Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Un Estado mexicano ampara por ley matar en defensa propia

Ante la ola de violencia en el Estado de Nuevo León, el Congreso despenaliza los supuestos en que un ciudadano “lesione” o “prive de la vida” a su agresor

Violencia en México
Escena de un asesinato en Monterrey.

El Estado de Nuevo León ha modificado su código penal, concretamente el artículo que regula la legítima defensa. Hasta ahora, el texto consideraba que cualquiera que “rechazara” o “dañara” a su agresor, un ladrón, por ejemplo, que allanara su casa, no incurría en ningún delito. Ahora, el Congreso local ha aprobado añadir dos nuevos supuestos, “lesionar” y “privar de la vida”. El código detalla ahora que cualquiera que dañe, lesione, o incluso mate a un asaltante será igualmente inocente.

Marcos Mendoza, del partido conservador Acción Nacional, ha sido el principal valedor del cambio. En declaraciones recogidas por el diario Milenio, Mendoza ha explicado que “se ha hecho un gran avance para que las leyes estén más del lado de los ciudadanos. ¿Qué pasa? Los ciudadanos, ante la ola de inseguridad, los secuestros, las ejecuciones, los robos a casa habitación, en muchas ocasiones sufren un daño psicológico e inclusive físico los miembros de la familia que viven dentro de la casa”.

El legislador acierta en el preámbulo. Nuevo León vive una ola de violencia que remite a los años duros de la Guerra contra el Narco, 2010-2012. Los robos violentos se dispararon en 2016 respecto a 2015 y este año parece que la tendencia se mantiene. Los casos de extorsión también aumentaron, igual que los de asesinato, violación y secuestro. “Con esta ampliación”, ha añadido Mendoza, “creemos que le vamos a dar más certeza jurídica a aquellas personas que se vieron en la necesidad de defender a su familia. Ojo, en todo momento, en todo caso, habrá una investigación por parte del Ministerio Público y el juez tendrá que ver las pruebas”.

Queda por ver cuáles son los efectos prácticos del cambio en la norma. La incapacidad de las agencias investigadoras podría lastrar la modificación. En México, apenas el 1% de los delitos se castigan. Según un estudio presentado el año pasado por la Universidad de las Américas, con sede en Puebla, el grado de impunidad es muy alto en 13 estados del país, uno de ellos Nuevo León.

 

Más información