Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Argentina anticipa la llegada de Macri con un gran aumento de precios

Algunos alimentos se disparan ante la expectativa de devaluación; Macri culpa a Kirchner

Los estantes de carne vacuna en un supermercado de la cadena Coto, en Buenos Aires.
Los estantes de carne vacuna en un supermercado de la cadena Coto, en Buenos Aires.

El futuro presidente de Argentina, Mauricio Macri, prevé eliminar el cepo (control) cambiario el próximo día 11, al día siguiente de asumir el poder. Quien será su ministro de Hacienda, Alfonso Prat-Gay, ha dicho en la campaña electoral que subirá la cotización del dólar en el mercado oficial, pero eso “no afectaría prácticamente a nadie”. No obstante, los precios ya están aumentando a un ritmo mayor que en los meses previos en este país con una inflación de por sí alta, del 24% anual.

El secretario de Comercio del Gobierno de Cirstina Fernández de Kirchner, Augusto Costa, admitió este martes una subida media del 10% en los precios, con algunos casos del 20%, aunque explicó que los empresarios las atribuyen a las medidas anunciadas por Macri de devaluación del peso, reducción de subvenciones a la energía y eliminación de restricciones a la exportación. El futuro presidente le contestó al día siguiente culpando al kirchnerismo: "Un gobierno se va aumentando cada vez más al gasto, emitiendo más billetes de 100 pesos, que cada vez valen menos. La primera meta para 2016 es reducir la inflación y llegar en un par de años a un dígito, como tienen 99 de cada 100 países del mundo".

En una carnicería sobre la calle Pringles del barrio porteño de Palermo, el carnicero se muestra primero reacio a hablar del tema y se niega a dar su nombre, pero después confiesa: “El kilo de colita de cuadril (babilla), que ahora está a 120 pesos (12,38 dólares), hace dos meses estaba a 85”. Es decir, un aumento del 41% que comenzó a materializarse incluso antes de que en la primera vuelta del 25 de octubre pasado el liberal Macri sorprendiera con un buen resultado que lo situó como favorito para el balotaje del 22 de noviembre. Sucede que, aunque ganara el kirchnerista Daniel Scioli, se preveía, de todos modos, una devaluación del peso. La diferencia entre uno y otro era el ritmo de la liberalización cambiaria y la depreciación porque Scioli planeaba una apertura poco a poco del cepo cambiario. Los mercados esperan que el dólar suba de 9,69 pesos a cerca del valor que ahora tiene en la plaza ilegal, unos 14,70, lo que supondría un alza del 51,7%.

El precio de la carne vacuna aumentó 41%; el de la harina, un 11% y el del pan subirá un 20%

Los ganaderos están reteniendo sus animales antes de mandarlos al matadero porque saben que el 11 de diciembre la prevista devaluación del peso los encarecerá. Además el Gobierno de Macri ha prometido que eliminará los impuestos y los cupos a la exportación de carne vacuna, el maíz y el trigo, con lo que habrá más mercancía para el mercado externo en detrimento del interno y se incrementarán los precios locales. El vicepresidente de la Asociación de Propietarios de Carnicerías de la ciudad autónoma de Buenos Aires, Alberto Williams, ha reconocido que la carne bovina se ha encarecido entre 15% y 20% en las últimas semanas.

Al lado de aquella carnicería de Palermo está Xin, uno de los 10.000 supermercados que el colectivo de inmigrantes chinos ha instalado en Argentina. El cajero del local recibe a Lucas, empleado de una distribuidora de alimentos que le deja dos decenas de paquetes de ravioli y gnocchi, derivados del trigo, y le advierte: “Vienen con aumento (de precios) del 5% al 10%”. Lucas cuenta que los valores de esos productos se habían mantenido estables en los meses anteriores, pero que se han elevado una semana después de la victoria de Macri. “Por ahora no sabemos si la semana próxima volvemos a aumentar”, aclara el empleado de la distribuidora mientras se sube a su camión.

En el mercado de trigo sucede lo mismo que con la carne vacuna y es así que la harina ha duplicado su valor en dos semanas, según el presidente de la Federación de la Industria Panaderil de la provincia de Buenos Aires, Emilio Majori. El pequeño empresario de panaderías prevé que el pan acabe aumentando de precio esta semana un 20%.

También en Palermo, en una de las más de 120 tiendas que Día% tiene en Argentina, un empleado, Alan, cambió los precios de varios productos este domingo. “Esta botella de aceite de oliva que ahora está a 59,99 pesos (6,19 dólares) antes costaba 50”, señala una de la marca Indalo, propiedad del empresario kirchnerista Cristóbal López. Es decir, se encareció un 20%. “Este paquete de harina (de trigo) pasó de 8,99 a 9,99 (1,03 dólares)”, indica Alan. O sea, un 11,1% más caro. “El kilo de frutas y verduras también subió un peso (0,10 dólares)”, añade el empleado de Día%, aunque aclara que los aumentos de precios comenzaron a acelerarse antes de la primera vuelta electoral. La consultora Elypsis, que releva la inflación semanal en 300.000 productos ofrecidos en Internet, registró en las primeras dos semanas de noviembre alzas del 0,5%, por encima del 0,3% en octubre. “Los clientes dicen que estamos remarcando los precios y que van a seguir aumentando”, lamenta Alan, que aguanta las quejas de trabajadores como él.

En Argentina se discute mucho sobre los riesgos de levantar de un día para el otro el control de cambios, pero Macri parece decidido. Por lo pronto, el prestigioso economista Barry Eichengreen, profesor de la Universidad de California Berkeley, advierte: "La historia está plagada de los cadáveres de los países que han abandonado los controles de capital en forma precipitada”. Habrá que ver cómo le va a Argentina.

Más información