LA CRISIS DEL CORONAVIRUS

La reestructuración financiera de Aeroméxico amenaza a 2.600 empleos

La aerolínea avanza en sus planes de reducir la plantilla en al menos un 15% mientras negocia con los pilotos para suavizar el golpe económico de la pandemia

Un mostrador de Aeroméxico, en el aeropuerto de la capital mexicana.
Un mostrador de Aeroméxico, en el aeropuerto de la capital mexicana.EDGARD GARRIDO / Reuters

Aeroméxico prosigue con sus planes de reducción de plantilla ante el severo golpe que le ha propinado la pandemia. La mayor aerolínea mexicana solicitó el martes a la Corte del Distrito Sur de Nueva York, el tribunal que tramita su reestructuración financiera, que le autorice el despido de 1.830 empleados de tierra. Esta cifra se suma a los 766 sobrecargos que la empresa y su filial Connect también planean liquidar, con lo que los despidos pueden alcanzar al menos a 2.596 trabajadores, el 15% del personal que tenía a finales de 2019. Mientras, las negociaciones con los pilotos están encalladas tras haber rechazado estos una propuesta para reducir salarios y modificar sus condiciones laborales, según afirman a este periódico fuentes del sindicato.

A reserva de que se celebre la audiencia para autorizar los despidos, prevista para el 16 de noviembre, la liquidación del personal de tierra costará algo más de 31 millones de dólares. Los despidos de sobrecargos, solicitados a mediados de octubre, supondrán, a su vez, el pago de 6,2 millones de dólares. Aun así, Aeroméxico espera que los ahorros que acarrea la reducción de personal compensen estos desembolsos.

La aerolínea bandera se encuentra inmersa en un plan de reestructuración desde finales de junio pasado cuando se acogió al Capítulo 11 de la ley de bancarrota de Estados Unidos. El nuevo inversor, el fondo estadounidense Apollo, ha comprometido una inyección de 1.000 millones de dólares, parte de la cual ya ha sido autorizada por las autoridades judiciales, con la que Aeroméxico espera sortear el bache. Aunque en noviembre la aerolínea cuenta operar ya el 83% de los vuelos domésticos que tuvo el mismo mes de 2019, la recuperación avanza a un ritmo menor al previsto, sobre todo en el ámbito internacional.

Los despidos de personal forman parte de la ecuación “ante la perspectiva de un proceso prolongado de recuperación de la demanda”, como señala el último reporte trimestral. Además de las liquidaciones masivas, la empresa también ha negociado licencias sin goce de sueldo, como las que se está aplicando desde julio a 266 de los 1.800 pilotos que tiene. También está previsto que 323 asistentes de vuelo se acojan al mismo esquema.

Por ahora, la aerolínea no ha presentado un plan de liquidación para los pilotos, si bien las negociaciones con el sindicato se encuentran encalladas desde hace varias semanas. Los pilotos apuntan al incumplimiento del aumento de los salarios de acuerdo a la inflación, pactado en el convenio de marzo. Además, el sindicato ha rechazado una propuesta de la empresa que, según afirma, incluía reducciones salariales y jornadas intensivas con vuelos nocturnos hasta por tres días seguidos. “La propuesta es inviable, es muy similar a un modelo de bajo costo”, apunta un portavoz de la Asociación Sindical de Pilotos Aviadores (ASPA).

El sindicato afirma que en los próximos días presentaran una contrapropuesta que tendrá en cuenta la necesidad de reestructurar pero que evitará tocar el corazón de los contratos laborales. Con todo, ASPA descarta por ahora un emplazamiento a huelga a la espera de que se continúe con la negociación. La fecha límite oficiosa es el 31 de diciembre cuando vence el último convenio acordado entre empresa y pilotos para enfrentar la pandemia.

Aeroméxico no es la única aerolínea en apuros. Interjet, hasta hace poco la segunda mayor del país, arrastra graves problemas financieros desde antes de la pandemia. Durante el fin de semana, la empresa tuvo que cancelar decenas de vuelos que dejaron varados a unos 3.000 pasajeros porque no contaba con dinero suficiente para pagar el suministro de turbosina, el combustible de los aviones. La Procuraduría Federal del Consumidor alertó el martes “sobre el riesgo de establecer relaciones comerciales con Interjet”.

Contrario a lo que han hecho otros países, el Gobierno de Andrés Manuel López Obrador ha rechazado presentar un paquete de rescate para el sector. La respuesta económica del Ejecutivo a la crisis del coronavirus, criticada por su flaqueza, ha consistido principalmente en el otorgamiento de microcréditos a pequeñas y medianas empresas y ha dejado de lado a las de mayor tamaño.

Lo más visto en...

Top 50