López Obrador anuncia que el avión presidencial se rentará para bodas y XV años

El presidente de México ha informado de que será operado por la empresa militar que también administra el Tren Maya

El presidente, Andrés Manuel López Obrador, en la conferencia de prensa este lunes.
El presidente, Andrés Manuel López Obrador, en la conferencia de prensa este lunes.Moisés Pablo (Moisés Pablo)

De trasladar presidentes a eventos sociales. El presidente Andrés Manuel López Obrador ha anunciado este lunes que el avión presidencial sea rentado por una nueva empresa militar para viajes de fiestas, XV años y bodas y así genere ingresos. En su habitual conferencia matutina en Palacio Nacional, el Ejecutivo mencionó que la aeronave será entregada a la nueva firma Olmeca, Maya Mexica, la firma responsable de operar el Tren Maya y los aeropuertos de Santa Lucía, Tulum, Chetumal y Palenque. Ante la falta de compradores, solo queda rentarlo. “Tampoco queremos rematarlo, se tiene que vender a precio de avalúo y no han querido comprarlo”, ha reconocido el mandatario.

Tras pasar varios meses varado, el avión podrá ser el trasporte de ensueño para una quinceañera, una pareja de recién casados o una convención empresarial. “Si alguien se va a casar o tiene XV años o cumpleaños o una empresa que quiere dar un reconocimiento a sus trabajadores, lo renta para ir a Cancún, los Cabos, se va a conservar, cómo está para que se conozca cómo es el avión presidencial, es una cosa muy impresionante, muy lujoso, de modo que es una experiencia. Para todo hay personas, hay quienes están pagando por ir al espacio y pagan muchísimo, entonces, se va a tener el avión ahí”, explicó.

La aeronave fue adquirida en 2012 por el expresidente Felipe Calderón para reemplazar el ‘Benito Juárez’, un Boeing 757 que desde 1988 trasladó a los presidentes mexicanos en sus giras nacionales e internacionales con un coste de 218 millones de dólares. A la llegada a la presidencia de López Obrador, una de sus primeras promesas fue que no utilizará esta aeronave y que la pondría a la venta, sin embargo, esta última premisa se ha convertido en un quebradero de cabeza.

Ante la falta de compradores, prosiguió la rifa simbólica del avión presidencial, en la que los ganadores obtuvieron 2.000 millones de pesos en premios, menos el prometido avión presidencial. Este lunes, de nuevo, el mandatario ha reconocido que no existen ofertas en firme para su venta. “No se ha podido vender porque lo hicieron muy extravagante y está hecho a la medida”, ha declarado. En el anuncio hecho esta mañana no se han abordado aún los detalles de los precios de renta, solo se ha especificado que está en trámite la autorización para que se pueda alquilar.

No es la primera vez que López Obrador pone sobre la mesa la opción de alquilar el avión presidencial, ya desde el año pasado venía barajando esa opción ante la falta de compradores. Pasaron los meses, los compradores no han llegado, en tanto el lujoso modelo TP-01, un Boeing 787-8 Dreamliner, bautizado con el nombre de José María Morelos y Pavón, un héroe de la independencia mexicana. López Obrador ha sido tajante al mencionar que el avión no podrá ser usado por funcionarios, sin embargo, estará disponible para cualquier persona que tenga una boda o unos XV años en puerta.

Fernando Gómez Suárez, analista independiente del sector aeronáutico, explica que la iniciativa del presidente difícilmente podrá ser un buen negocio para el Gobierno porque se requiere al menos que sea alquilado una vez por semana para que sea rentable. “Los costos de mantenimiento del avión, su guarda en el avión y las certificaciones que requiere para volar son ineludibles. Es un avión de superúltima manufactura”, señala. De acuerdo con sus cálculos, un viaje en este tipo de aeronave, con este tipo de mobiliario de lujo, para 80 pasajeros y con sistemas de seguridad tan sofisticados, costará al menos unos 500.000 pesos por hora.

El especialista hace hincapié en que ha sido muy difícil encontrar un comprador porque fue una aeronave diseñada para un presidente, con equipos de seguridad muy sofisticados y difíciles de costear. “El presidente tiene una buena intención, pero no lo asesoran bien. Creo que el mejor uso que se le puede dar a ese avión es el uso oficial, ocuparlo para otras actividades de carácter oficial”, señala.

Suscríbase aquí a la newsletter de EL PAÍS México y reciba todas las claves informativas de la actualidad de este país

Sobre la firma

Karina Suárez

Es corresponsal de EL PAÍS en América, principalmente en temas de economía y sociedad. Antes trabajó en Grupo Reforma. Es licenciada en Ciencias de la Comunicación por la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM) y Máster de periodismo de EL PAÍS.

Normas

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS