México empieza a vacunar contra la covid a todos los menores de 15 a 17 años

Tras recursos de las familias e impugnaciones del Gobierno, la campaña general para adolescentes se ha presentado este martes

Un trabajador de la salud inyecta a un niño durante una campaña de vacunación para niños de entre 12 y 17 años, en Tuxtla Gutiérrez, México.
Un trabajador de la salud inyecta a un niño durante una campaña de vacunación para niños de entre 12 y 17 años, en Tuxtla Gutiérrez, México.Isabel Mateos (AP)

El turno de vacunas para las personas de 15 a 17 años ha llegado. El Gobierno ha anunciado que ya está abierta la inscripción para este grupo, largamente reclamada por las familias sobre todo desde que volvieron las clases presenciales. Con anterioridad se había vacunado a quienes presentaban enfermedades sinérgicas con la covid en estas edades, tales como diabetes u otras, aunque la letalidad en este grupo no es muy alta, apenas un 3% entre los contagiados, como recuerda frecuentemente el Gobierno. En México hay 63,4 personas vacunadas con el esquema completo, un 84% de la población adulta.

La inmunización de los adolescentes ha sido uno de los puntos conflictivos entre la población y el Gobierno. Con la apertura de los salones estudiantiles, e incluso antes, numerosas familias y sindicatos de la enseñanza venían reclamando que fueran incluidos en el calendario de vacunación. Pero el Gobierno se negó durante algún tiempo, argumentando que no era una población de riesgo. El Ejecutivo autorizó en junio el primer biológico para mayores de 12 años, pero las familias han tenido que pleitear para conseguir las dosis. Decenas de ellas han presentado amparos en tribunales y aunque han obtenido fallos a su favor muchas veces no fueron escuchados por el Gobierno. El secretario de Salud, Jorge Alcocer, dijo hace apenas unas semanas que él no vacunaba a sus nietos porque no estaba demostrada la eficacia a esas edades y en cambio, eso podría alterar la adaptación inmunológica natural de los más jóvenes.

El secretario de Salud tampoco admitió con todas las certezas la eficacia de administrar una segunda dosis a la población ya vacunada, dado el descenso de mortalidad que se ha registrado con el esquema actual. Pero tanto la vacuna en adolescentes como la tercera dosis se abren camino en otros países que llevan un calendario de inmunización más avanzado, lo que no significa que estén reduciendo riesgos considerablemente. En Europa se está alerta ya por una probable nueva ola. En todo caso, las reticencias del Gobierno mexicano no convencían a quienes tienen hijos con diabetes u otras comorbilidades que pueden complicar un contagio de covid. Su lucha torció finalmente el brazo del Gobierno, que inició la campaña en octubre.

Las vacunas siguen llegando y distribuyéndose por todo el territorio. La estrategia actual es completar la segunda dosis en 372 municipios de 15 Estados. Hay zonas remotas donde la aplicación no ha sido la deseable y hay, como en todo el mundo, bolsas de población que se resiste a ser vacunada. Se trata además de expandir la cobertura entre las embarazadas, que ya alcanza a casi 600.000 con al menos una dosis; seguir con la inmunización de los adolescentes con comorbilidades e ir incluyendo en el calendario a los que cumplan 18 años en 2022. Por último, extender la campaña a los de 15 a 17.

El Gobierno recuerda cada semana que la mortalidad en estas edades debido a la covid no es alta. El presidente, Andrés Manuel López Obrador, atribuyó los amparos en tribunales que presentaban las familias al interés de las empresas farmacéuticas. La voracidad de los laboratorios es una critica que se comparte en muchas otras partes. Las estadísticas que comparte el Gobierno cada martes indican que el riesgo de mortalidad por covid en estas edades ocupa el puesto séptimo, detrás de las agresiones, los accidentes, el suicidio, los tumores cancerígenos, los males cardiacos y las malformaciones congénitas. En 2020 se dieron 249 defunciones por covid en este grupo de población. Pero no se especifica si tenían otras enfermedades o estaban sanos por completo.

La política y la pandemia han ido de la mano. En esta ocasión, a la negativa del Gobierno a vacunar a los adolescentes se sumó el contraataque del PRI, que puso a disposición de las familias que quisieran vacunar a sus hijos un documento para que solicitaran un amparo en los tribunales. El partido de la oposición entendía que vacunas solo a los que presentaran comorbilidades era excluyente y discriminatorio, por tanto “inconstitucional”. A las iniciativas de la oposición, el Gobierno respondió con la impugnación de las órdenes que llegaban de tribunales y le obligaban a vacunar a los menores, aunque estuvieran sanos. Lo consideraban “excesivo”. Hoy ya, todo aquello es inútil, porque la campaña para vacunarlos ha dado el pistoletazo de salida.

Suscríbase aquí a la newsletter de EL PAÍS México y reciba todas las claves informativas de la actualidad de este país

Regístrate gratis para seguir leyendo

Normas

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS