Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Amenazados dos medios salvadoreños tras sus revelaciones sobre matanzas extrajudiciales de la policía

El Comité Internacional de Periodistas (CIJ) emitió una alerta ante las amenazas contra periodistas de Factum y El Faro

Comandos policiales de El Salvador
Comandos policiales de El Salvador AFP

El Comité internacional de periodistas (CPJ, por sus siglas en inglés), con sede en Nueva York, emitió una alerta ante las amenazas contra periodistas de las publicaciones salvadoreñas Factum y El Faro, tras su investigación sobre los vínculos entre la policía y grupos paramilitares que ejecutaron extrajudicialmente a sospechosos. 

Los periodistas de ambas publicaciones han recibido amenazas a través de las redes sociales, incluido un tuit en el que se advertía que los periodistas de Factum y El Faro "acabarían como Christian Poveda", el periodista franco-español asesinado por la pandilla Barrio 18 en 2009. A ello se añade sospechosas visitas recibidas en las ultimas horas en la redacción de Factum

Aunque en El Faro habían recibido amenazas anteriormente, en el caso de Factum es la primera vez que llega una advertencia tan clara. El motivo tiene que ver con un amplio reportaje publicado la semana pasada en la publicación digital en la que se revela la existencia de un grupo dentro de la policía que participó en ejecuciones extrajudiciales. 

La revista Factum monitoreó durante tres meses a dos grupos de chat en WhatsApp conformados por más de 40 policías de distintas unidades y comprobó la participación de los policías en tres homicidios, dos agresiones sexuales y al menos una extorsión. 

Anteriormente El Faro había revelado cómo agentes de la policía mataron a 14 personas en distintos operativos en La Libertad y La Paz que fueron presentados como "enfrentamientos" entre pandilleros. En el primero de los casos, la policía masacró a ocho personas: seis pandilleros, una menor de edad y el cuidador de una finca, San Blas, que no tenía ningun vínculo con las pandillas.

El Comité Internacional de Periodistas pidió a las autoridades salvadoreñas "una investigación rápida y creíble sobre las amenazas" y la puesta en marcha de medidas suficientes para garantizar la seguridad de los periodistas.

Hasta el momento Howard Cotto, jefe de la Policía Nacional de El Salvador, y el vicepresidente, Óscar Ortiz, dijo a Factum que no eran conscientes de los informes de actividad ilegal de los agentes de policía y se comprometió a abrir una investigación.

La realidad, sin embargo, es que su primera expresión pública del vicepresidente Ortiz sobre el asunto sonó bastante menos comprometida y frívola: "Hay que tocar madera para que no pase algo con un periodista", dijo este lunes. 

El Salvador es uno de los países más violentos del mundo y las investigaciones periodísticas se dan en medio de un polémico plan de seguridad puesto en marcha por el gobierno del FMLN, que aumenta la presencia de soldados y policías en las calles para combatir a las pandillas.

Más información