Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

Polémica en Argentina por el dinero en el exterior de los ministros de Mauricio Macri

Los más importantes admiten fondos fuera de varios millones de dólares

Mauricio Macri y su ministro de Economía, Alfonso Prat-Gay en la residencia oficial de Olivos.
Mauricio Macri y su ministro de Economía, Alfonso Prat-Gay en la residencia oficial de Olivos. Reuters

Todos los gobernantes argentinos llegan a la Casa Rosada con un objetivo común: lograr que vuelva al país una parte del dinero que sus compatriotas, en especial los más ricos pero también la clase media, tiene en el extranjero o “escondido en los colchones”. Diferentes cálculos hablan de hasta 200.000 millones dólares. Nadie lo ha logrado recuperar. Mauricio Macri está a punto de intentarlo de nuevo con una gran amnistía fiscal, pero se ha encontrado en el camino con un problema de opinión pública: ha estallado la polémica al conocerse que él mismo y varios de sus ministros clave, sobre todo los económicos, tienen fondos de millones de dólares en el exterior. Desde el ministro de Economía hasta el gobernador del Banco Central. Todos tienen dinero fuera, aunque insisten en que está declarado y es legal.

Para un argentino, incluso aunque sea un máximo responsable político, es tan habitual tener el dinero fuera que Carlos Melconian, un economista cercano a Macri, que le ha situado como presidente del Banco Nación, el mayor banco público del país, confesó abiertamente no solo que tiene dinero fuera sino que piensa dejar allí una buena parte pase lo que pase como garantía para el futuro de su descendencia. Una demostración de desconfianza en la economía y el sistema financiero argentino impensable en otras latitudes pero muy normal en un país que sufrió el corralito en 2001.

“Como muchos argentinos, tengo dinero guardado en el exterior”, admitió Melconian en el programa de Mirtha Legrand. Cuando le preguntaron si lo va a traer ahora que Macri está en el poder y él mismo en el Banco Nación, el economista dejó claro que está esperando a ver si se genera más confianza. El macrismo lleva seis meses en el poder pero no parece suficiente. “Por supuesto que voy a traer parte de mi dinero, y parte quedará afuera para mis hijos", y matizó para concluir: "A medida que el país vaya generando confianza todos traeremos los fondos". La declaración jurada de Melconian ocupa 12 folios y tiene hasta 60 casillas dedicadas a las diferentes cuentas e inversiones en el exterior. De hecho casi todo su patrimonio, valorado en unos 77 millones de pesos (4,8 millones de euros) está fuera, sobre todo en EEUU. Cristina Fernández de Kirchner, que ha hecho pública una fortuna similar (también 77 millones) declara que lo tiene todo en Argentina. En el entorno del Gobierno algunos aseguran que precisamente los macristas tenían los fondos fuera por temor al kirchnerismo.

“Voy a traer parte de mi dinero, y parte quedará afuera para mis hijos". Carlos Melconian, presidente del Banco Nación.

El propio Macri ha abierto la veda de la repatriación al anunciar que traerá a Argentina los 18 millones de pesos (1,125 millones de euros) que tiene en Las Bahamas. Pero aún no está claro si sus ministros van a seguir el ejemplo. La legislación argentina obliga a todos los responsables políticos a hacer públicos sus bienes y ahí ha llegado el problema. La Oficina Anticorrupción, dirigida por Laura Alonso, publica en su web las declaraciones de los ministros y ahí se puede comprobar por ejemplo que el responsable de Economía, Alfonso Prat Gay, el ideólogo de la amnistía fiscal con la que espera recuperar hasta 20.000 millones de dólares, también tiene fondos en el exterior. Prat Gay declara cinco cuentas e inversiones distintas en EEUU con 40 millones de pesos (2,5 millones de euros). El año anterior declaraba tener allí 27 millones de pesos (1,7 millones de euros), por lo que su patrimonio en el exterior ha aumentado un 48% en 2015, el año en el que hacía campaña con Macri y ya muchos apuntaban que sería el ministro de Economía. Una portavoz del ministro señala que se trata de dinero que él tenía en el exterior en el pasado y que lo ha utilizado en su totalidad para comprar bonos argentinos.

Prat Gay, que en el pasado fue directivo de JP Morgan y asesor de Amalia Lacroze de Fortabat, una de las mayores fortunas del país, está en plena campaña para convencer a los argentinos más ricos de que traigan su dinero al país y utilicen la amnistía fiscal, que para los casos de cantidades grandes llevará un impuesto del 10%. “Lo que es seguro es una cosa: los evasores fiscales saben que a partir de enero los saldremos a buscar”, aseguró en una reciente entrevista concedida a EL PAÍS.

Otros ministros tienen más dinero fuera que Prat Gay. El de Industria, Juan José Aranguren, tiene casi 50 millones de pesos en EEUU (3,1 millones de euros), además de otra cuenta en euros en Holanda. Su caso ha sido aún más polémico porque buena parte de ese dinero está en acciones de Shell, la compañía de que la fue consejero delegado en Argentina. El hecho de que como ministro ahora pueda influir decisivamente sobre el precio del combustible ha provocado críticas por un posible conflicto de intereses, que él rechaza.

Pero no todos en el Gobierno de Macri tienen dinero en el exterior. Y eso está generando alguna fricción interna, porque otros ministros entienden que sus compañeros deberían dar ejemplo y seguir la estela del presidente repatriando sus fondos. "Estamos generando una confianza que antes no existía. Entonces es saludable que todos los argentinos decidan apostar sus ahorros en el país, empezando por los funcionarios", clamó Rogelio Frigerio, ministro del Interior, en un mensaje clarísimo a sus compañeros de Gabinete.

De momento ninguno de ellos ha anunciado la repatriación y el propio presidente, hijo de uno de los empresarios más ricos del país y acostumbrado a moverse en un ambiente en el que tener cuentas en el exterior es más que habitual, evitó meterles presión. “Cada uno tiene que hacer lo que le parezca que le conviene”, sentenció Macri cuando le preguntaron si los demás seguirían su estela.

Más información