Elecciones México

Morena ocupa el espacio que el PRI conservó en los Estados por décadas

El partido de López Obrador se consolida en los territorios, donde el presidente contará con nuevos aliados para su tarea de gobierno

Evelyn Salgado, candidata a gobernadora en el estado de Guerrero, celebra con simpatizantes en Chilpancingo. En video, los festejos de candidatos a gubernatura de distintas entidades.FOTO: REUTERS | VIDEO: REDES SOCIALES

El obradorismo eleva su fuerza por todo México a costa del PRI, con 11 Estados de los 15 en juego en estas elecciones. El partido del presidente se consolida en gran parte del país y esta victoria en las gubernaturas sirve para consolar el fracaso en la Ciudad de México y la no obtención de la mayoría calificada en el Congreso. “11 de 15 no se oye mal”, ha dicho risueño el presidente de Morena, Mario Delgado. A esos Estados hay que sumar otros seis en los que ya gobiernan por lo que serían 17 en todo el país. El presidente tendrá ahora un buen puñado de aliados en las gubernaturas, aunque no ha podido con Nuevo León, motor económico del país.

El PRI ahonda su abismo en las entidades, cuyos candidatos han perdido algunos de los territorios en los que han gobernado durante décadas, como Colima o Campeche. El partido cede siete Estados a Morena y un octavo a la alianza entre Verdes y PT en San Luis Potosí. Se queda con cuatro de un total de 32. De poco le ha servido la coalición con el PAN y el PRD. Sin embargo, el PAN ha ganado Querétero, donde se presentaba en solitario, y su candidata en Chihuahua, Maru Campus, ha mantenido la plaza. El PAN conservará siete Estados aunque ha perdido Nayarit y Baja California Sur.

Todos los partidos se dieron por vencedores en los Estados apenas unos minutos después de cerrar las urnas. En lugar de esperar a recontar votos, enarbolaron encuestas privadas con la alegría del que ya se ve gobernador, pero las horas han ido perfilando con certeza los victoriosos y tiñendo el mapa de guinda, el color de Morena. El partido gobernará en 11 Estados. Baja California y Baja California Sur, Campeche, Colima, Michoacán, Sonora, Sinaloa, Tlaxcala, Zacatecas, Nayarit y Guerrero.

En Sonora sonaron los mariachis en honor de Alfonso Durazo, quien abandonó la Secretaría federal de Seguridad para competir por la gubernatura. Acompañado de su familia, el candidato saludó a sus seguidores con un “Sí se pudo”. “Ha triunfado el cambio verdadero, la sed de justicia y la voluntad transformadora. Hoy termina una época, el viejo orden vive sus últimas horas”. Durazo ha prometido un Gobierno “honesto, incluyente, tolerante, pero sobre todo humano y decente”. Mencionó al presidente Andrés Manuel López Obrador y concluyó con un “valió la pena”. El escrutinio era muy escaso cuando la fiesta se puso en marcha.

Más información

Más información

Los adversarios habían acusado a Durazo en campaña de ser foráneo del Estado y la violencia que vive Sonora no era una buena carta de presentación para el que había sido secretario de Seguridad, pero el candidato morenista dio por finiquitado al PRI en este Estado.

Otra de las entidades más violentas del país, Colima, ha pasado al bando de la autodenominada Cuarta Transformación, según datos avanzados por el INE. Una mujer, Indira Vizcaíno, ha conseguido descabalgar al partido tricolor después de casi un siglo en el poder, 92 años, en este pequeño territorio con enormes problemas de narcotráfico y violencia de género, donde el partido del presidente concurría también en coalición.

Campeche, finalmente para Morena, constituye uno de los más sonados fracasos del PRI, que siempre ha mantenido esa gubernatura. De Campeche es el presidente nacional del partido tricolor, Alejandro Moreno, Alito, que en esta ocasión tenía a su sobrino, Christian Castro Bello, como candidato y al que dio por ganador toda la jornada aunque los resultados estaban apretados. Los datos que ofrece el INE, con más del 90% recontado, sitúan al PRI en tercer lugar, tras la morenista Layda Sansores y Eliseo Fernández, de Movimiento Ciudadano. Las encuestas no se equivocaron cuando anunciaron estrechos márgenes en este Estado. La candidata de Morena pidió que fuera el personal del INE el que vigile las papeletas hasta que acabe el recuento.

Michoacán ya es de Morena, pero ha habido que esperar. El candidato, Alfredo Ramírez Bedolla, lo ha afirmado con rotundidad y ha prometido pacificar ese Estado, sumido en la violencia. En San Luis Potosí, con un escrutinio aún bajo, el Partido Verde en alianza con el del Trabajo sigue en cabeza, con la coalición opositora de segundo.

Poco sorpresiva, si acaba el recuento con la misma tendencia que lleva, es la victoria otorgada a Evelyn Salgado en Guerrero, en línea con lo que vaticinaban las encuestas y a pesar de la convulsa precampaña que acabó, por orden del INE, con la candidatura de su padre, José Félix Salgado Macedonio, denunciado por dos violaciones, aunque finalmente fueron algunas irregularidades fiscales las que han cercenado la carrera por la gubernatura del senador. La Torita, como se la llama por ser hija del Toro, pronunció un discurso conciliador poco después de cerrar las urnas y darse por ganadora de manera “irreversible”. A un lado se sentaba su padre y al otro el líder estatal del partido. Pero el recuento está por cerrarse, aunque el propio presidente ya lo ha dado por cerrado.

Morena celebra estos resultados, que el presidente del partido vaticinó al poco de concluir las votaciones. Dijo que sus encuestas les daban 12 de 15 Estados. Delgado ha dicho este lunes, jocoso, que se equivocó por uno, lo que, desde luego, no ha nublado en absoluto el contento del dirigente morenista en estas elecciones a gubernaturas.

Suscríbase aquí a la newsletter de EL PAÍS México y reciba todas las claves informativas de la actualidad de este país

Archivado En:

Más información

Te puede interesar

Lo más visto en...

Top 50