_
_
_
_
_
FIL Guadalajara
Columna
Artículos estrictamente de opinión que responden al estilo propio del autor. Estos textos de opinión han de basarse en datos verificados y ser respetuosos con las personas aunque se critiquen sus actos. Todas las columnas de opinión de personas ajenas a la Redacción de EL PAÍS llevarán, tras la última línea, un pie de autor —por conocido que éste sea— donde se indique el cargo, título, militancia política (en su caso) u ocupación principal, o la que esté o estuvo relacionada con el tema abordado

FIL 2023: cierre de carnaval

¿Fue esta la mejor de la historia? Es francamente difícil de establecer. Pero según las cifras, la asistencia ya se recuperó a plenitud

FIL Guadalajara 2023
Asistentes a la venta nocturna de la Feria Internacional del Libro, el 2 de diciembre.Roberto Antillón

Se terminó la Feria Internacional del Libro de Guadalajara (FIL) en su edición de 2023. Fue una feria muy singular, por motivos obvios: por ejemplo, que es la primera sin la concurrencia de su fundador y presidente, Raúl Padilla, quien falleció hace unos meses. Otra razón fue que la grilla trató de acaparar los reflectores, pero la cosa no salió, al final, como los políticos hubieran esperado.

Samuel García llegó a la FIL como precandidato único de Movimiento Ciudadano (se anduvo paseando muy sonriente el día de la inauguración) y terminó sumergido en un caos, bajándose de la carrera por la presidencia y haciendo un ridículo sonado a manos de sus opositores en el Congreso de Nuevo León, porque designaron un interino de otro partido… Uno que preocupó lo suficiente a Samuel como para “rajarse” y tirar la toalla.

A Claudia Sheinbaum no la dejaron venir, aunque su presencia estaba anunciada. La animadversión de la actual Administración contra algunos de los invitados de los foros políticos, en los que ve rivales (“cónclave conservador”, llamó el presidente a la FIL a mitad de semana) parece que estuvo detrás del problema de “agenda” que evitó que la aspirante del oficialismo aterrizara por Guadalajara estos días, pese al reciente estrechamiento de relaciones de su partido con la Universidad.

Xóchitl Gálvez, la candidata de la alianza opositora, sí que estuvo. Sus partidarios anduvieron contando que la gente le gritaba “¡presidenta, presidenta!”. Puedo dar testimonio de eso, porque lo vi. Al menos vi uno de esos episodios, justo cuando la aspirante se retiraba del recinto. La única salvedad sobre lo informado es que los que gritaban eran, precisamente, sus partidarios y su escolta, que la acompañaban. A eso se llama provocar la noticias…

La feria en sí, ya al margen del circo de los aspirantes presidenciales, reportó un aumento en el número total de sus visitantes, con 857.315 asistentes hasta la hora en que se dio la rueda de prensa de clausura, cifra que supera incluso las previas a la pandemia de la covid 19.

Esto, desde luego, no garantiza que todos y cada uno de los visitantes sean felices. Me tocó ver a un caballero, ya entrado en años y canas, hacer un berrinche inmenso ante las dependientes de un stand, porque un título que acaba de salir en España no se encontraba aún exhibido en los estantes de la feria, como si en vez de pedir el libro por barco (que es el procedimiento usual y demora varias semanas en consumarse), el distribuidor fuera a ordenar un sobre exprés y exclusivo para el señor y algún otro iluminado. Ni hablar: si la oferta de 400.000 títulos y 700 escritores distintos que tuvo feria no lo satisface, es muy probable que se trate del ser humano más leído y exquisito de la historia, al que ya solo un puñado de libros y autores muy específicos son capaces de interesar. Un respeto para él.

¿Fue esta la mejor FIL de la historia, como afirmó el rector Villanueva, en la rueda de prensa final? Eso es francamente difícil de establecer. La pandemia significó un bache para todos los eventos culturales mayores en el planeta. Conciertos, cines, festivales, han tenido que luchar a brazo partido para atraer otra vez a la gente y superar la ansiedad ante las multitudes que nos dejó de herencia la covid 19 a muchos. Según las cifras, esa parte de asistencia ya se recuperó a plenitud. ¿El programa y la oferta de autores, en especial los que son ampliamente reconocidos por los lectores, recobró los niveles de hace cuatro años? Depende de cada cual decidirlo según sus intereses (no faltará quien asegure que ninguno de los 70 autores de la Unión Europea, el invitado del año, cubrió sus expectativas). Lo principal, me parece, es que siga en pie este foro múltiple, abierto, enorme, masivo y muy divertido que es la FIL.

Suscríbase aquí a la newsletter de EL PAÍS México y reciba todas las claves informativas de la actualidad de este país

Suscríbete para seguir leyendo

Lee sin límites
_
Normas
Tu comentario se publicará con nombre y apellido
Normas

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
_
_