Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Honduras recuenta los votos recibidos durante el apagón electoral

El Tribunal Electoral revisará el 25% de los votos. Nasralla y Zelaya piden una auditoría de todo el sistema o segunda vuelta y Amnistía Internacional denuncia 14 muertos y 800 detenidos desde las elecciones

Miembros del Tribunal Electoral cuentan los votos.
Miembros del Tribunal Electoral cuentan los votos. AFP

Casi dos semanas después de las elecciones presidenciales, la autoridad electoral de Honduras aceptó ayer recontar de nuevo los votos que recibió durante las horas que duró el apagón informático. En ese lapso cambió la tendencia y el presidente actual, Juan Orlando, pasó de ir perdiendo en el escrutinio a superar a su adversario, Salvador Nasralla. Las mesas que se van a recontar suponen el 25% del total. El escrutinio, criticado por la oposición, la Organización de Estados Americanos (OEA) y la UE, concluyó con una victoria por 50.000 votos de Orlando.

Hasta las elecciones del 26 de noviembre, Honduras tenía presidente y discutía sobre un tema, la reelección de Juan Orlando aprobada in extremis por un tribunal pero prohibida expresamente por la Constitución en los conocidos “artículos pétreos”. Quince días después el escenario no es mejor; aún no sabe quién será su próximo presidente y añade a la polémica reelección dos nuevas: la división en la calle y el descrédito internacional ante un proceso electoral calificado por los observadores internacionales de irregular y poco transparente antes, durante y después del día de votación.

Contabilizado el 99,8% de los votos, los datos oficiales dan la victoria a Juan Orlando Hernández, que lograría el 42,98% de los votos frente al 41,39% de Salvador Nasralla, el candidato de izquierdas apoyado por el expresidente Manuel Mel Zelaya. Una diferencia de 52.000 a favor del actual presidente, de 49 años.

Sin embargo, el conteo se produjo en medio de un apagón en la publicación de datos que el órgano electoral calificó de fallos puntuales en el sistema informático, pero que la oposición dice que duró 36 horas durante las que se fraguó el “fraude”.

En su duro informe contra el proceso electoral, la Organización de Estados Americanos (OEA) señala en el primer párrafo: “El cúmulo de irregularidades, errores y problemas sistémicos que han rodeado este proceso electoral, en su etapa previa, jornada electoral y poselectoral, que (…) no permiten tener certeza sobre los resultados”.

Tras muchas presiones el Tribunal electoral (TSE) comenzó ayer a recontar voto por voto las 4.753 actas recibidas durante el apagón informático tal y como le exigían la OEA y la Unión Europea, cuya misión de observadores calificó de “razonable” la exigencia y pidió más tiempo para admitir impugnaciones. Originalmente el TSE se ofreció a recontar 1.000 mesas pero las presiones han obligado a recontar cuatro veces más, casi el 25% de los casi 3,5 millones de votos recibidos.

Sede del Tribunal Electoral en Tegucigalpa
Sede del Tribunal Electoral en Tegucigalpa EFE

“Queremos llevar a cabo [el recuento de actas] ante los ojos del mundo (…) para que sean contadas de manera transparente y ante la presencia de todos”, dijo el presidente del órgano electoral, David Matamoros.

Exigencias

La medida, sin embargo, no satisface a la oposición. Nasralla exige que se cuenten el 100% de los votos. El popular presentador de televisión, de 64 años, capaz de conducir partidos de fútbol y concursos de belleza con el mismo desparpajo, ha ido elevando sus exigencias. Un día pide la revisión de la mitad de los votos, unas 10.000 mesas, y otro pide una segunda vuelta o descalifica al árbitro electoral, de quien Zelaya dijo que “no tiene credibilidad”.

El Tribunal Electoral está formado por cinco miembros y ninguno es de su partido, incluído Matamoros, designado por el Gobierno. El resto son representantes de partidos como el Liberal o el Democristiano, que apenas logró un puñado de votos en las últimas elecciones.

"El recuento transparente, participativo y con observación internacional de casi 5.000 actas es un paso importante, pero ante las dudas sobre la calidad del proceso quizás sea necesario ir más allá", señaló a El País, Viviana Krsticevic, Directora Ejecutiva del Centro por la Justicia y el Derecho Internacional (Cejil) con sede en Washington.

En su informe del miércoles la OEA no descartó pedir unas nuevas elecciones “si las irregularidades existentes fueran de tal entidad que hicieran imposible que este proceso brinde certeza y seguridad en el recuento”, señala el documento.

Algunas fuentes señalan que ambos líderes podrían estar negociando ante el bloqueo en que se encuentra el país debido a una revisión que comenzó ayer y que durará varios días.

Nasralla ha ido cediendo el protagonismo a Mel Zelaya, que criticó a la OEA por no negarse a la reelección de Juan Orlando y pidió una auditoría de todo el sistema. El expresidente, depuesto en un golpe de Estado en 2009, ha llevado la voz cantante en la protesta y ha movilizado a sus seguidores en varios puntos del país.

Mientras tanto en la calle el toque de queda vigente en seis de los 18 departamentos del país ha aplacado las protestas pero suma nuevos detenidos por incumplir la prohibición, que impide la circulación de personas y vehículos entre las diez de la noche y las cinco de la mañana.

 

Amnistía Internacional denuncia la muerte de 14 personas y 800 detenidos durante las protestas

La organizción de Derechos Humanos, Amnistía Internacional (AI) difundió el viernes un informe en el que confirma la muerte de 14 personas desde el día de las elecciones. “Al menos 14 personas fallecieron, muchas de ellas por heridas de bala, y decenas más fueron heridas en el contexto de manifestaciones que fueron generalmente pacíficas que tuvieron lugar tras las elecciones”, señala un comunicado de la organización de Derechos Humanos conocido ayer, que cita fuentes oficiales y defensoras de derechos humanos.

AI exigió "detener todo el uso ilegítimo o excesivo de la fuerza de policías y militares contra las personas que protestan, acabar con las detenciones arbitrarias e investigar todos los casos de violaciones de derechos humanos sería una buena forma de comenzar a abordar los graves hechos que hemos documentado en días recientes".

“La evidencia demuestra que no hay espacio para que las personas expresen sus opiniones en Honduras. Cuando lo hacen, enfrentan toda la fuerza del aparato represivo del gobierno”, dijo a EL PAÍS Erika Guevara-Rosas, Directora para las Américas de Amnistía Internacional. Durante la última semana la misión contactó con los familiares de las víctimas, entre los que hay dos policías.

A las victimas mortales, AI suma 800 detenidos desde el día de votación, 500 por incumplimientos relacionados con el de el toque de queda. Muchos de ellos han sido sometidos a golpes y maltratos, denunció la ong.

Más información