Compra de medicamentos

La sociedad civil critica a la ONU por la opacidad en la compra de medicamentos para México

La plataforma Cero Desabasto registra un incremento en el último cuatrimestre del 83% en el número de reportes por falta de medicinas

Un sanitario atiende a un enfermo, en un hospital del IMSS en Ciudad de México.
Un sanitario atiende a un enfermo, en un hospital del IMSS en Ciudad de México.ALFREDO ESTRELLA / AFP

La sociedad civil mexicana reclama más transparencia a la UNOPS, una agencia de Naciones Unidas que se precia de ayudar a los gobiernos de todo el mundo a luchar contra la corrupción. 36 organizaciones han publicado este miércoles un manifiesto para exigir al organismo que dé más información sobre la gran compra de medicamentos para el sector salud que le encargó el Gobierno mexicano y cuyos resultados todavía no son públicos. En el último cuatrimestre, la plataforma Cero Desabasto ha documentado un incremento del 83% en el número de reportes por falta de medicamentos respecto a los últimos meses de 2020. Es una lista no exhaustiva que, sin embargo, refleja la persistencia de problemas en el suministro.

Las organizaciones acusan “un retroceso” en transparencia con la UNOPS respecto a las adquisiciones públicas que anteriormente pilotaba el Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS). “No se han transparentado a cabalidad las compras realizadas, no se pueden conocer los precios de referencia de medicamentos, ni la cantidad comprada, ni la descripción o uso del producto”, señala el comunicado. La agencia, dicen las organizaciones, no está cumpliendo con los estándares mínimos que sí se aplican a las instituciones mexicanas, sujetas estas a la Ley General de Transparencia.

Pese a las críticas, el Gobierno mexicano ha insistido en las virtudes de esta apuesta, de la que dependen los medicamentos de todo el sistema público de salud. En una sesión de la Asamblea General de la ONU dedicada al combate contra la corrupción celebrada la semana pasada, el canciller Marcelo Ebrard consideró a la UNOPS como una aliada para acabar con la concentración de las compras en un puñado de 10 empresas. “Habrá que hacer un libro sobre esta experiencia”, dijo, antes de añadir que ahora se está más cerca de “lograr las mejores adquisiciones posibles” y “erradicar las prácticas oligopólicas”.

A Irene Tello, de la ONG Impunidad Cero, una de las firmantes del manifiesto, le sorprenden estas afirmaciones. “En la reunión se habló de la compra de la UNOPS como de un caso paradigmático de la lucha contra la corrupción. Nos pusimos a revisar qué tanto han transparentado y, comparando con los procesos que tenía antes el IMSS, deja mucho que desear”, ha dicho este jueves por videoconferencia. “Salieron a presumir ahorros, pero tampoco sabemos cómo se calcularon”.

La licitación fue lanzada en febrero y desde entonces ha sufrido varios retrasos. A finales de mayo, el secretario de Salud, Jorge Alcocer, mencionó que ya se habían comprado 730 claves, de los 1.183 lotes licitados, con ahorros por 11.880 millones de pesos, unos 600 millones de dólares. Sin embargo, las autoridades no han mencionado cuántas de las claves ya compradas están siendo distribuidas ni qué va a pasar con el resto que no ha sido licitado. Los laboratorios a los que se asignó algún lote apenas están siendo notificados y la firma de contratos, prevista para finales de marzo o inicios de abril, todavía no se ha concluido. El arranque de las entregas de medicamentos de la licitación estaba planeado para mayo y también se ha tenido que retrasar.

Mientras se resuelve la compra de la UNOPS, las instituciones que conforman el sector salud han tenido que adquirir los materiales por su cuenta, una estrategia que no ha frenado los problemas para acceder a los medicamentos. Una médica de un hospital pediátrico de Tuxtla, en Chiapas, que pide el anonimato, explica a este periódico que en las últimas semanas ha faltado L-Asparaginasa, utilizada contra la leucemia, y han tenido que alterar el orden de los tratamientos. “De repente hay y de repente no, y cuando llega es poco”, apunta. “Ahora llegaron 100 piezas, pero hay un retraso de dos semanas y se nos acabaron. Ya nos hacen falta otras 100 y van a pasar otras dos semanas para recibirlas”.

Aunque el pico del problema fue entre febrero y abril de 2020, cuando la plataforma Cero Desabasto registró 1.096 reportes, la agrupación ha registrado 773 durante el último cuatrimestre, frente a los 422 de los cuatro meses anteriores. Enviados por pacientes y profesionales sanitarios, los reportes más comunes, un 19%, están relacionados con medicamentos para la diabetes, seguidos por los oncológicos, un 16%.

Suscríbase aquí a la newsletter de EL PAÍS México y reciba todas las claves informativas de la actualidad de este país

Archivado En:

Más información

Te puede interesar

Lo más visto en...

Top 50