México y Bolivia promueven un frente para evitar intervenciones de la OEA en política interna

Los Gobiernos de López Obrador y de Luis Arce advierten a la organización de que no tolerarán “injerencias” de las misiones electorales

El presidente de México, Andrés Manuel López Obrador, a la derecha, recibe a su homólogo boliviano, Luis Arce, este miércoles en Ciudad de México.
El presidente de México, Andrés Manuel López Obrador, a la derecha, recibe a su homólogo boliviano, Luis Arce, este miércoles en Ciudad de México.Presidency of Mexico HANDOUT (EFE)

La principal declaración de intenciones que ha dejado este miércoles la visita oficial a México del presidente boliviano, Luis Arce, es un mensaje que tiene que ver con la reivindicación de la soberanía nacional. Su Gobierno y el de su anfitrión, Andrés Manuel López Obrador, han suscrito un documento de 23 puntos con medidas de cooperación sanitaria, económica y diplomática. Entre ellas figura una iniciativa especialmente significativa por su carga política en la región. Los dos países han acordado impulsar un frente para limitar el margen de acción de las misiones electorales de la Organización de Estados Americanos (OEA) y así evitar las que consideran intervenciones del organismo multilateral en política interna.

El documento señala que México y Bolivia “coincidieron en la importancia de promover el carácter exclusivamente técnico, objetivo e imparcial de las misiones de observación electoral de la Organización de Estados Americanos (OEA)”. López Obrador y Arce llaman a esas delegaciones, que suelen supervisar las elecciones en la mayoría de los países de Latinoamérica, a “ceñirse a los principios de no intervención, el respeto a la autodeterminación, el diálogo, la negociación, la búsqueda de consensos y la solución pacífica de controversias, considerando prioritaria la construcción de un multilateralismo que favorezca el bienestar de las personas y la dignidad de los pueblos”.

“Asimismo, coincidieron en la necesidad de que la Secretaría General de la OEA se limite a actuar dentro de su propio marco institucional y a abstenerse de intervenir en los asuntos internos de los Estados miembros”, continúa el texto del acuerdo. “México exhortó a la OEA a respetar la voluntad del pueblo boliviano y la democracia. Ambos países coincidieron en no tolerar injerencias en asuntos internos de los países”.

Esta declaración es esencialmente política por las premisas que la motivan. La OEA y su secretario general, Luis Almagro, fueron, junto con la oposición boliviana, el principal altavoz de la tesis del fraude en las elecciones de octubre de 2019. Esas acusaciones quedaron plasmadas en un informe muy criticado y rebatido por otros organismos internacionales. Pero esa fue la espita que desembocó en una oleada de protestas y en la renuncia de Evo Morales. El líder indígena se había presentado pese a haber perdido un referéndum sobre reelección indefinida cuyo resultado fue pasado por alto por el Constitucional y el Tribunal Electoral. Bolivia estaba partida en dos. Sin embargo, el derrocamiento del presidente dio paso a unas semanas de violencia en las que murieron decenas de personas. Y el gabinete interino que asumió el poder, encabezado por Jeanine Áñez, lo hizo sin legitimidad popular, escudándose en interpretaciones legales.

Un año después, en octubre de 2020, el Movimiento al Socialismo (MAS), el partido de Morales, ganó las elecciones en primera vuelta con Luis Arce. El resultado cuestiona de por sí la tesis del fraude electoral, aunque el problema de la fractura social y política todavía está lejos de resolverse y hace dos semanas Áñez fue detenida al igual que otros exministros bajo las acusaciones de terrorismo, conspiración y sedición.

Arce ha vuelto hoy, durante la conferencia de prensa matutina de López Obrador, a hablar de golpe de Estado y lo ha atribuido a un supuesto intento de corporaciones internacionales de hacerse con el control de las reservas de litio de Bolivia. También ha reconocido a México el apoyo recibido entonces, ya que tanto Morales como buena parte de su Ejecutivo recibieron asilo en el país. “Gracias a esta hospitalidad es que varios de los que enarbolamos los valores de la justicia pudimos ser partícipes de la recuperación de la democracia con el respaldo y la sabiduría del pueblo en las urnas”, ha manifestado en el Senado.

La idea de soberanía es probablemente el pegamento de este viaje y de los vínculos entre los dos Gobiernos. “Nos da mucho gusto tener aquí al presidente Arce. Lo invitamos porque ellos representan la dignidad de todo un pueblo que lucha por la justicia, por las libertades, por la democracia y por hacer valer la soberanía de los pueblos y de las naciones”, ha afirmado López Obrador. Y esa es precisamente la noción que usa el presidente mexicano para justificar la mayoría de sus decisiones, de la polémica reforma del sistema eléctrico a la intromisión en las resoluciones del Poder Judicial. También es una de las palabras a las que más recurre para calificar la llamada Cuarta Transformación como proyecto autodenominado de izquierdas. El Gobierno ha emprendido, sin embargo, un camino en las antípodas de los valores progresistas, por ejemplo, con el movimiento feminista.

Pero López Obrador está decidido a dar prioridad a esa reivindicación de corte nacionalista. Y este jueves la visita oficial de Luis Arce culminará con un acto cargado de simbolismo, su participación en la conmemoración de un triunfo de los mayas frente a los invasores en el Estado de Campeche, la batalla de Champotón.

Suscríbase aquí a la newsletter de EL PAÍS México y reciba todas las claves informativas de la actualidad de este país

Normas

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Logo elpais

Ya no dispones de más artículos gratis este mes

Suscríbete para seguir leyendo

Descubre las promociones disponibles

Suscríbete

Ya tengo una suscripción