_
_
_
_
_

La policía de Brasil pide que Jair Bolsonaro sea imputado por falsificar su cartilla de vacunación

Los investigadores solicitan procesar por dos delitos al expresidente brasileño, que también es investigado por golpismo y por apropiarse de unas joyas regaladas por los saudíes

Jair Bolsonaro
El expresidente Jair Bolsonaro, en una foto de archivo tomada en febrero frente a su casa en Brasilia.Adriano Machado (REUTERS)
Naiara Galarraga Gortázar

Las diversas investigaciones contra Jair Bolsonaro, que presidió Brasil entre 2019 y 2022, van ganando tracción como demuestra que el viernes se desvelarán nuevos testimonios que lo colocan en el centro de una trama golpista y que este martes la Policía Federal haya solicitado formalmente que sea imputado por falsificar su cartilla de vacunación y la de su hija, Laura, de 13 años, según la prensa local. Los investigadores acusan al exmandatario, y a una quincena de personas más, de entrar en el registro nacional de vacunados para anotar, de manera fraudulenta, que se habían inmunizado de la covid-19 durante la pandemia. Frente a esta acusación por dos delitos que suman penas de 15 años, Bolsonaro ha respondido que no es ningún secreto que él nunca se vacunó. Pero no ha explicado cómo es que constaba en el registro nacional como inmunizado.

La oficina del Contralor General ya confirmó anteriormente que la base de datos indicaba que Bolsonaro se había vacunado en São Paulo en julio de 2021, en una fecha en la que no estaba en la ciudad, informa Reuters. Su esposa, Michelle, aprovechó un viaje a Estados Unidos para inmunizarse allí. Y el entonces mandatario presumió de que la hija de ambos no recibiría la inyección.

Desde hace 15 meses ―cuando el ultraderechista perdió el poder y la inmunidad de la que gozó durante tres décadas, primero como diputado y luego como presidente―, las investigaciones, testimonios, acusaciones e indicios contra él se multiplican. El líder ultra que lidera la oposición brasileña también es investigado por proponer a la cúpula de las Fuerzas Armadas diversos movimientos para propiciar una intervención militar contra Luiz Inácio Lula da Silva —dos generales se plantaron y neutralizaron el intento— y por apropiarse de unas joyas que la familia real saudí le regaló en calidad de jefe del Estado.

Este caso relacionado con las vacunas es por ahora el más avanzado. Pero será la Fiscalía general del Estado la que decida si hay indicios suficientes para que sea imputado por los delitos de asociación criminal e inserción de datos falsos en el sistema informático de la sanidad pública.

Esta “es una investigación selectiva”, ha declarado Bolsonaro a Reuters. “Estoy tranquilo”, ha añadido para recalcar: “El mundo sabe que no me vacuné”.

Otros casos contra él ya están resueltos. Fue absuelto de la acusación de retrasar la compra de vacunas, pero condenado por abuso de poder, lo que implicó que quedara inhabilitado para presentarse a las elecciones hasta 2030. El ultraderechista, que se presenta a sí mismo como víctima de una persecución, mantiene músculo político. A finales de febrero, reunió a 185.000 de sus seguidores en el centro de São Paulo para proclamar su inocencia.

Durante la pandemia del coronavirus, Jair Bolsonaro, de 68 años, se destacó a nivel mundial por su negacionismo antivacunas, una postura que prácticamente no abrazó ningún otro líder de un país democrático. Minimizó el impacto de los contagios —“El brasileño no se contagia, bucea en una alcantarilla y no le pasa nada”, afirmó—; negó la eficacia de las vacunas y desinformó sobre ellas —”Si te vuelves un caimán, el problema es tuyo”—; no tuvo ninguna prisa en comprar las inyecciones para inmunizar; y atacó hasta la extenuación a los mandatarios regionales que intentaban comprar dosis en el extranjero por su cuenta. Más de 700.000 brasileños murieron mientras él presumía de no haberse vacunado.

Enfilando el final de su mandato, su plan era viajar a Estados Unidos para no asistir a la toma de posesión de Lula. Sin embargo, había un problema: las autoridades estadounidenses exigían un certificado de vacunación. La policía sostiene que Bolsonaro conspiró junto a su secretario particular, el teniente coronel Mauro Cid, un diputado y otra docena de personas de su círculo para falsificar sus cartillas en el registro nacional. Cid se ha convertido en la fuente principal de las investigaciones contra su antiguo jefe.

Siga toda la información de El PAÍS América en Facebook y X, o en nuestra newsletter semanal.

Suscríbete para seguir leyendo

Lee sin límites
_

Sobre la firma

Naiara Galarraga Gortázar
Es corresponsal de EL PAÍS en Brasil. Antes fue subjefa de la sección de Internacional, corresponsal de Migraciones, y enviada especial. Trabajó en las redacciones de Madrid, Bilbao y México. En un intervalo de su carrera en el diario, fue corresponsal en Jerusalén para Cuatro/CNN+. Es licenciada y máster en Periodismo (EL PAÍS/UAM).
Tu comentario se publicará con nombre y apellido
Normas
Rellena tu nombre y apellido para comentarcompletar datos

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
_
_