_
_
_
_
_

Boric inicia una gira por China bajo la presión de una condena a las violaciones de derechos humanos

El presidente chileno visita el gigante asiático para potenciar las relaciones comerciales con su principal socio

Gabriel Boric
El presidente de Chile, Gabriel Boric, en una ceremonia en el Palacio de La Moneda, en Santiago (Chile).Elvis González (EFE)

El presidente chileno Gabriel Boric se ha destacado por condenar con firmeza las violaciones a los derechos humanos “vengan de dónde vengan”, como en Venezuela y Nicaragua. En el marco de la 78ª Asamblea General de las Naciones Unidas celebrada un par de semanas atrás en Nueva York, la prensa le preguntó si mantendría ese tono durante su gira por China, que arranca este jueves. El mandatario se limitó a responder que “sí”. En la previa al viaje oficial, sin embargo, la Administración de izquierdas ha remarcado que existen instancias multilaterales y bilaterales para plantar ese asunto, dejando entrever que no lo abordarán durante la visita de Estado. El gigante asiático es el principal socio comercial del país sudamericano, donde el crecimiento está estancado desde hace una década, por lo que los esfuerzos estarán puestos en generar oportunidades de negocio.

Ningún mandatario chileno ha puesto sobre la mesa de manera pública las violaciones a los derechos humanos por parte del régimen chino en sus visitas al territorio asiático. La actitud con que vaya a Boric en la gira ha despertado especial interés porque se ha llevado el reconocimiento internacional de Occidente por su defensa de los derechos fundamentales. Tanto Estados Unidos como la Unión Europea han alertado que bajo la presidencia de Xi, el gobernante del Partido Comunista Chino se ha vuelto “más represivo en el interior y más agresivo en el exterior”.

En una entrevista con The Washington Post, Boric, consultado por su futuro encuentro con Xi Jinping, aseguró: “Lo que podemos exigir a todos es el respeto por los derechos internacionales y derechos humanos. Eso se aplica a todos los países del mundo, incluida China”. Después de sus declaraciones, el embajador de China en Chile, Niu Qingbao, advirtió en un encuentro con parlamentarios que el presidente debería mantener “prudencia” y “cuidar el tono” sobre eventuales críticas, según informaron medios locales.

Con la atención ya puesta en lo que podría decir el presidente chileno en la gira, la portavoz de Gobierno, Camila Vallejo, del Partido Comunista y quien forma parte de la comitiva del viaje, aseguró que con China existen instancias para abordar el asunto y que las han ocupado. “Tenemos instancias bilaterales donde se sostienen conversaciones sobre derechos humanos y también espacios multilaterales y lo que corresponde es que a través de esos espacios se conversen esos temas”, aseguró el pasado fin de semana en una entrevista televisiva.

Hay quienes responden que no existe una bilateral de mayor incidencia que un encuentro entre ambos líderes, como el que está previsto para el 15 de octubre en Beijing. Y que, en el caso de mencionarlo de manera privada, es como si no ocurriese. Desde el mundo diplomático creen que, de verse muy presionado por la prensa durante la gira, el mandatario podría genérica y, como máximo, citar el informe presentado por la expresidenta Michelle Bachelet cuando dejó su cargo como alta comisionada para los Derechos Humanos de la ONU sobre la región autónoma china de Xinjiang, donde la minoría musulmana uigur, mayoritaria en la zona, ve violados sus derechos fundamentales por el régimen de Pekín.

Heraldo Muñoz, excanciller de Bachelet (2014-2018) defiende que el presidente Boric puede ser “perfectamente coherente” con su defensa a los derechos humanos porque desde los noventa existe la instancia bilateral entre ambos países donde se pueden hacer críticas y sugerencias. Recuerda haber participado en alguna donde se abordó el tema de los derechos humanos. “Esa es la instancia donde el presidente puede manifestar sus aprehensiones. Y luego están las multilaterales, como el examen periódico universal”, apunta. Sobre una posible declaración pública de Boric en China, Muñoz cree que no corresponde. “Si es que él va a hacer eso, es mejor no aceptar la invitación. Hay formas, maneras e instancias para ello”, añade.

Desde el mundo diplomático coinciden en que debe primar el pragmatismo, “como se ha hecho siempre con China”, y potenciar nuevos negocios para dar una señal al empresariado e incentivar la inversión local. La tasa de desempleo del trimestre junio-agosto mostró un aumento por décimo mes consecutivo hasta alcanzar el 9% y, según el informe de Perspectivas Económicas Mundiales publicado esta semana por el FMI, Chile cerrará el año con una contracción del PIB de un 0,5% –la perspectiva anterior era de una caída de 1%–.

Para potenciar el enfoque en los negocios, además de la comitiva de seis ministros, entre los que figura el de Relaciones Exteriores, Alberto Van Klaveren; el de Transportes, Juan Carlos Muñoz; el de Agricultura, Esteban Valenzuela; el de Economía, Nicolás Grau; y la ministra Vallejo, la única integrante del comité político, también participarán representantes del sector empresarial, como Máximo Pacheco, presidente de la Corporación Nacional del Cobre (Codelco); Jorge Welche, presidente de Asociación de Emprendedores (Asech); e Iván Marambio, presidente de Asociación de Exportadores de Frutas de Chile (Asoex).

El régimen chino también invitó al expresidente Eduardo Frei (1994-2000), que se desempeñó como embajador extraordinario y plenipotenciario de Chile para la Región de Asia-Pacífico entre 2014 y 2022. La delegación se completa con un grupo de 10 parlamentarios de distintos colores políticos. No todos viajarán justo al presidente porque el viaje a China tendrá seis escalas, demorará 32 horas y habrá un máximo de 35 personas a bordo porque el Boeing 767 que la Fuerza Área de Chile (Fach) pone a disposición del presidente ya agotó sus horas de vuelo, así que se trasladará en un Boeing 737-500, que tiene menor tamaño y autonomía de vuelo.

La visita oficial de cuatro días comenzará este sábado en la ciudad china de Chengdú, donde el presidente Boric encabezará la inauguración de Chile Week China 2023, y visitará el Centro Tecnológico de Innovación en Temas Agrícolas y el Museo del Litio. El 15 de octubre la delegación chilena viajará a Beijing para participar en el Foro de la Franja y la Ruta, y en el Consejo Empresarial Chile-China. En dicha ciudad Boric se reunirá con el presidente Xi. También están previstos encuentros con el presidente de la Asamblea Nacional del Pueblo, Zhao Leji, y el primer ministro de China, Li Qiang.

Normas

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
_
_