Selección mexicana fútbol

La FIFA redobla su cruzada contra el grito de “puto” en México

El organismo castiga al país con dos partidos de local sin aficionados por el insulto homófobo en los estadios. “Paremos ya por favor”, pide el presidente de la Federación mexicana

Aficionados mexicanos durante un partido de la selección en Denver, Colorado, a inicios de junio.
Aficionados mexicanos durante un partido de la selección en Denver, Colorado, a inicios de junio.Helen H. Richardson / Denver Post via Getty Images

El bucle del polémico grito de “puto” parecía no tener salida. Hasta ahora. La FIFA ha elevado el tono y la Comisión Disciplinaria ha tomado acciones: México no podrá contar con aficionados en sus dos próximos partidos como local. Se trata del primer gran castigo por parte del organismo para sancionar a la Federación Mexicana de Fútbol por el comportamiento de sus aficionados. Si continúa el insulto en las tribunas, los castigos pueden escalar a reducción de puntos y, en un caso grave, de excluirlos de una competencia internacional, como el Mundial de Qatar 2022.

Más información

“En nombre del fútbol mexicano y de toda la afición que quiere ver a nuestra selección compitiendo en el Mundial de Qatar, paremos ya por favor el grito de puto, además de ser discriminatorio, lejos de identificarnos como una gran afición nos está alejando de la selección. Lo que para algunos pareciera ser divertido hoy les tengo noticias: no lo es. Los está alejando de los estadios. Por favor paremos”, pidió este viernes el presidente de la Federación, Yon de Luisa. Los partidos con veto de aficionados serán contra Jamaica (2 de septiembre) y Canadá (7 de octubre).

La Federación, además, ha recibido una multa de 1,5 millones de pesos (más de 72.000 dólares) por el grito que se escuchó durante el torneo Preolímpico de la Concacaf que se realizó en Guadalajara (Jalisco), a finales de marzo pasado. Se trataron, en específico, de los partidos contra República Dominicana y Estados Unidos. La FIFA ha advertido que vendrán más sanciones debido a que en un amistoso frente a Islandia, del pasado 29 de mayo, se volvió a escuchar el insulto.

“Hemos dejado una postura firme: rechazamos cualquier tipo de conducta violenta o discriminatoria en cada uno de los estadios donde jueguen nuestras selecciones o clubes. Y exhortando a la afición a evitar este tipo de manifestaciones”, agregó de Luisa. “Creo que [los aficionados] son magníficos a la hora del aliento. Los futbolistas sienten el apoyo de nuestra gente. Pedirles que se centren en la selección. La verdad es que tenemos una gran preocupación por todo lo que va a venir, por las sanciones que podamos sufrir”, opinó Tata Martino, seleccionador de México.

El grito de “puto” se empezó a escuchar en los estadios mexicanos desde hace más de una década. Comenzó en la Liga mexicana y se ha mudado a todos sitios donde va la selección mexicana. Cada que un portero rival realiza un saque los aficionados intentan desconcentrarlo con el insulto. La palabra “puto” es una forma peyorativa para referirse a los homosexuales en México. Los aficionados han defendido el grito bajo el argumento de que es parte del folclore del fútbol mexicano y que no se trata de nada despectivo. La FIFA, sin embargo, se ha opuesto y se ha dedicado desde 2014 a erradicarlo. Fue en el Mundial de Brasil cuando empezaban las advertencias que escalaron a sanciones económicas y, ahora, con partidos sin aficionados. El siguiente castigo será que México pierda puntos rumbo al Mundial.

Durante el Mundial de Rusia 2018, la FIFA advirtió de que si los aficionados volvían con el insulto los podían sacar del estadio. En todo el torneo no hubo ningún incidente con este tipo y parecía que se había alejado la mancha de las sanciones. Desde 2019, se han establecido protocolos en contra de cualquier conducta discriminatoria en todo el fútbol mexicano. Han insistido terminar con la mala actitud de los aficionados con varias campañas de los futbolistas mexicanos en cada uno de los estadios y en redes sociales.

A inicios de junio, la Concacaf promovió la campaña What’s wrong is wrong (Lo que está mal, está mal), en la que trataba de pedir, una vez más, que en ningún estadio en EE UU los aficionados mexicanos o latinos lanzaran el grito de “puto”. Han implementado un protocolo en el que si se escucha el grito se suspenderá el partido por unos minutos, si reinciden se puede dar por finalizado el partido y realizarlo, sin público, al día siguiente. Así sea un amistoso o un partido oficial.

Suscríbase aquí a la newsletter de EL PAÍS México y reciba todas las claves informativas de la actualidad de este país

Archivado En:

Más información

Te puede interesar

Lo más visto en...

Top 50