejecutivo ha derogado 26 leyes federales en el sur de Texas. Esto permite a Washington construir hasta 32 kilómetros de valla en la región, que se ha visto sobrepasada en las últimas semanas ante el incremento del flujo migratorio proveniente de Sudamérica. Es la primera vez que el Gobierno demócrata otorga estos permisos, que llegan en un apremiante momento para el presidente, criticado cada vez en más frentes por su gestión de la frontera. La decisión coincide, además, con la visita a México del secretario de Estado, Antony Blinken.

El Departamento de Seguridad Interior dio a conocer la decisión del Ejecutivo en su diario oficial. Lo hizo admitiendo los tensos momentos que viven varias comunidades fronterizas de Texas, que han visto el mayor incremento en los cruces ilegales en tres años. “Hay en el presente una necesidad inmediata de construir barreras físicas y caminos en las inmediaciones a la frontera con Estados Unidos para prevenir entradas ilegales”, señala el secretario de Interior, Alejandro Mayorkas, en el documento.

La orden ejecutiva afecta a terrenos que se encuentran en el condado de Starr, una zona de 65.000 habitantes, donde converge Texas con el Estado mexicano de Tamaulipas. Pueblos en esa franja, como Roma y Río Grande, fueron testigos del incremento de la llegada de migrantes a los pocos meses de la llegada de Biden a la Casa Blanca. El ritmo de los cruces se intensificó, alcanzando en ese punto los 245.000 “encuentros” (un eufemismo que el Gobierno usa para referirse a las detenciones) durante el año fiscal de 2023, que abarca desde octubre de 2022 a septiembre pasado.

Se prevé que el Gobierno federal dé a conocer los próximos días las cifras oficiales para el año fiscal 2023. Los números preliminares en manos de Seguridad Interior y la Patrulla Fronteriza amenazan con romper récords recientes. Se calcula que en ese periodo se registraron más de dos millones de aprehensiones en los más de 3.000 kilómetros de frontera. El número de cruces se incrementó de forma aguda en agosto y septiembre. Se estima que tan solo el mes pasado unos 50.000 venezolanos ingresaron ilegalmente al país. El Gobierno de Biden ha acelerado las deportaciones y puesto en marcha acuerdos con otros países para frenar el flujo. También ha ofrecido agilizar los permisos de trabajo para algunos migrantes que se encuentran en territorio estadounidense. Mientras tanto, el gobernador republicano de Texas, Greg Abbott, ha ordenado intensificar los controles en los puestos fronterizos entre Ciudad Juárez y El Paso, lo que ha generado un monumental atasco de cerca de 15.000 camiones.

La derogación de leyes federales en la línea fronteriza era habitual en la presidencia de Trump. Era el método preferido por el presidente para avanzar una de sus promesas más famosas, y polémicas, para la contención migratoria. Para mayo de 2020, la Administración republicana había emitido al menos 30 órdenes para derogar normas en la región, de acuerdo a un conteo de Sierra Club, una organización ambientalista que argumenta que la edificación destruye el ecosistema semidesértico en miles de kilómetros.

Un grupo de migrantes cruza por un hueco en el muro en medio del desierto entre Sonora y Arizona, en agosto de este año.
Un grupo de migrantes cruza por un hueco en el muro en medio del desierto entre Sonora y Arizona, en agosto de este año.Matt York (AP)

Los ambientalistas han criticado la decisión de Biden bajo esa misma premisa. Entre las leyes que se han suspendido en la zona se encuentran las de aire limpio, la de agua para consumo humano y algunas que tenían como objetivo proteger a especies amenazadas. Con esta herramienta, el Ejecutivo evita revisiones y trabas burocráticas que pueden obstaculizar una construcción rápida. Interior utilizará para la construcción del muro recursos que el Congreso designó en 2019 para ese fin, durante la presidencia de Trump. El republicano construyó más de 700 kilómetros de valla entre 2017 y enero de 2021.

Presionado por el incremento de la inmigración irregular, Biden se ha visto forzado a dar un agudo giro en su política migratoria. El primer día de su presidencia, el 20 de enero de 2021, el mandatario demócrata emitió una orden que daba por finalizada la emergencia en la frontera con México y redirigía el dinero usado para la construcción del muro a otras causas. “Construir un gigantesco muro que abarque toda la frontera sur no es una solución política seria”, aseguró Biden entonces. “Será política de mi Administración que no se destinarán más impuestos de los estadounidenses a construir un muro”, añadió.

La mañana de este jueves, el presidente de Estados Unidos ha admitido el giro forzado en su política. Cuestionado por la prensa por el muro, Biden aseguró que intentó que los recursos fueran reasignados. “No lo fueron. No quisieron”, dijo sobre el Congreso. “No hay nada en las leyes que les indique que pueden utilizar ese dinero en otra cosa más que para lo que se asignó. Yo no lo puedo detener”, ha declarado el mandatario. Los periodistas le preguntaron si el muro era efectivo para detener la inmigración. Biden solo respondió “no”.

La noticia de la reactivación de la valla fronteriza coincide con una visita de Antony Blinken, el secretario de Estado de Biden, a México. El encargado de Exteriores de Washington se entrevistará con el presidente mexicano, Andrés Manuel López Obrador. La mañana de este jueves participará junto a su homóloga mexicana, Alicia Bárcena, en el Diálogo de Alto Nivel sobre Seguridad. Por parte de la comitiva estadounidense estarán también en la reunión Mayorkas, el fiscal general, Merrick Garland, y Liz Sherwood, la asesora de Seguridad Interior de la Casa Blanca. La Administración estadounidense tiene en la agenda temas como la proliferación del tráfico de fentanilo, una droga que se ha convertido en una epidemia en las calles del país, y el control fronterizo de las autoridades en la compleja frontera común.

Sigue toda la información internacional en Facebook y X, o en nuestra newsletter semanal.

Suscríbete para seguir leyendo

Lee sin límites
_

Sobre la firma

Luis Pablo Beauregard
Es uno de los corresponsales de EL PAÍS en EE UU, donde cubre migración, cambio climático, cultura y política. Antes se desempeñó como redactor jefe del diario en la redacción de Ciudad de México, de donde es originario. Estudió Comunicación en la Universidad Iberoamericana y el Máster de Periodismo de EL PAÍS. Vive en Los Ángeles, California.
Normas
Tu comentario se publicará con nombre y apellido
Normas

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
_
_