Reforma energética

López Obrador se reúne con ministros de la Suprema Corte para defender las reformas energéticas

El presidente busca que los magistrados “conozcan de manera directa” las razones de sus políticas, sobre cuya constitucionalidad tiene que resolver el máximo tribunal

El presidente Andrés Manuel López Obrador junto al ministro Arturo Zaldívar, en la Suprema Corte.
El presidente Andrés Manuel López Obrador junto al ministro Arturo Zaldívar, en la Suprema Corte.Presidencia / CUARTOSCURO

El presidente mexicano, Andrés Manuel López Obrador, ha reconocido este viernes haberse reunido con tres ministros de la Suprema Corte de Justicia para defender sus controvertidas reformas energéticas. El mandatario tuvo encuentros el jueves con el presidente del máximo tribunal, Arturo Zaldívar, y con otros dos ministros nombrados durante su Administración, Yasmín Esquivel y Juan Luis González Alcántara Carrancá. “Nos importa mucho que sepan por qué la ley eléctrica, o por qué la Ley de Hidrocarburos”, ha declarado en rueda de prensa. Ambas iniciativas están paralizadas en los tribunales tras la presentación de cientos de amparos que cuestionan su constitucionalidad y la Suprema Corte tiene un papel clave en la resolución de la disputa.

López Obrador ha querido dar un barniz de normalidad a las conversaciones. Con Zaldívar ha asegurado reunirse “periódicamente”. De hecho, es la segunda vez en menos de un mes que el presidente de la Suprema Corte acude a Palacio Nacional. Con Esquivel y González Alcántara, que él mismo propuso como nuevos ministros, ha afirmado no haberse reunido nunca hasta ahora. “Es muy importante que se dé esta comunicación. Pertenecemos a poderes independientes, pero formamos parte del Estado y hay asuntos que requieren de una atención de Estado”, ha dicho. El mandatario ha asegurado que se reunirá con más ministros. “Aun cuando sostengo que mantienen una postura conservadora y contraria al proceso de transformación que se ha iniciado en el país, pero lo voy a hacer porque quiero que quede constancia”, ha declarado.

Más información

Uno de los asuntos que quiere tratar con ellos es el intento de su Gobierno por eliminar algunos aspectos de la reforma energética emprendida por su antecesor, Enrique Peña Nieto, que abrió el sector a la iniciativa privada. “Nos rechazaron una ley para la seguridad de las líneas [de transmisión] y lo hicieron, no estos ministros, otros, sin tener todos los elementos. Yo diría beneficiando el interés personal, el interés individual, el interés privado. Con la reforma energética se elevó a rango supremo el interés privado y se le dio el mismo trato que una empresa privada a la Comisión Federal de Electricidad. Y no puede ser así”, ha advertido.

La Suprema Corte está en el centro de la batalla legal que ha suscitado la agenda energética del Gobierno. En febrero, el máximo tribunal tumbó varios elementos de una nueva política que reforzaba a la eléctrica paraestatal y limitaba la participación privada. Ahora, los ministros tienen sobre la mesa una controversia constitucional presentada por la Comisión Federal de Competencia Económica (Cofece) en contra de la reforma eléctrica. La Corte la admitió a trámite la semana pasada, aunque los tiempos de resolución se prevén largos dada la acumulación de expedientes que arrastra. Además de la controversia, los partidos políticos presentaron una acción de inconstitucionalidad contra la misma iniciativa, sobre la que también tiene que pronunciarse el tribunal.

Para que el pleno de la Suprema Corte invalide las reformas se requiere una mayoría cualificada de ocho de los 11 ministros. Es un requisito difícil de lograr si se atiene a la división ideológica del tribunal. Tres ministros, Esquivel, González Alcántara y Margarita Ríos Farjat, fueron propuestos por el presidente, y un cuarto, Arturo Zaldívar, es visto como cercano al actual Gobierno. El voto contrario de estos cuatro miembros sería suficiente para bloquear los intentos de declarar inconstitucionales las iniciativas del Gobierno.

A pesar de las declaraciones a favor de la independencia del Poder Judicial, el presidente ha sido criticado por entrometerse en sus decisiones. Más allá de las reuniones que acaba de reconocer, el mandatario ha criticado públicamente y en numerosas ocasiones el carácter “conservador” de algunos ministros. Además, ha atacado y pedido que se investigue al juez Juan Pablo Gómez Fierro. Este juzgador ha concedido amparos a decenas de empresas y ha suspendido la aplicación de las reformas energéticas mientras duran los juicios que se desarrollan en primera instancia y en paralelo a los recursos presentados ante la Suprema Corte.

Suscríbase aquí a la newsletter de EL PAÍS México y reciba todas las claves informativas de la actualidad de este país

Archivado En:

Más información

Te puede interesar

Lo más visto en...

Top 50