Samuel García

Samuel García: sensación de las elecciones y también el que más gastó

El futuro gobernador de Nuevo León es el ganador que más invirtió en la campaña electoral, unos 41,6 millones de pesos

Samuel García festeja su triunfo electoral en la macro plaza de Monterrey el pasado lunes junto a su esposa, Mariana Rodríguez.
Samuel García festeja su triunfo electoral en la macro plaza de Monterrey el pasado lunes junto a su esposa, Mariana Rodríguez.Nayeli Cruz

Samuel García cerró la carrera electoral una semana antes de los comicios del domingo en el estacionamiento de la Arena Monterrey con bandas, artistas de circo y un circuito improvisado de coches para pegar propaganda en los vehículos de los simpatizantes. Días después, el joven político hacía balance de la campaña junto a su esposa, la empresaria e influencer Mariana Rodríguez, a través de Instagram, la red social con la que hicieron de esa contienda un show retransmitido en directo. La calificó de “muy alegre, muy emotiva, sin duda la más vista a nivel nacional”. Seguramente fuera cierto. El candidato de Movimiento Ciudadano a la gubernatura de Nuevo León fue la sensación de estas elecciones en todo México. Ganó con holgura frente a sus adversarios, pero también será el gobernador que más desembolsó para lograrlo: 41,6 millones de pesos (más de dos millones de dólares).

Más información

El informe de los ingresos y gastos de campaña -que en algunos Estados empezó en marzo y en otros a principios de abril- difundido por el Instituto Nacional Electoral (INE) da cuenta de los recursos de cada candidatura. García es el ganador que encabeza el ranking de las elecciones que renovaron los Gobiernos de 15 de las 32 entidades federativas del país, sin embargo no es el aspirante que más invirtió. Nuevo León, locomotora de la economía mexicana, concentró gran parte de los fondos destinados a la competición en las urnas y la candidata de Morena, Clara Luz Flores, superó el desembolso de su contrincante, con una cantidad por encima de los 50 millones. La popular exalcaldesa del municipio General Escobedo arrancó la carrera electoral liderando todas las encuestas, pero se desplomó tras filtrarse el video de una reunión que hace cinco años mantuvo con el líder de una secta sexual hoy condenado en Estados Unidos por tráfico de personas y pornografía infantil, entre otros crímenes.

El segundo ganador que más gastó fue Alfonso Durazo, exsecretario de Seguridad del Gobierno de Andrés Manuel López Obrador que el pasado otoño dejó el cargo para lanzarse a la conquista de su tierra, Sonora. La violencia que azota el norte del país complicó su discurso, aunque finalmente logró imponerse. Los recursos invertidos ascienden en su caso a más de 31 millones de pesos. Le sigue con casi 24 millones la futura gobernadora de otro Estado norteño, esta vez de la coalición opositora. La panista Maru Campos es una de las políticas que consiguió frenar el avance del poder territorial de Morena.

Una cantidad similar fue la desembolsada en Michoacán y en Sinaloa por los dos candidatos oficialistas ganadores. Alfredo Ramírez Bedolla organizó sus actos con más de 22,5 millones y Rubén Rocha con casi 22. El Partido Verde concurrió en casi todos los Estados en juego en coalición con la formación de López Obrador y el Partido del Trabajo. No así en San Luis Potosí, donde Ricardo Gallardo se hizo el domingo con la victoria. Sus gastos, según el informe del INE, ascienden a unos 18,7 millones de pesos.

Otro de los territorios que se convirtió a partir del lunes en un bastión de la oposición es Querétaro. Allí se impuso el aspirante panista Mauricio Kuri, que desembolsó unos 16,5 millones de pesos. La lista continúa con dos políticos de Morena. El partido ganó sin obstáculos en Baja California, donde Marina Ávila invirtió en su campaña 12,4 millones. Tampoco tuvo rivales David Monreal en Zacatecas. El dirigente, hermano de Ricardo, coordinador de senadores de la formación y exponente de una familia con larga trayectoria en la vida pública de México, declaró al INE casi 12 millones de pesos.

Los futuros gobernadores que invirtieron menos de 10 millones fueron Layda Sansores en Campeche (9,8), que logró arrebatar el Gobierno local al PRI después de décadas; Miguel Ángel Navarro Quintero en Nayarit (9,8); Indira Vizcaíno en Colima (9) y Víctor Manuel Castro Cosío (7,8) en Baja California Sur. Las próximas gobernadoras que menos gastaron fueron Evelyn Salgado en Guerrero, que apenas destinó 4,9 millones a su campaña, y Lorena Cuéllar, con 3,4 millones. La primera llegó a la carrera electoral de la mano de su padre, el veterano dirigente Félix Salgado Macedonio, que además de afrontar dos denuncias por violación fue inhabilitado por las autoridades electorales por no haber justificado a tiempo sus gastos de precampaña.

Suscríbase aquí a la newsletter de EL PAÍS México y reciba todas las claves informativas de la actualidad de este país

Archivado En:

Más información

Te puede interesar

Lo más visto en...

Top 50