Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La crisis argentina arrastra al vacío a la provincia petrolera de Chubut

El gobernador peronista no puede pagar los salarios públicos, pero quintuplica sus propios ingresos

Un negocio cerrado en el centro de la ciudad de Trelew, provincia de Chubut.
Un negocio cerrado en el centro de la ciudad de Trelew, provincia de Chubut.

La crisis argentina contiene una subcrisis que empieza a descontrolarse: la provincia de Chubut vive una situación de emergencia. Los funcionarios públicos cobran sus salarios de forma parcial y tardía, la justicia permanece paralizada, los docentes llevan dos meses protestando y sin dar clase y las arcas provinciales, con una deuda cercana a los mil millones de dólares, están vacías. El gobernador Mariano Arcioni es acusado de mala gestión, pero no contempla la posibilidad de dimitir. Lo que ha hecho ha sido quintuplicarse el sueldo.

Las protestas de los docentes, que bloquearon en varias ocasiones las carreteras para exigir que se les pagara puntualmente, se desbordaron el miércoles tras la muerte, en accidente de tráfico, de dos maestras que regresaban a la ciudad de Comodoro Rivadavia tras participar en una marcha en Rawson. El miércoles se celebró una manifestación de protesta frente a la Casa de Gobierno de Chubut y el jueves se realizó un paro de escuelas públicas en toda Argentina. La revuelta de los maestros había suscitado en días pasados actos violentos por parte de trabajadores del petróleo, quienes atacaron a los piquetes que no permitían que los camiones circularan.

Chubut es una provincia rica. Produce por el momento más petróleo que Neuquén, donde se encuentra el yacimiento de Vaca Muerta, y obtiene por ello una renta anual cercana a los 24.000 millones de pesos (más de 400 millones de dólares). Eso hace más difícil explicar que Chubut haya contraído una deuda en dólares cercana a los mil millones, que tenga un déficit presupuestario superior a los 4.000 millones de pesos (70 millones de dólares) y que no pueda pagar puntualmente a los 61.000 empleados públicos, más del 10% de la población provincial.

El gobernador Arcioni exige al gobierno argentino que le facilite fondos para superar la crisis. Pero en la Casa Rosada afirman que esta semana ya han sido enviados 1.300 millones de pesos, lo que eleva el volumen de transferencias realizadas en los últimos cuatro años hasta los 57.000 millones, y que corresponde a Arcioni frenar el gasto. Recuerdan también que se le permitió emitir deuda adicional por un importe de 500 millones de pesos. En el primer semestre de este año, según el Consejo de Responsabilidad Fiscal, los gastos corrientes primarios del gobierno provincial aumentaron un 93,4%.

Arcioni se ha convertido en un personaje incómodo para todos. Para el candidato peronista a la presidencia, Alberto Fernández, porque es uno de los gobernadores que le respaldan. Fernández alega que Arcioni ha sido víctima de los bajos precios del petróleo. Para el presidente, Mauricio Macri, porque representa un riesgo de desestabilización para una situación económica y política muy precaria. Y para Sergio Massa, puntal reformista de la candidatura de Fernández, porque Arcioni fue uno de sus socios más cercanos en la extinta Alternativa Federal. Massa acusa a Macri de haber estrangulado financieramente a Arcioni.

Mariano Arcioni heredó la gobernación provincial en 2017 tras la muerte del gobernador Mario Das Neves, de quien era vicegobernador, y revalidó el cargo en las elecciones del pasado 9 de junio. Para lograr esa victoria electoral, Arcioni concedió a los empleados públicos un generoso aumento salarial del 40%. Casi de inmediato comenzaron los problemas para abonar los sueldos y las protestas sindicales. Arcioni no logró aprobar presupuestos provinciales ni en 2018 ni en 2019, ha tenido cuatro ministros de Economía en dos años y está en minoría en la Legislatura de Chubut.

El lunes, las autoridades educativas parecían cercanas a algún tipo de acuerdo con los sindicatos de docentes. Pero todo volvió a estallar cuando se supo que el gobierno provincial acababa de enviar a la Legislatura un proyecto de ley sobre incremento de los sueldos de los políticos. El salario mensual del gobernador Arcioni iba a pasar de los 84.137 pesos mensuales netos de la actualidad, a 384.291 pesos. Arcioni afirma que el aumento “está totalmente justificado”.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >

Más información