Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Boludos en Miami

Un montón de bienes, ropa, vacaciones... salen más baratos fuera de Argentina que dentro

Cualquiera que haya pisado Buenos Aires sabe que es raro que en una conversación no se cuele la palabra “boludo”. Literalmente, boludo se refiere a un hombre con testículos grandes. Más metafóricamente, el término define a una persona boba, torpe, menos avispada que el promedio de sus congéneres. Pero su uso, finalmente, la transformó en un genérico con el que unos argentinos se refieren a otros. Nadie se ofende en Buenos Aires si otra persona lo saluda con un “¿Qué hacés, boludo?”. No se trata de un insulto o un desafío sino de una costumbre. Todos consideramos a los demás boludos sin percibir que, en ese modismo, tal vez se esconda algún juego extraño del inconsciente.

En unas semanas, con la llegada del verano argentino, esa expresión se escuchará en los shoppings de Miami, con independencia de si gana Hillary Clinton o Donald Trump. Boludo se oirá también en los all inclusive de las hermosas costas del Caribe. Y, por supuesto, en las kilométricas arenas del Brasil que, como todos los años, desbordarán de boludos. Cientos de miles de argentinos se preparan a desembarcar con avidez de descanso pero, sobre todo, con una depredadora voracidad consumista. Eso ya está ocurriendo, de manera inesperada, en Santiago de Chile, cuyos habitantes observan pasmados la cantidad de boludos que copan sus negocios para comprar tanto como les dé, mientras se saludan:

—Hola, boludo.

—¿Que hacés por acá, boludo?

—Y... aprovecho las ofertas, boludo.

Es que en Chile, por ejemplo, una MacBook Air de 13 pulgadas se consigue a mitad de precio que en Buenos Aires.

Uno podría pensar que esas postales retratan a un país próspero, al que le sobran los dólares y por eso sus habitantes los gastan alegres por el mundo. Pero no es así. La Argentina está terminando un año horrible: la inflación superará el 40%, el desempleo ha crecido y la pobreza también, la inversión directa ha caído a niveles subterráneos. O sea, atraviesa una recesión grave.

Lo que ocurre es que, por una variada confluencia de razones, un montón de bienes salen más baratos fuera del país, la ropa, las vacaciones, los productos electrónicos. Y entonces, quienes tienen dinero para gastar prefieren hacerlo afuera. Es más prestigioso, es más barato: solo un boludo no lo haría. Pero también compran bienes importados, y atesoran dólares por miedo a que, de repente, como ocurrió tantas veces, se pinche la burbuja. Cerca de 10.000 millones de dólares se irán de la Argentina en 2016 por alguna de estas vías. El Gobierno mira esto casi sin intervenir porque cree, a priori, que toda intervención será castigada por vaya a saber qué Dios extraño. Y si el Gobierno no emite señales de alarmas es que todo debe andar bien. ¿O no es así?

No habría ningún problema, si no fuera porque el país no genera dólares genuinos. Hace unos años, estas costumbres se financiaban con dinero de la soja. Pero los precios de las commodities cayeron. ¿Cómo se paga, entonces, la fiestita? Con deuda. Muchos extranjeros envían sus dólares a la Argentina, los cambian a pesos porque consiguen un interés que les dará un rendimiento de 5% anual cuando vuelvan a comprar sus dólares. Así, mientras la plata vuela hacia afuera, por otra parte entra, y a raudales, para hacer una diferencia que se consigue en muy pocos lugares del mundo.

Una persona razonable —que no fuera boluda— miraría todo esto con cierta preocupación. Si un país se endeuda para que, en parte, sus ciudadanos más privilegiados gasten dinero en el exterior, tarde o temprano, la bomba explota. Porque gana Trump, o porque quiebra la banca italiana, o porque un bróker de Wall Street pega un grito de alarma, en algún momento, el ingreso de divisas puede parar, o peor, fugar en tropel y ahí te quiero ver.

Pero eso sería tener una mirada de largo plazo, lo que, definitivamente, no es la especialidad de la casa.

Un popular cantante de tangos, Alberto Castillo, recomendaba en el estribillo de su canción más popular: “Por cuatro días locos que vamos a vivir, por cuatro días locos te tenés que divertir”.

Tal vez habría que transformarlo en el himno de Argentina, un país de boludos, como nos llamamos, con inmenso cariño e ingenuidad, los unos a los otros.