Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Las inundaciones en Perú ya dejan al menos 90 muertos

Las pérdidas ya suman 3.000 millones de dólares y el temporal continuará, sobre todo, en la costa norte del país

Una mujer y su bebé, en una calle inundada en Piura. AFP / ATLAS

El número de fallecidos por las fuertes lluvias e inundaciones que Perú viene sufriendo desde mediados de enero, y que en la última semana incrementaron su frecuencia e intensidad, aumentó al menos a 90. Según el ministro de Defensa, Jorge Nieto, el temporal ha dejado 20 desaparecidos, 347 heridos, casi 120.000 damnificados y 742.000 afectados. La consultora Macroconsult calcula que las pérdidas en infraestructura ascienden a 3.000 millones de dólares. El impacto del temporal es tal que ocasionará una desaceleración de la economía.

La distribución de las lluvias no ha cambiado: se concentran, sobre todo, en la costa norte. Las peores inundaciones urbanas se han registrado en Piura, Chulucanas, Morropón, Paita y Sechura, en el norte. Las precipitaciones más intensas ocurrieron en la sierra de La Libertad y Cajamarca, también en el norte, y en zonas altas de Huancavelica, Junín y Ayacucho, en el centro del país.

Los satélites de la misión de Medición de Precipitaciones de la NASA analizaron la magnitud de los temporales. Durante las últimas semanas, los índices de lluvias llegaron a los 137 milímetros por hora, por lo que fueron calificados como “extremos”.

El Servicio Nacional de Meteorología e Hidrología de Perú (Senhami) pronostica que la capital afrontará un otoño poco habitual, con los altos registros de calor que no se irán hasta mayo. Sin embargo, la llegada del anticiclón del Pacífico sur —que trae vientos fríos— ha comenzado a reducir la temperatura del mar; de momento, en dos grados. Nelson Quispe, director de Pronóstico, espera que esta baja sea más consistente en la primera o segunda semana de abril, lo que se traducirá en una palpable disminución de las lluvias. De momento, se espera que estas aumenten en la sierra, con tormentas eléctricas generalizadas y posibles granizadas.

La consultora Macroconsult calcula que las lluvias han provocado pérdidas por unos 3.000 millones de dólares. El impacto es tal que ocasionará una desaceleración de la economía con tasas de crecimiento muy bajas, aunque podría producirse una pequeña reactivación en el segundo semestre, empujada por las labores de reconstrucción.

Para el presidente de Perú, Pedro Pablo Kuczynski, estos trabajos deberán incluir la reubicación de los damnificados a zonas seguras. “Debemos estar preparados para los próximos 50 años, empezando desde hoy, para enfrentar eso. ¿Qué vamos a hacer? Primero, darles oportunidad a los peruanos a que vivan en lugares aptos”.

Kuczynski añadió que urge enfrentar a los traficantes de terrenos, que durante décadas han estafado a miles de personas, vendiéndoles espacios en zonas de riesgo, ante la pasividad de las autoridades municipales.

El presidente tomó a Ecuador como ejemplo de prevención. “Es un país donde llueve todo el año, es un buen ejemplo que se debe seguir. Los ríos deben tener murallas, los puentes deben tener pilares suficientes para que estén bien anclados. Son cosas elementales que ahora podemos empezar a hacer, en los próximos meses, a la velocidad necesaria”.

27.500 viviendas destruidas o inhabilitadas

El Instituto Nacional de Defensa Civil (Indeci) registra, en su último reporte, más de 13.000 viviendas destruidas y casi 14.500 inhabitables. Buena parte de la red nacional de carreteras está intransitable. Varios ríos han aumentado significativamente su caudal, como el Piura o el Amazonas, declarados en alerta roja. El río Rímac, que cruza la ciudad de Lima, fue declarado en alerta amarilla. Para afrontar la emergencia, el Gobierno ha transportado más de un millón de toneladas de carga en ayuda humanitaria. Numerosas donaciones han llegado del exterior, de países como Ecuador, Colombia, Chile, Panamá, Bolivia, Canadá, Estados Unidos, China o Venezuela. Para repartirlas se han tendido puentes aéreos y marítimos, y el Comando Conjunto de las Fuerzas Armadas ha desplegado 24.000 efectivos a nivel nacional.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >