El papa Francisco invita a “sanar las heridas” del pasado

El presidente López Obrador agradece a Francia e Italia su colaboración en las celebraciones del Bicentenario

El presidente López Obrador escucha una misiva leída por el cardenal Rogelio Cabrera, arzobispo de Monterrey y presidente del Episcopado Mexicano.
El presidente López Obrador escucha una misiva leída por el cardenal Rogelio Cabrera, arzobispo de Monterrey y presidente del Episcopado Mexicano.Sáshenka Gutiérrez (EFE)

El presidente de México, Andrés Manuel López Obrador, se ha prodigado este lunes en elogios a los Gobiernos de Francia y de Italia por su colaboración en las celebraciones del Bicentenario de Independencia. El mensaje del mandatario al comienzo de los actos conmemorativos, que culminarán esta noche con una representación de la entrada del Ejército Trigarante en la capital, ha sido una escenificación del fortalecimiento de las relaciones con los dos países europeos. Primero durante la conferencia de prensa matutina, en la que un general de brigada del cuerpo de los Carabineros ha sido condecorado con la Orden Mexicana del Águila Azteca, la más alta distinción que se concede a los extranjeros. Después, durante la inauguración de una exposición dedicada a “la grandeza de México”, que se ha instalado gracias a los préstamos de París y de Roma. López Obrador ha mostrado también especial gratitud al papa Francisco, que envió una carta al presidente de la Conferencia Episcopal, monseñor Rogelio Cabrera López, en la que invita a “sanar las heridas” del pasado.

El mandatario ha roto el protocolo de la inauguración de la muestra, inaugurada en el Museo de Antropología y en la Secretaría de Educación Pública, para lanzar unos agradecimientos que, al mismo tiempo, tienen un fondo diplomático. Ha mencionado el apoyo de Estados Unidos para pasar a resaltar “de manera muy destacada” la intervención del Gobierno francés. “Fue el que más piezas nos prestó para la exposición”, manifestó.

Más información
López Obrador lanza el Día de la Independencia un alegato en defensa de la soberanía de Cuba
Celebración del Bicentenario: la ausencia de altos representantes del Gobierno español muestra la frialdad de la relación bilateral

“Hacer un agradecimiento especial al Vaticano, al papa Francisco, nos entregaron documentos, piezas, como nunca se había hecho. Y agradecer de manera muy especial al Gobierno de Italia, y a su pueblo, al general Roberto Riccardi, que nos solo nos presta las piezas, sino que las recoge de exposiciones, de subastas, piezas robadas, patrimonio de los pueblos como es el caso de tantas piezas arqueológicas de México que han sido recuperadas por los carabineros de Italia”, ha proseguido López Obrador en referencia al trabajo del comandante de la brigada encargada del patrimonio cultural. El presidente mexicano ha hablado del “ejemplo” de Francia y de Italia y ha anunciado que dio instrucción para que la Guardia Nacional forme un equipo especial dedicado a combatir el tráfico de objetos arqueológicos. “Imagínense si todos los países contáramos con esta misma corporación”, ha dicho.

Andrés Manuel López Obrador entrega la condecoración del Águila Azteca en grado de placa al General Roberto Riccardi, comandante de los Carabineros de Italia.
Andrés Manuel López Obrador entrega la condecoración del Águila Azteca en grado de placa al General Roberto Riccardi, comandante de los Carabineros de Italia.Sáshenka Gutiérrez (EFE)

El mandatario ha finalizado su intervención con una mención “a todos los países”. “A lo mejor”, ha reconocido, “omití mencionar algún país, pero son todos y esta es la casa de ustedes. México es sinónimo de amistad entre los pueblos del mundo y estamos afiliados al partido de la fraternidad universal”. En los actos conmemorativos de los 200 años de la independencia resulta significativa la ausencia de altos representantes de España, lo que refleja la frialdad que rodea las relaciones con el Gobierno de Pedro Sánchez. Los desencuentros se iniciaron a principios de 2019, cuando López Obrador exigió a Madrid y al Vaticano unas disculpas por los desmanes de la conquista. Ese perdón no llegó. Aunque en todo lo esencial los cauces naturales de cooperación no se han visto afectados, ese clima favoreció las fricciones políticas.

El papa Francisco reconoce en su carta, leída públicamente durante la conferencia mañanera del presidente, que “para fortalecer las raíces es preciso hacer una relectura del pasado, teniendo en cuenta tanto las luces como las sombras que han forjado la historia del país”. “Esa mirada retrospectiva incluye necesariamente un proceso de purificación de la memoria, es decir, reconocer los errores cometidos en el pasado, que han sido muy dolorosos. Por eso, en diversas ocasiones tanto mis antecesores como yo mismo hemos pedido perdón por los pecados personales y sociales, por todas las acciones u omisiones que no contribuyeron a la evangelización”, escribió Jorge Mario Bergoglio. Sin embargo, Francisco llamó a no “evocar los dolores del pasado” sin avanzar, “sino para aprender de ellos y seguir dando pasos en vistas a sanar las heridas, a cultivar un diálogo abierto y respetuoso entre las diferencias y construir la tan anhelada fraternidad priorizando el bien común por encima de intereses particulares, las tensiones y los conflictos”.

Suscríbase aquí a la newsletter de EL PAÍS México y reciba todas las claves informativas de la actualidad de este país

Sobre la firma

Francesco Manetto

Estudió Filosofía y Letras y en 2006 empezó a trabajar en EL PAÍS tras cursar el Máster de Periodismo del diario. En Madrid se ha ocupado principalmente de información política y, como corresponsal en la Región Andina, se ha centrado en el posconflicto colombiano y en la crisis venezolana. Actualmente trabaja en la redacción de Ciudad de México

Normas

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS