El número de personas desaparecidas en México baja este primer semestre un 36% respecto a 2019

El Gobierno asegura que “habrá resultados a corto plazo” sobre el caso de los estudiantes de Ayotzinapa

La madre de Christian Rodríguez, uno de los 43 estudiantes desaparecidos de Ayotzinapa, sostiene un cartel fuera del Palacio Nacional de México.
La madre de Christian Rodríguez, uno de los 43 estudiantes desaparecidos de Ayotzinapa, sostiene un cartel fuera del Palacio Nacional de México.HENRY ROMERO (Reuters)

En México hay 73.234 personas desaparecidas, una cifra que se ha ido acumulando desde 1964 hasta la fecha, aunque fue a partir de 2008 cuando el recuento se disparó. Con 2.632 personas, este primer semestre de 2020, registra una caída del 36% respecto al mismo periodo de 2019, algo que ha celebrado el subsecretario de Gobernación, Alejandro Encinas. Es la primera vez, además, que esta cifra no correlaciona con el número de homicidios, pues, en plena escalada de la violencia en el país, estos siguen en aumento. También es relevante que mientras el 75% de los contabilizados en el registro oficial son hombres, la cifra cae al 47% entre los menores de 18 años: ahí las mujeres llevan la peor parte.

Los datos registrados han sido reportados por familiares y autoridades y se van actualizando con las fiscalías de los distintos Estados, pero estos mecanismos no están aún muy engrasados por lo que las cifras pueden variar. La secretaria de Gobernación, Olga Sánchez Cordero, ha dicho que en este caso, como ocurre con los datos de la pandemia, son necesarias la “transparencia, rendición de cuentas y responsabilidad”. “Nos ayuda mucho que los Gobiernos de los Estados participen, tenemos que caminar juntos”, ha insistido el subsecretario Encinas.

El proceso contra los responsables de la desaparición de los 43 estudiantes de Ayotzinapa ha salido a relucir en varias ocasiones durante la presentación del nuevo registro. “Tendremos resultados puntuales en un corto plazo”, ha asegurado la Secretaria de Gobernación. El hecho de que Tomás Zerón, el principal investigador del caso durante el Gobierno de Enrique Peña Nieto y hoy prófugo, esté en Canadá con una orden de captura cursada a la Interpol y una solicitud de extradición a México no es una circunstancia, ha señalado Sánchez Cordero, “que ponga en riesgo la investigación, para la que se está trabajando con la fiscalía y en la que hay avances significativos”. “Necesitamos que se extradite a Zerón, sí, y detener a otros prófugos, pero todo está en curso”.

El caso Ayotzinapa se ha convertido en los últimos años en el gran símbolo de las desapariciones en México. “Esto es un asunto de Estado, no de la República ni de las fiscalías, sino de Estado, y debemos dar una respuesta a las familias. Se ha de trabajar en los tres órdenes de Gobierno y con los tres poderes de Estado, todos en coordinación y los hallazgos de los días pasados han supuesto un quiebre en la investigación, un antes y un después”, ha señalado Sánchez Cordero.

La titular de la Comisión Nacional de Búsqueda, Karla Quintana, quien ha presentado el nuevo registro de personas desaparecidas y no localizadas, ha recordado que no se está hablando de cifras, “sino de miles de familias que buscan a sus seres queridos” y ha reconocido que no están todos los que son en esa base de datos. “Puede haber una cifra negra”, que no estaría reflejada en este registro, que se nutre de información oficial y familiar. “Este registro tiene que servir para buscar a la gente y generar políticas públicas, porque todo ciudadano tiene derecho a ser buscado y es la obligación del Estado mexicano”.

Para el registro y búsqueda de desaparecidos, el Gobierno trabaja en un protocolo homologado con los distintos territorios, “donde hay una vasta heterogeneidad”, ha dicho Encinas. “Hay que hacer un esfuerzo con las fiscalías de los Estados que son quienes tienen la carga mayor de búsquedas y hay que llegar a acuerdos a la brevedad”.

Desde 1964, el año de corte, en México han estado desaparecidas 177.884 personas, de las cuales se ha localizado a 104.650. De ellas, 6.401 fueron encontradas sin vida. Jalisco y Tamaulipas son dos de los Estados más afectados, aunque hay que tener en cuenta que no todos reportan las cifras con la misma transparencia ni frecuencia, lo que ahonda el problema de los subregistros y dificulta el reparto de responsabilidades en los casos en los que varios niveles de Gobierno están involucrados. La gran mayoría de las personas registradas son mexicanos, pero inmediatamente después aparece la categoría de nacionalidad desconocida. México es un país de paso para miles de migrantes centroamericanos que buscan entrar a Estados Unidos y muchos pierden la vida en el intento.

Normas

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS