Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Padrés, el primer exgobernador en caer

Un juez decide formal prisión para el exmandatario de Sonora incapaz de demostrar el origen de casi 9 millones de dólares. Otros tres más están en el punto de mira

El exgobernador Guillermo Padrés el pasado jueves.
El exgobernador Guillermo Padrés el pasado jueves. EFE

La caza y captura de los gobernadores corruptos ha comenzado este martes y los mexicanos tienen ya la primera foto en la retina de un gobernador tras las rejas. Se trata de Guillermo Padrés, gobernador de Sonora hasta hace dos meses.

Este martes la justicia dictó auto de formal prisión por los delitos de lavado de dinero y defraudación fiscal. Padrés no ha logrado convencer al juez sobre el origen de los 8’8 millones de dólares (134 millones de pesos) que tiene depositados en cuentas en el extranjero. Posteriormente, dispersó los recursos a empresas controladas por el núcleo familiar en México con el fin de ocultar su origen; empresas que facturan operaciones simuladas.

El exmandatario llevaba desde el pasado jueves encarcelado cuando se presentó voluntariamente a declarar. Ese mismo día él y su hijo fueron detenidos.

Tras conocer el auto, su abogado Antonio Lozano anunció que recurriría el mismo "porque no puede ser que la procuraduría (general de la República) actúe de esa manera, con una averiguación previa oculta (por delincuencia organizada) cuando había abierta otra por los mismos hechos en donde habíamos comparecido", dijo.

De los cuatro gobernadores señalados, tres son del PRI y el unico encarcelado, Padrés, al opositor PAN

Sin embargo, aunque esperada, la detención de Padrés ha sido la más sorprendente.

De los cuatro gobernadores en el punto de mira de la justicia el de Veracruz; Javier Duarte, por cuyo paradero se ofrecen 15 millones de pesos, el de Chihuahua, Cesar Duarte, señalado de tener 36 propiedades y hasta un banco y el de Quintana Roo, Roberto Borge, acusado de dar concesiones y quedarse con terrenos frente al Caribe, la de Padrés parecía la más remota y da pie a suspicaces interpretaciones. De los cuatro exgobernadores, tres pertenecen al Revolucionario Institucional (PRI) y sólo el encarcelado Padrés al opositor Acción Nacional (PAN).

Su detención tiene también una lectura en clave interna dentro de la derecha, embarcada en una guerra para la elección de candidato presidencial para el 2018. Las dos familias enfrentadas afilan los cuchillos para ser el candidato elegido. Por un lado el actual presidente del partido, Ricardo Anaya, y por otro Margarita Zabala, esposa del expresidente Felipe Calderón.

Con la detención de Padrés, Anaya intentan recuperar parte la iniciativa ética y política aunque muchos en su partido lo acusan de traición al haber ‘entregado’ a uno de los principales promotores de su candidatura cuando optó a la dirigencia del PAN.

El exgobernador encarcelado forma parte del grupo de 12 exmandatarios que tienen problemas con la justicia o bien han sido señalados por sus predecesores en los últimos años; unos están detenidos, otros son perseguidos y otros están amparados, señalados por problemas con el narcotráfico, corrupción, lavado de dinero o enriquecimiento ilícito. Sin embargo, la estrella del Olimpo corrupto es el exgobernador de Veracruz, Javier Duarte, quien acumula más de 70 denuncias en su contra y está en busca y captura desde hace un mes.

Más información