Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Venezuela celebrará elecciones a la Asamblea Constituyente el 30 de julio

El anuncio del Consejo Nacional Electoral, organismo controlado por el oficialismo, confirma que Maduro sigue adelante con un plan conformado por sus acólitos

La presidenta del Consejo Nacional Electoral (CNE) de Venezuela, Tibisay Lucena, anunció el domingo que las elecciones para diputados de la Asamblea Constituyente, que el Gobierno de Nicolás Maduro promueve, tendrán lugar el próximo 30 de julio. El aviso ratifica que el oficialismo, que controla con riendas cortas el organismo electoral, se propone llevar adelante la Constituyente contra viento y marea.

Asamblea Constituyente
Nicolás Maduro, este domingo. REUTERS

El pasado 1 de mayo, el presidente Maduro convocó a una Asamblea Nacional Constituyente como un último mecanismo de "diálogo nacional" frente a la grave crisis socioeconómica y de gobernabilidad que atraviesa el país. Sin embargo, el llamamiento ha surtido el efecto contrario. Como bidón de gasolina vertido al fuego, una posible reescritura de la Constitución es una amenaza que incentiva las protestas con que la oposición asedia al Gobierno desde hace 66 días. Tanto el gobernador del Estado de Miranda, Henrique Capriles Radonski, como otros voceros de la opositora Mesa de Unidad Democrática (MUD), han calificado la iniciativa del Gobierno como un "fraude constitucional", que prolonga el autogolpe de Estado que denuncian desde el pasado 30 de marzo y que escondería el propósito de disolver los poderes del Estado que hoy le son adversos al Ejecutivo, como la Asamblea Nacional y la Fiscalía General de la República. Pero la Constituyente también ha expuesto por primera vez serias disidencias en el seno del chavismo, donde la renuencia de Maduro de someter su convocatoria a referendo ha sentado mal entre connotados dirigentes históricos.

El propio Maduro definió las condiciones de los comicios de acuerdo a un diseño que procura compensar todas las opciones de perder que lleva el Gobierno en un evento electoral, según a las encuestas. Así, se prohibió que los candidatos a diputados se postularan a nombre de partidos políticos, se buscó dar un mayor peso relativo a las circunscripciones rurales donde el chavismo todavía es fuerte, y se dividió el voto entre un "ámbito territorial" —la representación tradicional por circuitos regionales— y un "ámbito sectorial" —el voto por representantes de gremios y corporaciones, dominadas por el oficialismo—.

55.000 postulantes

En su alocución del domingo, la presidenta del CNE aseguró que más de 55.000 personas —a razón de 260 por curul disponible— se habrían propuesto como candidatos a través de las planillas electrónicas dispuestas en línea para ello durante tres días. La oposición disputa la veracidad de esas cifras. Henrique Capriles, por ejemplo, las tildó de "exageradas, pues para ellas tendrían que haberse registrado 19 personas por segundo".

Además, contrariando la oferta de Maduro para una Constituyente "que refunde la República", en el elenco de postulantes se destacan algunos de los nombres más conspicuos de la plana mayor del progubernamental Partido Socialista Unido de Venezuela (Psuv).

Desde el primer vicepresidente y número dos del chavismo, Diosdado Cabello, hasta el ministro de Educación y hermano de Hugo Chávez, Adán Chávez —también exgobernador del Estado de Barinas—, y el exvicepresidente de la República, Aristóbulo Istúriz, han presentado sus candidaturas.

Para apaciguar las críticas que le llueven hasta de su propio bando, el presidente Nicolás Maduro dio a conocer también el domingo su intención de incluir en las llamadas bases comiciales de la Constituyente la garantía de que el texto de la nueva Carta Magna producida en la Asamblea será sometida a la consulta popular.

Más información