Embrollo en la Suprema Corte por el conteo de votos en su decisión sobre la ley eléctrica

La oposición y los juristas consideran que hubo una mayoría calificada a favor de la inconstitucionalidad de la norma impulsada por el Ejecutivo, pero los ministros aprueban el acta de la sesión

Una sesión del pleno de la Suprema Corte, presidida por Arturo Zaldívar.
Una sesión del pleno de la Suprema Corte, presidida por Arturo Zaldívar.SCJN

En el pleno del 7 de abril de la Suprema Corte de Justicia de México se hizo un silencio incómodo. Los ministros ojeaban sus papeles, se miraban entre ellos y, durante un par de minutos, nadie supo de qué lado iba a caer la moneda. Era una de las sesiones más trascendentes del año porque se discutían las modificaciones a la ley eléctrica, impulsadas por el Gobierno. Según cómo se fueran a contar los votos, se llegaba o no a una mayoría de ocho ministros a favor de la inconstitucionalidad, lo que hubiese tumbado los artículos más polémicos. Al final, se decidió que se contarían siete y, de esa forma, la ley se salvó. Los ministros han aprobado este martes el acta de la polémica sesión, aunque varios de ellos presentarán votos aclaratorios. El conteo ha sido señalado por la oposición y juristas independientes como irregular, mientras el presidente López Obrador lo ha defendido.

La discusión sobre la acción de inconstitucionalidad, presentada por senadores de la oposición contra varios cambios a la Ley de la Industria Eléctrica (LIE), llegó a un impasse tras más de cinco horas de debate. Los ministros acababan de discutir los cambios más polémicos a la ley, el artículo cuarto fracción sexta y el 26. Mediante estos párrafos, el Gobierno pretendía establecer la prioridad para las centrales de la Comisión Federal de Electricidad (CFE) y relegar a un segundo plano la mayor parte de las plantas privadas, incluidas las renovables. Los senadores consideraban en su denuncia que estos artículos violaban el principio de libre competencia y el derecho a un medio ambiente sano.

La votación se hizo por apartados, como proponía el proyecto de sentencia de la ministra Loretta Ortiz, nominada por López Obrador al máximo tribunal. Primero, se votó si los artículos violaban la libre competencia y, en un segundo momento, si contradecían el derecho a un medio ambiente sano. Aquí empezó el enredo. Seis ministros se pronunciaron por la inconstitucionalidad de los dos artículos en ambos apartados. Sin embargo, Juan Luis González Alcántara votó a favor de invalidarlos exclusivamente por violar la libre competencia, mientras Alfredo Gutiérrez defendió la invalidez solo por ir contra el derecho a un medio ambiente sano. Por separado, se alcanzaban siete votos a favor de la inconstitucionalidad, insuficientes para tumbar los artículos. Sin embargo, si se sumaban todos independientemente de los argumentos, como se suele hacer, sí se llegaba a la mayoría calificada de ocho.

La discusión se tensó. El ministro presidente Arturo Zaldívar, que se había pronunciado a favor de la constitucionalidad de la ley, tomó la iniciativa y propuso que fueran Gutiérrez y González Alcántara los que decidieran cómo se contaban sus votos. “Creo que serían los señores ministros los que nos pudieran aclarar, si ustedes no tienen inconveniente, cómo se computa”, dijo. Conscientes de que este punto era clave, tres ministros que se habían expresado por la inconstitucionalidad intervinieron para decir que esa no era la costumbre. “Si están por la invalidez de la norma, aunque por otras razones, están por la invalidez”, aseguró Luis María Aguilar. “Muy respetuosamente, creo que se dan los ocho votos, independientemente de que haya una razón diferenciada”, coincidió Alberto Pérez Dayán.

