Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Rob Ford, el polémico exalcalde de Toronto, sucumbe al cáncer

Ford acumuló un fuerte apoyo electoral a pesar de sus escándalos vinculados con el consumo de diversas sustancias

Rob Ford
Ron Ford, exalcalde de Toronto, en mayo de 2013. REUTERS

Robert Bruce Ford (Etobicoke, Ontario, 1969) perdió este martes 22 la lucha contra el cáncer abdominal. Tuvo una trayectoria política caracterizada por una asombrosa popularidad y por una nutrida lista de esperpentos entre violencia, alcohol, racismo, homofobia y sustancias ilegales.

Nacido en una familia acomodada, Ford se distinguió desde joven por comportamientos violentos, talento deportivo y marcado gusto por la cerveza y el cannabis. Dejó truncada la carrera de ciencia política en la Universidad Carleton. Pocos meses antes de estrenarse como concejal en el año 2000 y cargo que tendría hasta 2010, fue detenido por conducir ebrio. Una vez en el puesto, ocupó varias veces los titulares en la prensa por sus declaraciones en contra de los homosexuales y de varios grupos étnicos.

En 2006, agredió verbalmente a una pareja en un partido de hockey de los Maple Leafs. La policía tuvo que mostrarle la puerta de salida. Y en 2008, la esposa de Ford acusó al político por violencia doméstica. Las autoridades cerraron la investigación porque juzgaron que los dichos carecían de solidez.

En marzo de 2010, Ford anunció su candidatura a la alcaldía y en octubre del mismo año triunfó con cerca del 47% de los votos. Varios elementos lo explicaban. El primero tenía que ver con la fusión que el gobierno provincial realizó en Toronto en 1998. La ciudad pasó de 800,000 habitantes a casi tres millones por su unión con cinco distritos vecinos. Así, una importante base de votantes de los suburbios inclinaría la balanza, algo que la prensa bautizó como “Ford Nation”: barrios de clase trabajadora, cristianos practicantes y partidarios del hablar sin rodeos.

Ford se presentó como un candidato que no ocultaba sus problemas, que entrenaba a un equipo juvenil de futbol americano, que bromeaba con la gente y, lo más importante, que anunciaba un combate contra el derroche de los fondos públicos, además de un plan para bajar los impuestos.

Ya al frente de la alcaldía, aparecía con asiduidad en las calles con copas de más. Pero nada era comparable al escándalo que se avecinaba. En mayo de 2013, el diario Toronto Star informó de un video en donde el alcalde consumía crack junto a un grupo de pandilleros. Más de seis meses después de que se hizo pública la existencia del video, Ford reconoció el hecho. Una encuesta efectuada luego de la confesión del alcalde indicaba que el 49% del electorado lo apoyaba, cifra sorprendente al tomar en cuenta que Ford había ganado con un 47% de los votos. Podían más los ahorros en la alcaldía que los comportamientos del político.

En abril de 2014, el diario The Globe and Mail difundió fotografías extraídas de un nuevo video donde se veía al alcalde fumando otra vez crack. Ford abandonó el cargo durante dos meses para someterse a un tratamiento de rehabilitación contra diversas sustancias. También declaró que se presentaría a la reelección. A su vuelta, retomó su trabajo y continuó preparándose para la campaña.

Ford informó en septiembre de 2014 que le había sido detectado un tumor cancerígeno en el abdomen. A pesar de que comenzó un tratamiento contra la enfermedad, anunció que se presentaría como candidato a concejal por su natal Etobicoke.

El 27 de octubre de 2014, John Tory se convirtió en alcalde de Toronto con el 40.2% de los votos. Doug Ford, hermano menor del polémico político, se ubicó en segunda posición, con un 33.7% del total. Sin sorpresas, Rob Ford fue elegido como concejal por Etobicoke. Luego declaró que, si la enfermedad no se lo impedía, buscaría presentarse de nueva cuenta como candidato a la alcaldía de la ciudad más importante de Canadá. El cáncer ha dictado otra cosa.

Más información