El Ejército se hace presente en Aguililla tras diez meses de asedio del Cartel Jalisco

Los uniformados se incautan de 21 vehículos, entre ellos algunos con blindaje casero para el enfrentamiento armado con cárteles locales

Elementos del Ejército Mexicano patrullan las calles de Aguililla, Michoacán, el 9 de febrero.
Elementos del Ejército Mexicano patrullan las calles de Aguililla, Michoacán, el 9 de febrero.ENRIQUE CASTRO (AFP)

Ubicada en el centro de la disputa entre cárteles, la localidad michoacana de Aguililla volvió a cambiar nuevamente de manos, pero esta vez no quedó bajo el poder de otro grupo criminal sino del Ejército y la Guardia Nacional, quienes tomaron calles y accesos en la convulsa localidad, de menos de 10.000 habitantes, convertida en epicentro del enfrentamiento entre el Cartel Jalisco Nueva Generación (CJNG) y otros grupos armados locales.

El martes, soldados y efectivos de la Secretaría de la Defensa Nacional (Sedena) y la Guardia Nacional ayudados por la policía estatal recuperaron el municipio de Aguililla, que lleva varios años bajo el asedio de la delincuencia organizada. La joya de la corona en la reaparición del Estado no fue la detención de ningún capo, ya que no hubo detenciones, sino un vehículo de gran tamaño reforzado con blindaje casero pintado con la leyenda “Fuerzas ESP (especiales) Mencho”, en referencia al líder del CJNG, Nemesio Oseguera Cervantes. Conocido como ‘monstruos’ este tipo de vehículos son el mejor ejemplo del nivel de sofisticación de la guerra que viven estos grupos violentos donde algunas batallas han ocupado tanto terreno y duración y se han movilizado tantos hombres y armas que podría compararse a una batalla en Oriente Medio. Nacido en Aguililla, El Mencho, es el criminal más buscado por México y Estados Unidos y desde abril de 2019 a los enfrentamientos encabezados por su gente se añaden bloqueos viales y cortes de electricidad en toda la región de Tierra Caliente.

Una camioneta abandonada, en El Aguaje, municipio de Aguililla.
Una camioneta abandonada, en El Aguaje, municipio de Aguililla.ENRIQUE CASTRO (AFP)

Según la Sedena, las Fuerzas Armadas llegaron esta semana al municipio para “realizar operaciones para fortalecer el Estado de derecho” en la región de Tierra Caliente, la fórmula burocrática de decir que habían hecho aparición en una de las zonas más calientes del país

La llegada a Aguililla forma parte de la estrategia en tres fases puesta en marcha por el Estado, local y federal, o para recuperar su presencia en la zona. La primera etapa fue liberar los caminos y áreas rurales cercanas evitando la confrontación. La segunda, según el Ejército, fue la llegada de paracaidistas, fuerzas especiales y de infantería, personal de la Guardia Nacional y de la policía Michoacán, quienes ingresaron desde diferentes itinerarios a Aguililla. Y la tercera, según el Gobierno, será una más de carácter social que irá acompañada de programas sociales y dinero para programas educativos.

En cuanto a efectos prácticos, la llegada de los solados deja un escaso balance. En una zona fuertemente armada como Aguililla no hubo detenciones y las autoridades se incautaron de seis armas largas, 23 artefactos explosivos improvisados, 21 vehículos, tres de ellos con blindaje artesanal, y equipo como emisoras de radio o chalecos antibalas. En lo que a los caminos se refiere, se logró restablecer el tránsito libre en 43 localidades ubicadas en los municipios de Aguililla, Buenavista, Coalcomán y Tepalcatepec, señalaron las autoridades.

Elementos del Ejército mexicano desmantelan barricada en Aguililla, el 9 de febrero.
Elementos del Ejército mexicano desmantelan barricada en Aguililla, el 9 de febrero.ENRIQUE CASTRO (AFP)

Según la prensa local, desde hace 10 meses, abril de 2021 Aguililla está en manos del CJNG, el más poderoso y violento del país. Cuando hace unos cuatro meses el cartel Jalisco se hizo con el control de todo, los vecinos narraron como su municipio se transformó en un campo de batalla. “Al entrar el CJNG se hizo una guerra en el pueblo y, después de correr a sus rivales (los miembros de Carteles Unidos), se hizo una cacería durante semanas en las que vimos asesinados en las calles y casas quemadas como parte de esa ‘limpia’ que decían hacer para borrar al otro grupo”, dijo a la BBC Gilberto Vergara, párroco en Aguililla.

La situación de deterioro lleva muchos años instalada en esta zona rural del oeste del país convertida muy a su pesar en campo de batalla entre distintos carteles por controlar más territorio. Dos meses después de la llegada del CJNG en Aguililla, en junio de 2021, el Departamento de Justicia de Estados Unidos lo calificó como el cartel más y mejor armado de México.

Suscríbase aquí a la newsletter de EL PAÍS México y reciba todas las claves informativas de la actualidad de este país

Sobre la firma

Jacobo García

Es periodista en México, Centroamérica y Caribe. Fue corresponsal de El Mundo y Associated Press en Colombia antes de llegar a EL PAÍS. Editor Premio Gabo’17 en Innovación y Premio Gabo’21 a la mejor cobertura. Finalista True Story Award 20/21 y colaborador en varios libros colectivos sobre periodismo y América Latina.

Normas

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS