Susana Harp: “La lucha por Oaxaca dentro de Morena es por mí y por todas las mujeres”

La candidata derrotada en las primarias de Oaxaca advierte de que llevará su impugnación hasta el Tribunal Electoral por no respetarse los criterios de género en el partido

Susana Harp, en el Bosque de Chapultepec frente al Altar a la Patria.
Susana Harp, en el Bosque de Chapultepec frente al Altar a la Patria.Enrique Ordoñez (Cuartoscuro)

La senadora de Morena Susana Harp (Oaxaca, 1968) anunció que llevará hasta el Tribunal Electoral la decisión de su partido de convertir a Salomón Jara en el candidato al gobierno de Oaxaca para las elecciones de junio. La decisión se tomó de acuerdo con el resultado de varias encuestas y según criterios de competitividad y paridad de género, tal y como obliga el Instituto Electoral. Conocida por su música y sus actividades como promotora cultural antes que por la polémica que ahora la rodea, la protesta de Harp no tiene que ver con el resultado de las encuestas cuyos resultados, dice en una entrevista telefónica con EL PAÍS, son “extraños”, sino por el hecho de que el partido haya elegido a otras aspirantes menos competitivas que ella. Según la ley, los partidos estaban obligados a elegir a mujeres como candidatas en, al menos, tres de los seis Estados que renovarán a sus gobernadores en 2022 y Morena decidió que así ocurrirá en Aguascalientes, Durango y Quintana Roo, cumpliendo de esta forma con la exigencia de paridad.

Pregunta: ¿Qué es lo que pretende impugnar?

Respuesta: Voy a impugnar el criterio porque no es eso lo que marca la Constitución. Soy la segunda mujer mejor evaluada de las seis entidades y las y los oaxaqueños prefieren en un 52,55% que la candidatura sea de una mujer. Hay dos Estados de la República, especialmente Aguascalientes, en los que Morena tiene muy pocas posibilidades de ganar y ahí sí ponen a una mujer. En las encuestas de Oaxaca durante algún tiempo era la primera y después la segunda y resulta que no voy, esa es la paradoja.

P. Entiendo que el objetivo de ese criterio es que las mujeres lleguen al poder no que sean floreros en una contienda.

R. La paridad de género debe impulsar a las mujeres que somos más competitivas y contamos con mayor nivel de conocimiento y aceptación en nuestros Estados. No podemos permitir, una vez más, que las acciones afirmativas hacia las mujeres sean para las contiendas más desfavorables. Debemos ser candidatas las mujeres que tenemos las puntuaciones más altas para ganar las gubernaturas en 2022, para hacer realidad la transformación y el empoderamiento de las mujeres.

P. En las encuestas siempre estaba arriba, ¿qué pasó?

R. Me hago la misma pregunta. Qué ha cambiado de pronto para terminar casi en un tercer lugar en Oaxaca. Es muy extraño, pero más allá de las de las encuestas, porque yo firmé un acuerdo para respetar el resultado, quedé como la segunda mujer mejor posicionada dentro de esas encuestas extrañas en las que había otras seis mujeres y aún así no estoy.

P. ¿A quién responsabiliza del resultado?

R. Estoy esperando una explicación y por eso voy a hacer la impugnación primero dentro del partido y después al Tribunal Electoral si es necesario.

P. Usted se comprometió a aceptar los resultados.

R. Yo solo pregunto por qué salí en las encuestas en un lugar tan extraño después de estar seis meses arriba. La decisión se tomó la madrugada del miércoles y está mal tomada.

P. Una polémica de género no deja muy bien parado a Morena.

R. Precisamente por eso voy a ir hasta el final. Porque sé que tengo derecho y esta lucha dentro de Morena es por mí y por todas las mujeres. Más allá de tener o no tener la candidatura, la Constitución no se puede interpretar a modo.

P. ¿Se fía de quien está tomando estas decisiones?

R. Yo acepté un proceso, acepté unas reglas y por eso no estoy debatiendo eso. Quizá el error fue previo.

Susana Harp, durante una de sus presentaciones en Oaxaca.
Susana Harp, durante una de sus presentaciones en Oaxaca.Essene Hernández

P. ¿Cree que López Obrador está enterado de lo que le ha sucedido?

R. El presidente sabe lo que está pasando porque es el más informado y, por supuesto, si en Morena no se resuelve acudiré al Tribunal Federal Electoral.

P. ¿Y llevar el asunto a Palacio Nacional?

R. No lo sé. Yo voy a seguir ahorita por lo pronto mi ruta y veré qué tengo que hacer después. No lo sé en este momento.

P. ¿Qué le ha dicho Mario Delgado?

R. Hablé el día que dieron los resultados. Le dije que cumpliría mi palabra de aceptar el resultado de las encuestas, aunque eran muy extraños los resultados que me estaban presentando. Le avisé que no estaba conforme con la manera en que se estaba procediendo con la paridad de género y el criterio utilizado. Me dijo que estaba en mi derecho.

P. ¿Cuáles son las principales carencias en Oaxaca?

R. Pues hay muchas. Ahora se agudizó la falta de trabajo debido a la pandemia y también las carencias en salud acentuadas por el virus. La educación es también algo constante que piden las comunidades. Oaxaca tiene un problema de dispersión brutal de comunidades y llevar los servicios es un tema muy complejo que necesita una organización de manera microrregional y esa la idea. Al mismo tiempo, Oaxaca tiene muchos problemas de conexión porque lo cruza la Sierra Madre Oriental y por lo tanto es complejo hacer carreteras, caminos, brechas. Sin embargo, esa misma complejidad nos da todos los climas posibles. Por su orografía Oaxaca tiene todos los climas que hay en el mundo excepto la tundra y eso genera una gran biodiversidad. En Oaxaca no tenemos tres tipos de maíz o cuatro tipos de agaves sino más de 35. Es una locura maravillosa de vida.

P. ¿Cómo valora el Gobierno de Alejandro Murat?

R. Pues tiene aciertos y rezagos y uno de ellos es la conectividad. Hasta que no llegó el presidente a meter el hombro las dos carreteras que fueron transexenales no avanzaban. Su inauguración supondría un cambio tan grande como cuando se puso en marcha la carretera que va a la Ciudad de México. Eso cambió el rostro de Oaxaca al pasar de una que tardaba ocho horas y estaba llena de curvas a otra de cuatro horas y media y donde la gente maneja segura. Así que siguen pendientes dos carretas, la de Oaxaca a la costa y la que va al Istmo.

P. ¿Y lo más positivo?

R. En tiempo de pandemia aumentó el producto interno bruto y hubo un desarrollo que no llegó al resto del país. No sé cómo lo hicieron pero jalaron inversión.

P. ¿Qué pasa con su carrera musical? ¿En qué lugar queda?

R. Tuve que dejarla. No es posible poder estar en ambos espacios. El Senado es muy demandante y también lo es estar visitando a las comunidades hay que estar en lo hay que estar. Para cantar y componer necesito estudio, silencio, rituales… Todos mis discos son de mucha recopilación y me llevan de uno a dos años cada uno. Jamás he hecho cancioncitas de amor y desamor. Me gusta mucho trabajar así y nunca pensaría hacerlo de otra forma.

P. ¿Le merece la pena los disgustos que le da la política?

R. Por supuesto que ha valido la pena. Lo logrado en el Senado me hace inmensamente feliz. ¿Sabes cuántas veces canté canciones como Soy el negro de la costa? Y por más visibilidad que yo intentaba darle desde un escenario, cambiar el micrófono por una ley en el Senado que lleva sus exigencias a la Constitución supone un cambio radical.

Suscríbase aquí a la newsletter de EL PAÍS México y reciba todas las claves informativas de la actualidad de este país

Sobre la firma

Jacobo García

Es periodista en México, Centroamérica y Caribe. Fue corresponsal de El Mundo y Associated Press en Colombia antes de llegar a EL PAÍS. Editor Premio Gabo’17 en Innovación y Premio Gabo’21 a la mejor cobertura. Finalista True Story Award 20/21 y colaborador en varios libros colectivos sobre periodismo y América Latina.

Normas

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS