Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Oscar Pérez, un piloto de película

El instructor de vuelo es también actor de cine. Actualmente se encuentra en paradero desconocido

Oscar Pérez
El policía Oscar Perez posa durante un evento de la policía científica REUTERS

El régimen de Nicolás Maduro asegura que ha comprobado la relación entre las agencias de inteligencia de Estados Unidos y el piloto Oscar Pérez, quien estaba al mando del helicóptero que disparó contra los edificios del Ministerio del Interior y del Tribunal Supremo de Justicia la tarde del martes. Venezuela avanza en el esfuerzo de intentar convertir lo que hasta ahora luce como un ataque solitario en una conspiración internacional.

Poco después de su faena Pérez colgó un vídeo en Instagram donde aseguró que formaba parte “de una coalición de funcionarios militares, policiales y civiles en contra de este gobierno transitorio y criminal”. Pero nadie ha salido a apoyarlo. Muchos creen que, como el presidente turco Recep Erdogan, Maduro está buscando una excusa para avanzar en un autogolpe de Estado que liquide la insurrección popular que enfrenta desde hace tres meses.

Pérez, contra quien el país caribeño ha emitido una orden de captura, ha sido señalado por Maduro como piloto del exministro del Interior Miguel Rodríguez Torres. Como frontal opositor de Maduro, Rodríguez Torres forma parte de la deriva del chavismo que rechaza la inminente instalación de una Asamblea Nacional Constituyente. El exfuncionario rechazó las alusiones del gobierno en Twitter. “Lamento desmentirlo de nuevo, señor presidente. Siempre volé con helicópteros del Sebin (policía política) al mando del comisario Pedro Pérez”.

La vivienda de Pérez fue allanada el martes por la policía, pero no lo encontraron. Se desconoce su paradero. En sus redes sociales dice ser instructor de vuelo y miembro de la Brigada de Acciones Especiales de la policía científica, una información confirmada por el gobierno. Pero también había iniciado una carrera como actor. En noviembre de 2015 se exhibió en la cartelera local la película “Muerte suspendida”, del director Oscar Rivas. El filme contaba la historia de un secuestro, una experiencia que Rivas ha vivido de cerca como investigador. “Para mí fue la oportunidad de mostrar en la pantalla grande el trabajo que hacemos a diario en la policía científica”, aseguró en el vídeo promocional de la cinta.

En aquel vídeo quedaba claro que Pérez continuaría con su carrera como actor. Tenía en mente participar en otras dos producciones. Al margen de sus condiciones como intérprete tiene el porte de un modelo. Delgado, algo bronceado, ojos verdes y una sonrisa de dientes parejos y muy blancos. El martes, cuando se conoció su temerario vuelo, casi de película, quedó claro que ciertos lances de la ficción también pueden concretarse en la vida real.

Más información