Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Los juegos de guerra de Vladimir Padrino

El ministro de Defensa venezolano agita el fantasma del enemigo exterior en una demostración militar

La militarización de la sociedad venezolana promovida por el Gobierno de Nicolás Maduro ofrece imágenes insólitas incluso para un régimen que recurre a diario a la narrativa del enemigo exterior para justificar sus planes. El ministro de Defensa, Vladimir Padrino, ha difundido este jueves a través de Twitter un vídeo en el que exhibe sus dotes de soldado bolivariano en un campo de tiro. Pertrechado para el combate, dispara con tino desigual a distintos blancos: unas siluetas, unos globos, unas dianas. Lo hace con una pistola, empleando ambas manos, y, con dudosa destreza, con un subfusil. La demostración, que consta de un plano semisubjetivo de más de un minuto, termina con una declaración de intenciones.

Padrino se dirige a los venezolanos, el mismo día en que las fuerzas opositoras han endurecido el pulso a Maduro con una huelga general, para agitar el fantasma del peligro inminente. “Un poco de entrenamiento individual, con mis compañeros de armas aquí, usando las armas de la República para garantizar nuestra independencia, para esto son las armas, nuestra soberanía”, afirma el ministro. La retórica militar le sirve también para ilustrar el trabajo de más de 100.000 uniformados. “Tenemos derecho a ser libres, independientes. La Fuerza Armada Nacional Bolivariana, en cumplimiento de sus tareas constitucionales, está desplegada hoy en todo el territorio nacional en el marco de la Gran Misión Abastecimiento soberano, verificando todos los ciclos productivos y distributivos, para garantizarle al pueblo su derecho a su abastecimiento”, dice.

El titular de Defensa concluye con un llamamiento al voto en las elecciones de la Asamblea Nacional Constituyentes convocadas para el 30 de julio y rechazadas no solo por la oposición y buena parte de la comunidad internacional, sino también por sectores del chavismo que acusan a Maduro de traicionar el legado del expresidente Hugo Chávez. “Próxima fiesta electoral, el próximo 30 de julio”, remata Padrino. “Te esperamos, venezolano, la seguridad está garantizada. Venceremos”. En abril, el mandatario anunció su intención de armar a un millón de civiles de la Milicia Nacional Bolivariana, un cuerpo de apoyo a las fuerzas armadas. El primer paso consiste en llegar a los 500.000 milicianos, aunque la meta es “la organización y entrenamiento de un millón”. A todos ellos Maduro les prometió un fusil.

Más información