El tira y afloja duró un par de minutos. Frente a los ministros que proponían sumarlos todos juntos, Zaldívar insistió hasta en cinco ocasiones en que era decisión de Gutiérrez y González Alcántara. “¿Cómo computamos sus votos?”, les preguntó. “Porque sí es importante. De eso depende que se invaliden lo preceptos o se desestime la acción”. Los dos ministros simplemente refrendaron sus votos, sin aclarar si preferían que se sumaran o que se contara por separado. “Aquí mi voto es por la validez”, repitió González Alcántara, en referencia a la supuesta violación al derecho al medio ambiente. Zaldívar interpretó que no quería que se sumaran y zanjó la discusión. “Ya quedó resuelto porque el ministro González Alcántara determinó su voto. Entonces si no tienen inconveniente se desestima porque no se alcanzaron los ocho votos”, dijo. Al siguiente día, López Obrador se declaró “feliz” por la decisión de la Suprema Corte y la tachó de “histórica y patriótica”.

Dos semanas después de la sesión, el conteo que dio la victoria al Gobierno sigue envuelto en polémica. El senador independiente Emilio Álvarez Icaza y otros senadores de oposición presentaron el lunes un escrito ante el máximo tribunal para pedir que se corrija la votación. De acuerdo a Álvarez Icaza, se realizó un “cómputo erróneo”. “Aunque fuera por razones distintas con respecto al derecho humano transgredido, esos preceptos obtuvieron la votación calificada de ocho integrantes”, reza el escrito. Para el senador, la decisión de contarlos por separado viola la ley que regula la acción de inconstitucionalidad y provoca una “falta de certeza” para los particulares.

El exsecretario de Cuenta de la Suprema Corte Gabino González no recuerda una situación parecida. “Fue algo sumamente extraño. No es lo usual que se recoja la votación por temas en lugar de por artículos. Lo habitual es que al final de la discusión se pregunte si la norma es o no constitucional sin importar las razones. Es irrelevante si viola la competencia o el medio ambiente. En cualquiera de las dos, es inconstitucional”, señala. Para este jurista, el problema se suscitó por la forma “tendenciosa” en que se organizó el proyecto de sentencia de la ministra Ortiz, cercana a López Obrador, y cómo Zaldívar buscó contar los votos.

Pese a la petición para corregir el resultado de la votación, los ministros han aprobado este martes por unanimidad el acta de la sesión del 7 de abril. Sin embargo, cuatro de los nueve presentes han anunciado un voto aclaratorio. “El acta ya no será variada, ya fue votada de forma unánime. Si hay aclaraciones que hacer se harán por los señores ministros”, ha señalado Zaldívar, antes de pasar rápidamente al siguiente asunto. Zaldívar no se pronunció sobre el escrito enviado por los senadores. Falta por publicarse el documento de la sentencia, el llamado engrose, para conocer los detalles de la decisión sobre la ley eléctrica. Aunque no se alcanzó una mayoría calificada, el criterio mayoritario en favor de la inconstitucionalidad de ciertos artículos seguramente sea tomado en cuenta por los jueces en los numerosos juicios de amparo en curso, iniciados por las empresas afectadas.

López Obrador, que presentó como una victoria la resolución de la Suprema Corte sobre la ley eléctrica, ha defendido este martes el conteo hecho por Zaldívar, del que es considerado cercano. El mandatario ha pedido a los medios de comunicación que revisen la grabación de la sesión de la Suprema Corte y ha dado su versión de los hechos. “Llegó un momento en que el presidente Zaldívar dijo: ‘Esto es muy importante y hay que aclararlo’, porque había dos ministros que no se definían por entero, por completo, entonces le preguntó. Sí, en efecto, había tres, faltaba uno y había dos indecisos, y le preguntó, me acuerdo, al ministro, el nieto de don Antonio Ortiz Mena, y dijo: ‘Estoy de acuerdo’, ese fue el cuarto voto”, ha declarado. Las grabaciones muestran que no fue del todo así.

Suscríbase aquí a la newsletter de EL PAÍS México y reciba todas las claves informativas de la actualidad de este país

Sobre la firma

Jon Martín Cullell

Es redactor de la delegación de EL PAÍS en México desde 2018. Escribe principalmente sobre economía, energía y medio ambiente. Es licenciado en Ciencias Políticas por Sciences-Po París y máster de Periodismo en la Escuela UAM- El PAÍS.

Normas

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS