Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La inevitable legalización

El gobierno mexicano sabe bien que en el tema drogas no es posible tomar decisiones que no cuenten con la venia de Estados Unidos

Lo primero que hay que decir al hablar de lo que en la actualidad sucede con la mariguana en México y el mundo es que su legalización parece inminente. Existen fuertes resistencias, viejos prejuicios e intransigencias atávicas, pero todo indica que en los próximos años el uso recreativo del cáñamo será finalmente aceptado en la mayor parte del mundo, y que estamos cerca de que a la planta le sea expedida su acta oficial de nacimiento, que le permita convivir legalmente con otras drogas como el alcohol y el tabaco.

No obstante, mientras esto sucede, en particular en México, las cosas aún no están bien definidas y los políticos mexicanos no saben bien cómo actuar. Encajonada en un discurso prohibicionista muy cerrado, la clase política mexicana (con efímeras y aisladas excepciones) parece estar atrapada en su propio redil inquisitorial. No obstante, su añeja vocación ventrílocua de remedar lo que el gobierno estadounidense le ordene en cuanto a drogas se refiere, está en una etapa de cambio debido justamente a que los gobernantes del país del norte están en vías de transformar su política prohibicionista sobre las drogas ilegales, optando, de manera discreta y lenta pero segura, por legalizarlas, comenzando por la mariguana.

La clase política mexicana parece estar atrapada en su propio redil inquisitorial

El gobierno mexicano sabe bien que en el tema drogas no es posible tomar decisiones que no cuenten con la venia de Estados Unidos o que de hacerlo corre el riesgo de enfadar al viejo Tío Sam. Así que, al hablar de lo que sucede actualmente en la Suprema Corte de Justicia, donde se debate la aceptación o no de un club que solicita legalmente autoproducir mariguana para consumo propio, hay que tomar en cuenta este elemento.

¿Qué sucedió este miércoles 29 de octubre cuando la SCJ decidió postergar una semana su fallo de permitir o no la existencia legal de un club de autoconsumidores de mariguana en el Distrito Federal? La respuesta: o alguien de las altas esferas políticas frenó la decisión (permisiva o no) que iban a tomar (ya mostraron su vocación progre de aceptar el matrimonio gay hace unas semanas), o ellos mismos dudaron de tomarla y decidieron ponderar más el asunto, no fuera que la regaran.

No creo que la SCJ en este punto actúe de manera autónoma; me resisto a creer que en un tema tan delicado como la legalización de las drogas, Presidencia y Gobernación no le den línea a los magistrados. Si esto es cierto, lo que la SCJ resuelva será una decisión no de ella sino del gobierno federal, que revelará la posición de este respecto al ineludible tema de la legalización de la mariguana. Si la SCJ falla a favor de la existencia legal del club de autoconsumidores, el mensaje será claro: el gobierno federal estaría optando por una estrategia distinta a la prohibicionista, modernizando su política sobre las drogas ilegales; sería el principio del fin de una política de casi un siglo de cerrazón e histeria. Si resuelve no legalizar el club, el mensaje también será claro: no habrá cambios en la política sobre las drogas ilegales en México, las cosas seguirán igual y habrá que esperar a que las transformaciones en Estados Unidos y el mundo en este asunto obliguen al gobierno mexicano a modificar su política.

No creo que la SCJ en este punto actúe de manera autónoma

Sea cual sea el fallo del próximo miércoles, el gobierno federal enviará un mensaje de humo (no de mariguana) y al conocerlo sabremos si opta por una política inteligente sobre el estatus legal del cáñamo recreativo o si continúa sumido en su sempiterna y obtusa posición prohibicionista. Tampoco puedo dejar de creer que todo esto no depende del tipo de coaching que el gobierno de EU le procure al gobierno mexicano, es decir, si le parece o no conveniente a los gobernantes estadounidenses iniciar en estos momentos en México un proceso de legalización de las drogas, comenzando con la mariguana. ¿O será que en esta ocasión el gobierno mexicano e incluso la SCJ actuarán con autonomía? Quisiera creerlo.

* Jorge García-Robles es autor de Antología del vicio. Aventuras y desventuras de la mariguana en México (Laberinto ediciones), que se publicará en diciembre.

Si la SCJ falla a favor de la existencia legal del club de auto consumidores, el mensaje será claro

Más información