Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

El Banco Mundial, “impresionsado” por las reformas de Mauricio Macri

El presidente Jim Yong Kim visita Argentina y se declara “asombrado” por las reformas, pero advierte que debe garantizar “estabilidad a largo plazo”

Mauricio Macri
El presidente del Banco Mundial, Jim Yong Kim, y el presidente argentino Mauricio Macri se saludan en la residencia de Olivos.

Ya no hay dudas de que la política económica de Mauricio Macri apenas tiene detractores afuera de Argentina. Cada visita extranjera a Buenos Aires es un listado de elogios sin matices. El miércoles fue el vicepresidente de EEUU, Mike Pence, y este jueves el presidente del Banco Mundial (BM), Jim Yong Kim. En una rueda de prensa junto a Macri en la residencia oficial de Olivos, Kim se declaró “impresionado por las reformas” que impulsa el gobierno argentino y anunció un nuevo crédito de 2.000 millones de dólares porque el BM “invierte donde hay que invertir”. “En una época de escases de capitales hemos reducido los créditos en todo el mundo, pero hemos aumentado en Argentina porque Argentina promete”, dijo.

Las palabras de Kim no pudieron ser mejores para Macri. Su Gobierno impulsa desde diciembre de 2015 un giro económico que abra Argentina a los mercados internacionales y la vuelva atractiva a la inversión extranjera. Durante 20 meses se sucedieron las muestras de respaldo de líderes políticos de todo el mundo y grandes empresarios, pero el dinero privado no llegó como Macri esperaba. La decisión del BM de financiar el año pasado proyectos públicos y privados por 3.000 millones de dólares y sumar este año otros 2.000 millones puede servir de incentivo. Kim no ahorró elogios hacia Macri, a quien consideró un “líder regional” y dijo que Argentina “ofrece un panorama muy prometedor” para el futuro. Pero también tuvo mensajes de advertencia. “Lo que buscan los inversores es claridad de políticas, la confianza en que una vez que adopten se implementen. Un sentimiento de estabilidad a lo largo del tiempo impacta en la llegada o no de capitales”, dijo.

La presencia de Kim es la primera de un presidente del Banco Mundial en 25 años. La última visita fue en 1992, cuando Lewis Preston se reunió con el presidente Carlos Menem. En aquel entonces el Gobierno argentino impulsaba un duro ajuste y privatizaba la mayor parte de las empresas estatales de servicios públicos. Kim puso distancia con el modelo de aquellos años, que trae muy malos recuerdos a los argentinos. “Es complejo porque no se trata de una privatización en la que se vende todo”, dijo cuando explicó el desafío de los emergentes que pretenden atraer el dinero de los inversores. “El dinero está buscando retorno y podemos buscar acuerdos que garanticen ese retorno pero a la vez traiga grandes beneficios para Argentina. Por eso la estabilidad es importante”, dijo.

Argentina tendrá por delante meses de alta exposición internacional. Y es probable que para entonces Macri pueda exhibir un éxito electoral en las elecciones de medio término de octubre que garanticen la estabilidad que tanto demandan los inversores a Macri. En diciembre de este año, Buenos Aires será sede de la Conferencia Ministerial de la Organización Mundial del Comercio (OMC). El año que viene, en tanto, Argentina ocupará la presidencia del G-20 y recibirá a los presidentes y líderes más importantes del mundo. El apoyo del BM es un anticipo del apoyo que recibirá Macri en esos encuentros.

Más información