Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El cadáver del último desaparecido argentino, Santiago Maldonado, viaja rodeado por un ejército

La campaña, monopolizada por la metedura de pata de una candidata de Macri

El cuerpo encontrado en el río Chubut ingresa a la morgue de Buenos Aires, rodeado de policías y militares.

Argentina apura las últimas horas previas a las elecciones clave del domingo en un ambiente enrarecido de tristeza y tensión. El hallazgo del cadáver que muy probablemente es el de Santiago Maldonado, el último desaparecido argentino, ha provocado una especie de silencio nervioso en el que acaba devorado cualquiera que salga del guión marcado por el respeto al dolor de una familia destrozada que vio durante más de dos meses como muchos se burlaban y aseguraban que en realidad su hijo estaba en Chile escondido, mientras ellos lloraban su desaparición ante las cámaras.

En este ambiente de enorme riesgo, se han desconvocado movilizaciones espontáneas, algo rarísimo en un país acostumbrado a salir a la calle por cuestiones mucho menos graves, y se trasladó el cadáver desde Esquel, en plena Patagonia, hasta Buenos Aires, en medio de medidas de seguridad espectaculares, como si se temiera algún ataque o se tratara de un peligroso detenido, y no de un muerto.

La justificación de este dispositivo es la enorme desconfianza que tienen muchos argentinos, y en especial la familia de Maldonado, en las instituciones de su país. “No nos separamos del cadáver porque no podemos confiar en nadie”, expresó gráficamente Andrea, la cuñada de Santiago. Las medidas de seguridad extremas han sido decretadas por el Gobierno y la justicia precisamente para que la familia confíe en que esta vez todo se va a hacer de forma correcta, nadie que no sean los médicos encargados de la autopsia, que se empezará a realizar el viernes, tocará el cadáver. Las partes estarán en todo el proceso.

La familia está convencida de que Maldonado no murió accidentalmente en el río el 1 de agosto, cuando desapareció mientras era perseguido por la gendarmería. Aseguran que la zona en la que apareció este martes fue inspeccionada varias veces, por lo que creen que alguien colocó el cadáver en el río mucho después de su desaparición. Esa desconfianza hace que el Gobierno y la justicia extremen todas las precauciones para evitar que el resultado de la autopsia pueda ser puesto en duda.

En este ambiente de enorme tensión, los candidatos se mueven con máxima cautela y el que no lo hace puede hundir rápidamente su imagen. Es lo que le ha sucedido a Lilita Carrió, aliada de Mauricio Macri y su candidata en la capital del país. Carrió logró el 50% de los votos en las primarias de agosto y se encaminaba triunfante a un éxito demoledor el domingo. Pero el martes por la noche hizo una broma, un apunte rápido a la frase de un periodista, que está monopolizando las últimas horas de campaña. El periodista señalaba que el cuerpo de Maldonado había podido conservarse 77 días porque el río Chubut en el que fue encontrado está muy frío, como es habitual en la Patagonia. “Como Walt Disney”, apuntó ella para recordar la congelación del cadáver del dibujante para conservarlo.

Esas tres palabras han provocado tal rechazo que ella ha tenido que pedir perdón en las redes sociales y ha cancelado todas sus apariciones en los medios desde entonces. Pocos días antes, Carrió había asegurado que había “un 20% de posibilidades de que Maldonado esté en Chile” y sostuvo que los que no la creían acabarían pidiéndole perdón. Jamás se retractó de esas palabras, en un estilo muy particular que la coloca siempre en combate y que le estaba funcionando muy bien hasta que se topó con Maldonado y una indignación generalizada en toda la sociedad argentina por la aparición de un cadáver que, muriera de forma accidental o provocada, perdió la vida durante una operación policial, algo que históricamente ha tenido consecuencias muy graves para los gobiernos a los que les ha pasado.

Cristina Fernández de Kirchner, gran referente de la oposición y candidata a senadora por Buenos Aires, se mantiene en silencio y evita alentar la indignación popular. Cualquier utilización jugaría en su contra. Unidad Ciudadana, su grupo, desautorizó rápidamente un cartel con su firma que decía “véngalo con tu voto” bajo la foto de Maldonado.

La tensión crece por momentos. Macri ha dado la orden a todos los suyos de mantener la cautela para evitar errores. Pero hay todo tipo de rumores, el Gobierno está nervioso y hasta la gobernadora de Buenos Aires, la macrista María Eugenia Vidal, siempre prudente, no pudo evitar entregarse a las teorías de la conspiración que apasionan a los argentinos: "La gente dice eso: es raro", señaló sobre la aparición del cuerpo a pocos días de las elecciones.

“También tengo que sumar que en los últimos meses y semanas sucedieron cosas raras: las amenazas de bomba a las escuelas fueron muy superiores a las del año pasado. Unidad Ciudadana viene planteando sistemáticamente, una vez por semana, la posibilidad de que haya fraude en las elecciones”, remató Vidal. Quedan todavía tres días para el cierre de los colegios electorales y en Argentina puede pasar de todo, pero lo que es seguro es que no serán unas elecciones normales porque la conmoción por la aparición del cadáver durará.

Más información