Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

El Gobierno de PPK y el fujimorismo, en guerra por un ministro

El Congreso vota interpelar al titular de Educación por supuestas irregularidades

Pedro Pablo Kuczynski
Pedro Pablo Kuczynski en su casa de Lima.

El Congreso peruano votará hoy una moción para interpelar por irregularidades administrativas al ministro de Educación, Jaime Saavedra, una iniciativa de la formación fujimorista —Fuerza Popular— secundada por el Partido Aprista y parlamentarios de otras dos bancadas. Es la primera vez que el presidente Pedro Pablo Kuczysnki muestra abiertamente su discrepancia con la oposición en el Legislativo. "Es una vergüenza lo que está pasando", comentó en Santiago de Chile al defender al funcionario, mientras en Lima empezaba otra campaña contra el ministro por querer imponer una supuesta "ideología de género" en el currículo escolar de 2017.

Si bien la moción de interpelación surgió por una denuncia de irregularidades en el Ministerio de Educación en una compra de ordenadores por 42 millones de dólares, Saavedra es el rostro de una ley aprobada en 2014 que creó la Superintendencia Nacional de Educación Superior Universitaria (Sunedu) que vela por los estándares de calidad de las universidades. Una gran cantidad de centros privados creados recientemente sin la calidad y las infraestructuras exigibles son defendidas por congresistas del fujimorismo, del Partido Aprista y de Alianza para el Progreso. El tío y socio de Joaquín Ramírez, exsecretario general y financista de Fuerza Popular, es dueño de una de aquellas universidades que podrían dejar de emitir títulos a nombre de la Nación por disposición de la Sunedu.

"He mantenido al ministro de Educación que estaba en el Gobierno anterior, pero el Congreso ahora lo quiere tumbar por razones puramente políticas, es gente que representa a universidades privadas que quieren privilegios y quieren marcar una tendencia en el Congreso. A ver, salgan de su closet y díganme a quién representan. Es una vergüenza lo que está pasando", declaró Kuczynski en Santiago de Chile. Según la última encuesta de Ipsos Perú, el ministro Saavedra cuenta con un 44% de aprobación de su gestión, cifra que le sitúa entre los mejor evaluados, junto con el primer ministro.

Grupos católicos

Hasta ahora, el jefe de Estado —que asumió el mandato a fines de julio— había mantenido una política de no confrontación con el fujimorismo. Fuerza Popular ostenta la mayoría de la Cámara: 72 parlamentarios sobre un total de 130.

Ante el respaldo que el ministro de Educación recibe públicamente de Kuczynski, grupos católicos recalcitrantes y evangélicos, y tres congresistas fujimoristas contraatacaron con otro motivo. Crearon el hashtag #conmishijosnotemetas para exigir que "retire del currículo nacional la ideología de género". El congresista por Fuerza Popular Marco Miyashiro comentó en su cuenta de Facebook que el currículo "vulnera los derechos constitucionales del niño y la familia". En el exterior de las escuelas, grupos con posiciones en contra de la población LGTB difunden panfletos que explican la ideología de género como "un sistema cerrado de pensamiento, basado en el marxismo ateo que pretende negar que hay dos sexos", o que "afirma que la persona nace sexualmente neutra".

Chile y Perú zanjan sus pleitos y optan por la unión

Efe

Los Gobiernos chileno y peruano dieron el martes por superados los conflictos territoriales que han enfrentado a ambos países en el pasado y se comprometieron a dar un nuevo impulso a las relaciones bilaterales. "Ambos estamos en esta esquina del mundo, lejos de los mercados y solos frente al Pacífico, y debemos unir fuerzas para enfrentar la economía mundial, que hoy está expuesta a varios retos proteccionistas", dijo el presidente peruano, Pedro Pablo Kuczynski, tras reunirse con su homóloga chilena, Michelle Bachelet, en Santiago. "Siento que somos dos países amigos. Tenemos una larga historia juntos, como amigos a veces hay pleitos, pero están superados y estamos trabajando juntos", añadió. El gobernante peruano da así por zanjadas las polémicas relacionadas con la demanda que su país presentó en La Haya en 2008 para modificar la frontera marítima. Bachelet, por su parte, afirmó que la nueva agenda entre los dos países tiene "importantes áreas de convergencia, diálogo y respeto mutuo".

Más información