Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

“Peña Nieto es la pantalla plana, el horror que el HD no logra ocultar”

El cineasta mexicano aplaude la toma de conciencia de parte de la población sobre la manipulación de los medios pero se muestra escéptico sobre un cambio profundo en su país

Kizza Terrazas.
Kizza Terrazas.

Kyzza Terrazas, mexicano nacido en Nairobi en 1977, escritor y director de cine, es autor de dos libros de relatos, El primero ojo y Cumbia y desaparecer. Como cineasta debutó con El lenguaje de los machetes, proyectada en la Mostra de Venecia de 2011. La película, inspirada en los atentados del 11-S y en la revuelta de la localidad mexicana de San Salvador Atenco de 2006, es ante todo, una historia de amor y fue recibida con aplausos por la crítica. En sus respuestas al cuestionario de EL PAÍS, Terrazas saluda la reacción de parte del pueblo mexicano contra el monopolio de los medios durante la campaña pero se muestra escéptico sobre un cambio profundo de la realidad de su país.

Pregunta. Defina con una frase a cada uno de los tres candidatos principales.

Respuesta. López Obrador (PRD) es un luchador social demasiado preocupado con probar que es un luchador social. Josefina Vázquez Mota es como la sección de libros de superación personal: mojigatería superficial y profundamente dañina. Enirque Peña Nieto es una pantalla plana, el horror que el HD no logra ocultar.

P. ¿Qué le ha parecido lo mejor y lo peor de la campaña?

R. Lo único rescatable de la campaña es constatar —sobre todo a raíz del movimiento #YoSoy132, pero no únicamente— que un sector grande de la población rechaza el estado de cosas: monopolio en medios de comunicación y, por supuesto, a los propios partidos, al sistema que los alenta, solapa y permite sus excesos. Lo peor: que aún con esa suerte de despertar intuyo que la cosa seguirá igual, y que la seudodemocracia resulta muy cara e insuficiente.

P. ¿Cuál es la primera medida que le pediría adoptar al nuevo presidente?

R. Convocar a un verdadero diálogo entre las fuerzas políticas —que no sólo incluya a partidos— para hacer frente a la emergencia que vive el país por la violencia, y para marcar el rumbo de una profunda reforma política y económica.

P. ¿A quién va a votar? / ¿Quién cree que va a ganar?

R. Con gran desconcierto, votaré por AMLO. Creo que ganará EPN.

P. ¿Usted también es 132?

R. Sí, en algún sentido. Con un grupo de amigos, desde antes de las elecciones, impulsamos una suerte de manifiesto —más a manera de conversación— que tiene algunos vasos comunicantes con el #YoSoy132, pero habla puntualmente de la necesidad de caminar hacia una nueva ética civil. Esa serie de ideas pueden consultarse en: http://revolucionsinviolencia.com/

P. ¿Con qué candidato saldría a cenar?

R. Con ninguno.

R. ¿Le quita el sueño la posibilidad de un fraude en las urnas?

R. No. Pero sí me frustra mucho ver que, a pesar de todos los esfuerzos de tantos años, de tantos movimientos sociales importantes, los partidos políticos hayan sido incapaces de impulsar una reforma electoral verdadera que hubiera permitido una elección diferente y que sigan existiendo —de nuevo, por parte de todos los partidos, pero sobre todo del PRI— prácticas añejas de compra y coacción de votos.

P. Complete la frase: "En los últimos 12 años de Gobierno me hubiera gustado que...".

R. Se diera cuenta que el mundo y los países no caminan por buen rumbo y que hubiera sido lo suficientemente razonable y sensato como para promover la justicia en su sentido más amplio, que bajara un poco los brazos, que dejara de actuar como patriarca que todo lo sabe y que todo lo hace bien.