Un gobernador opositor atribuye a las FARC la desaparición de un helicóptero venezolano

No hay rastro del vehículo desde el 30 de diciembre, cuando sobrevolaba el Amazonas

Miembros de las FARC trabajan en una Zona de Agrupamiento.
Miembros de las FARC trabajan en una Zona de Agrupamiento.Schneyder Mendoza (EFE)

Desde el pasado 30 de diciembre permanece desaparecido un helicóptero del Ejército venezolano que recorría la ruta entre las poblaciones de Puerto Ayacucho y La Esmeralda, en el Estado de Amazonas. El martes la Asamblea Nacional, de mayoría opositora, convocó a declarar sobre el caso al gobernador del Estado, Liborio Guarulla. Según Guarulla, también opositor, la aeronave podría haber sido secuestrada por subversivos de la guerrilla colombiana de las FARC que, siempre según el gobernador, mantienen 4.000 efectivos armados en esa provincia venezolana.

Guarulla denunció durante su comparecencia que solo un avión estaría rastreando el territorio en busca de los desaparecidos, y que los radares militares recientemente adquiridos de China para monitorear el sobrevuelo de aeronaves irregulares vinculadas al narcotráfico y el comercio ilegal se mantienen inoperantes.

El gobernador había asomado desde su cuenta de Twitter, el pasado 5 de enero, que un grupo de indígenas habría encontrado el aparato cerca del cerro Duida de esa entidad venezolana, pero fue rápidamente desmentido por el Gobierno central. “El Gobierno no ha suministrado ninguna información sobre los operativos de rastreo”, denunció Guarulla.

El aparato, un Mi17V5 de fabricación rusa (una versión adaptada del Mi8 de catálogo), transportaba a 13 personas, entre tripulantes militares y pasajeros, algunos de ellos indígenas de la región.

El caso va rumbo a convertirse en el mayor misterio de la aeronáutica venezolana. El Estado de Amazonas, de relieve abrupto y vegetación predominantemente selvática, es el más austral del país. Su superficie excede los 177.000 kilómetros cuadrados y tiene una densidad de población de apenas un habitante por kilómetro cuadrado. Además de los desafíos que supone una operación de búsqueda y rescate en esas condiciones, el Gobierno, que sigue alimentando la esperanza de que los pasajeros sigan con vida a casi mes y medio de su desaparición, se esfuerza por mantener en secreto todo lo concerniente al caso.

El pasado 14 de enero, durante el inicio de unas maniobras militares, el presidente Nicolás Maduro se refirió muy brevemente al misterio. Aunque aseguró que, aunque 12 aeronaves continuaban la búsqueda durante “las 24 horas del día”, no se daban abasto, y pidió la colaboración de aviones comerciales.

Únete a EL PAÍS para seguir toda la actualidad y leer sin límites.
Suscríbete

Regístrate gratis para seguir leyendo

Normas

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS