Tres policías de Veracruz, detenidos por matar a tiros a una madre y a su hijo

Los agentes dispararon sin previo aviso contra el coche de la familia. La madre de 34 años y su hijo de 18 fallecieron en el acto

Francisco Sarro muestra una imagen de su familia.
Francisco Sarro muestra una imagen de su familia.Sergio Hdez. Vega

"No disparen, llevo niños", gritó desesperada Axaharim López, de 34 años. Unos segundos más tarde, una de las balas de la Policía Municipal de Veracruz le atravesó la cabeza y murió en el acto. La noche del lunes Francisco Sarro, sus tres hijos y su mujer venían de una feria de caballos en Puebla. Su camioneta, según cuenta la fiscalía, se parecía mucho a la que andaban buscando los agentes. Alrededor de las once de la noche, dos patrullas les cerraron el paso y descargaron 25 disparos sin previo aviso que acabaron con la vida de López y de su hijo mayor, Ricardo, de 18 años.

"Probablemente fue un error, los confundieron", fue la única explicación que le dieron las autoridades a la familia. Pese a que los hechos ocurrieron hace cinco días, ha sido este jueves cuando se han decretado las órdenes de captura. Poco después, la fiscalía ha informado de que hay tres detenidos. Se les acusa de homicidio calificado e intento de homicidio, referido al coche que realmente estaban persiguiendo. Según el testimonio del padre, eran por lo menos seis policías los que dispararon.

Comenzaron a tirotear la camioneta de los Sarro desde lejos. Asustados, aparcaron su coche a la orilla de la carretera. Según sus declaraciones, los agentes no dejaron de agujerear el vehículo. "Sonaban tres, cuatro balazos, paraban y volvían a cargar. Yo les decía a mis hijos que se agacharan", recuerda el padre al reportero local Miguel Ángel León en el funeral de su esposa y su primogénito. "Todos estábamos agachados, pero mi mujer se enderezó y pidió que se detuvieran por los niños. Fue lo último que alcanzó a hablar. Ahí me la mataron", cuenta Sarro.

Entierro de la madre y el hijo de los Sarro en Veracruz.
Entierro de la madre y el hijo de los Sarro en Veracruz.Sergio Hdz. Vega

Las autoridades no han querido dar más detalles de lo sucedido. Los testimonios de la familia apuntan a que ni siquiera les dieron el alto ni les pidieron que se bajaran del vehículo. Cuando uno de los agentes se acercó a ellos se dio cuenta de que no eran los que andaban buscando. Una confusión, insisten en el órgano judicial. Todos los agresores se dieron a la fuga y dejaron grabadas en la memoria de los supervivientes las imágenes del terror. Su hija de 15 años y su hermano pequeño de 9 intentaron mover a su madre y su hermano mayor, pero según recuerdan, había demasiada sangre.

Los Sarro son una familia de campesinos que vive en un pequeño pueblo de escasos 500 habitantes, en el municipio de Martínez de la Torre, al norte del Estado. Su padre se encarga de la siembra de tomate y maíz y les ha contagiado a todos su afición por la charrería, la monta de caballos típica mexicana. El lunes fue la última vez que disfrutaron juntos de la tradición familiar.

Únete a EL PAÍS para seguir toda la actualidad y leer sin límites.
Suscríbete

La fiscalía no ha querido explicar a este diario por qué los agentes dispararon sin previo aviso a la camioneta, fueran los Sarro o a quienes andaban buscando. Veracruz se ha convertido en los últimos años en una tierra violenta, donde la sombra de la corrupción policial y la impunidad se hace cada vez más grande. El 11 de enero de este año, un grupo de policías entregó al narco a cinco jóvenes que aparecieron muertos poco después en Tierra Blanca (centro de Veracruz). Dos meses después, algo similar le ocurrió a tres chicos al norte, en Papantla. En ese caso fueron detenidos ocho agentes. Ni rastro de los chicos.

Los Sarro pensaban que los iban a matar a todos. La fiscalía insiste en que no "habrá impunidad", pero los vecinos recuerdan haber oído eso antes. El organismo suma otro caso más a la lista negra de la corrupción policial.

Sobre la firma

Elena Reina

Elena Reina es redactora de la delegación de México de EL PAÍS desde 2014. En 2020 ganó el Premio Gabriel García Márquez de Periodismo por la cobertura de la crisis migratoria en la frontera sur. Se ha especializado en temas de narcotráfico, migración y violencia de género.

Normas

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS