Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Las exportaciones de América Latina crecen por primera vez en cuatro años

El aumento de los precios de las materias primas impulsan la subida de ventas al exterior en la región

Las exportaciones de América Latina y el Caribe han remontado después de cuatro años consecutivos de caídas. Crecieron un 17% en el primer trimestre de 2017 gracias, sobre todo, al aumento de los precios de las materias primas, que son el motor de las ventas de la región. Son los resultados un estudio que acaba de presentar el Banco Interamericano de Desarrollo (BID) con datos detallados de 25 países.

La cifra, aunque positiva, hay que tomarla con cautela y observar la evolución del mercado para comprobar si se trata de una tendencia estable o coyuntural. Aún con la mejora, el valor exportado se encuentra 10% por debajo del máximo relativo de 2014. “Creemos que a final de año habrá crecimiento, pero habrá que ver si se trata de uno fuerte de dos dígitos o más modesto, de solo uno”, explica Paolo Giordano, coordinador del estudio.

Detrás del crecimiento de las exportaciones está la mejora del comportamiento de la economía internacional, que impulsó los precios al alza tras tocar suelo en 2016. Si observamos el volumen de las exportaciones, solamente crecieron un 2,2% (frente al 17% del valor). “El repunte del aumento de la cantidad de exportación está muy concentrado en México y Perú. En este último país se debe a la apertura de una nueva mina, por lo que la pregunta es si es puntual o se va a sostener. En México es posible, aunque no hay datos que lo avalen, que ante las dudas de la política exterior de la administración Trump haya habido un envío masivo de stock. Así que habrá que ver también si esto es coyuntural”, reflexiona Giordano que, sin embargo, no es pesimista en cuanto al futuro comercial entre Estados Unidos y sus vecinos. “La palabra es incertidumbre, pero no parece tan preocupante como se podía suponer”, matiza.

Aún con la mejora, el valor exportado se encuentra 10% por debajo del máximo relativo de 2014

El petróleo ha sido el principal impulsor de este aumento en las exportaciones. Su precio, que finalizó 2016 con una tasa anual negativa del 16%, se ubicó en el primer trimestre de 2017 en un nivel promedio 62% superior. El informe también señala que la ampliación del crédito para la vivienda en China contribuyó a estimular los mercados de hierro y cobre, que mostraron una fuerte recuperación entre fines de 2016 y principios de 2017, con subidas del 77% y del 25% respectivamente. En alimentación también hubo aumentos: un 9% en el caso del café, un 16% la soja, un 33% el azúcar (siempre midiendo los primeros meses de 2017 en términos interanuales).

Lo que no se aprecia en este estudio es un incremento en la exportación de otro tipo de bienes. Giordano, que es también economista principal del sector de Integración y Comercio del BID, advierte que la región no va a poder seguir basando su crecimiento en materias primas: “La divesificación es un objetivo central. Los decisores de políticas en América Latina lo tienen claro. Pero creo que habría que alertar para que este nuevo crecimiento no distraiga la atención de esa meta, que es lo que ha pasado en la última década; como todo iba bien parecía que no había que preocuparse de otros sectores”.

Por países, el que más ha crecido ha sido Venezuela, con un 75% (debido fundamentalmente al precio del petróleo), seguida de Perú (39%), Ecuador (34%), Colombia (31%) y Brasil (24%). La subregión mesoamericana (México y Centroamérica) y el Caribe registraron incrementos de 11% y 12%, respectivamente.

Más información