Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Bachelet asegura que Chile sufre el peor desastre forestal de su historia

Una ola de 122 incendios forestales azota Chile donde más de 226.000 hectáreas se han quemado desde julio

Bomberos trabajan en la extinción de un incendio el domingo en la provincia de Cauquenes (Chile).
Bomberos trabajan en la extinción de un incendio el domingo en la provincia de Cauquenes (Chile). EFE

Como el peor desastre forestal de la historia de Chile. Así calificó este lunes la presidenta Michelle Bachelet la ola de 122 incendios forestales que afectan al país. Debido a la crisis que ya suma más de 226.000 hectáreas quemadas desde julio, la mandataria canceló su participación en la cumbre de la Comunidad de Estados Latinoamericanos y Caribeños (Celac), que se celebrará esta semana en República Dominicana.

“Enfrentamos el mayor desastre forestal de nuestra historia, con un área afectada 20 veces mayor que en 2016, pero superaremos la emergencia”. Un total 122 incendios, de los que 46 se encuentran en fase de combate, asuelan al país. Más tarde, planteó en un acto oficial que “otra vez Chile se ve azotado por la furia de la naturaleza, pero tenemos el coraje para hacerle frente”. La mandataria también manifestó su disposición para viajar a las zonas más afectadas, pero siempre y cuando no signifique un estorbo para los brigadistas que trabajan en el control del fuego: “Queremos estar presentes en la zona de los incendios, pero no queremos ser un obstáculo”.

Las regiones céntricas de O’Higgins, con cuatro focos activos y la del Maule, con seis, son las áreas que presentan mayores inconvenientes. En las últimas horas se ha agudizado también la situación en la región del Biobío, ubicada al sur del país.

En esa línea, el Gobierno ha dispuesto de recursos y facultades especiales en las zonas afectadas con la declaración del “estado de excepción constitucional” por catástrofe en esas tres regiones. También se mantuvo aquella que regía en Valparaíso, ciudad que fue afectada por un gran incendio que dejó más de un centenar de casas destruidas a comienzos de este año.

La proyección para los próximos días es poco alentadora. El pronóstico meteorológico prevé un aumento en las temperaturas. La propagación de las llamas ha estado marcada por lo que los especialistas llaman el factor 30-30-30: más de 30 grados centígrados de temperatura, vientos de 30 kilómetros por hora y una humedad del aire cercana al 30%.

Los largos días que ha pasado Chile cubierto de llamas han motivado una serie de campañas para ir en auxilio tanto de las personas afectadas como de los brigadistas y bomberos que trabajan para combatir la crisis. A lo largo de todo el país los cuarteles de bomberos y otros cuerpos están recolectando agua, alimentos, pañales, útiles de aseo e insumos médicos.

También está en marcha la recepción de ayuda internacional. De acuerdo con información entregada por el canciller, Heraldo Muñoz, Estados Unidos ofreció 100.000 dólares para reponer equipos de la Corporación Nacional Forestal (Conaf), principal responsable de coordinar las acciones de control de fuego. Desde ese país también llegará un grupo de expertos en este tipo de catástrofes.

Argentina colaborará con una brigada que se sumará al trabajo en terreno y México hará lo propio con 55 brigadistas. Durante su reciente visita a Chile, el presidente francés, François Hollande, también ofreció asistencia. En paralelo se coordina la ayuda de otros países como Brasil, Uruguay, Canadá y Perú.