EE UU suspenderá “el tiempo que sea necesario” las importaciones de aguacate mexicano ante las amenazas del narco

Los envíos del fruto mexicano se han frenado tras la llamada intimidante que recibió un inspector agrícola estadounidense en Michoacán

Un trabajador labora empacando aguacate en el Estado de Michoacán.
Un trabajador labora empacando aguacate en el Estado de Michoacán.Juan José Estrada Serafín (CUARTOSCURO)

La violencia acecha una vez más los sembradíos de aguacate en Michoacán. A la intromisión del narco en la producción del llamado “oro verde” y a las reiteradas extorsiones a productores por parte de la delincuencia organizada se ha sumado ahora la amenaza directa a inspectores norteamericanos que trabajan en el campo mexicano. La semana pasada un oficial estadounidense recibió una llamada intimidante a su celular, en el municipio de Uruapan, Michoacán. Una llamada intimidante ha bastado para frenar en seco los millonarios envíos de aguacate mexicano al otro lado de la frontera: desde el pasado 11 de febrero el Gobierno de EE UU ordenó la suspensión temporal de la importación del fruto más codiciado en la Super Bowl, lo que ahora tiene en vilo a más de 300.000 productores de la región.

Las inspecciones del Departamento de Agricultura de Estados Unidos a los aguacates de exportación procedentes del Estado mexicano de Michoacán permanecerán suspendidas durante “el tiempo que sea necesario” para garantizar la seguridad de los inspectores que trabajan en México, ha declarado este lunes la oficina estadounidense a Reuters. La Embajada de EE UU declaró a través de su cuenta de Twitter que se trabajará con el Gobierno mexicano para garantizar las condiciones de seguridad.

Michoacán es el epicentro de las exportaciones de aguacate a territorio norteamericano por lo que, al menos, unos 30 inspectores norteamericanos garantizan que se cumplan con los requisitos sanitarios para el ingreso del fruto a territorio estadounidense. Del lado mexicano, la Asociación de Productores y Empacadores Exportadores de Aguacate han hecho hincapié en la afectación a la industria de la región y a los miles de empleos que dependen de ella. “Exhortamos a todos aquellos actores en esta cadena de valor, al cuidado y vigilancia extrema para preservar tan importante programa de exportación”, declararon por escrito el pasado viernes.

Juan Carlos Anaya, director de Grupo Consultores de Mercados Agrícolas (GCMA), reconoce el clima de tensión en la zona por la intervención del narcotráfico y por la continua triangulación de producto de otros estados a Michoacán para participar en la tajada de un negocio boyante que solo el año pasado significó envíos por más de 3.500 millones de dólares. Así, los productores de otros estados que no tienen certificación para exportar envían producto a Michoacán para intentar cruzarlo al otro lado de la frontera. “Principalmente, la amenaza es porque detectaron aguacate de Puebla y no está permitida la triangulación, esto no le gustó a algún empacador, esto no debe hacerse ya ha habido quejas porque Michoacán es la única entidad autorizada para la exportación (a EE UU)”, explica Anaya.

Desde hace más de una década los sembradíos de aguacate en Michoacán se han convertido en tierra de disputa entre diversos cárteles del crimen organizado. Apenas en junio pasado la oleada de violencia obligó a los productores a tomar las armas para defender sus sembradíos. Integrantes de Los Viagras y el Cartel Jalisco Nueva Generación han tomado el relevo de la violencia en la zona a la Familia Michoacana o Los Caballeros Templarios, quienes desde hace una década comenzaron a sembrar el terror en la zona. Incluso, en 2019 el Gobierno de EE UU amagó con retirar la certificación a Michoacán como exportador del fruto si no frenaba la escalada de violencia del cual estaba siendo víctima su personal.

Mientras en el campo toman las armas en Palacio Nacional el presidente Andrés Manuel López Obrador achaca la suspensión a intereses comerciales de Estados Unidos. “En todo esto hay muchos intereses económicos, políticos, hay competencia, hay otros países interesados en vender el aguacate y así pasa en otros casos, las hortalizas, entonces hacen lobbying, es decir, buscan a senadores, a funcionarios públicos, a las agencias, para estar poniendo obstáculos”, declaró.

Michoacán es el primer productor del mundo de aguacate, alrededor del 80% de la producción sale de este Estado al oeste de México. Desde el inicio del año a la fecha, los productores michoacanos han exportado a Estados Unidos más de 135.000 toneladas de aguacate. Solo en esa entidad, el Servicio Nacional de Sanidad, Inocuidad y Calidad Agroalimentaria (Senasica) ha certificado casi 153.000 hectáreas óptimas para enviar el fruto al país norteamericano.

Hasta el año pasado el aguacate se posicionó como el tercer producto de exportación en nuestro país —solo detrás de la cerveza y el tequila— con envíos valuados en más de 3.000 millones de dólares, una cifra que supone un aumento del 14% respecto a 2021. Un ascenso que ha significado no solo la bonanza de la región, sino también ha despertado el interés de las bandas del narcotráfico.

Suscríbase aquí a la newsletter de EL PAÍS México y reciba todas las claves informativas de la actualidad de este país

Sobre la firma

Karina Suárez

Es corresponsal de EL PAÍS en América, principalmente en temas de economía y sociedad. Antes trabajó en Grupo Reforma. Es licenciada en Ciencias de la Comunicación por la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM) y Máster de periodismo de EL PAÍS.

Normas

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS